La princesa Leia de los secretos

Deila posa en la 'Heroes Madrid Con'. / Alberto Ferreras

La actriz noruega Ingvild Deila no pudo revelar a nadie sus papeles en 'Rogue One' y 'Vengadores' hasta que las películas se estrenaron en los cines

Javier Bragado
JAVIER BRAGADOMadrid

Ingvild Deila (18 de enero de 1987) es la última princesa Leia, aunque no muchos son capaces de reconocerla. En 'Rogue One', a la noruega se le superpuso la cara de Carrie Fisher y la palabra de la veterana actriz galáctica con un archivo de audio. Ni voz ni rostro para la icónica rebelde y, sin embargo, la intérprete no derramó ni una lágrima. «Lo sabía desde el principio; nunca me sentí triste porque no fueran a usar toda mi cara, pero es muy emocionante comprobar hasta dónde puede llegar la tecnología y si lograban que me pareciera a ese personaje. Es fantástico», asegura con su suave voz y un buen humor contagioso.

La inevitable comparación marcó aquella aparición y todavía resurge cuando hay una nueva entrega con Leia en la pantalla. No llegó a conocer a su predecesora porque la californiana llegó tarde a una fiesta en que estaban citadas y el fallecimiento de Fisher poco después impidió cualquier nueva oportunidad par auna Deila que no se cansa de repetir su mensaje de respeto «Estaba muy nerviosa por cómo los fans iban a ver la vuelta de una joven Carrie Fischer a la película, especialmente porque desafortundamente ella murió muy poco antes. Pero hay mucha gente que lo ha entendido bien, que han entendido que se ha hecho con mucho respeto y les gustó la película, lo que significa mucho para mí», revela. «Quizás pueda hacer el papel de Leia en el futuro, pero entonces yo estaba muy, muy asustada porque nunca podría reemplazar a Carrie Fisher y si me hubieran preguntado habría dicho: 'No, no'», reconoce.

Más complicado para Ingvild Deila fue formar parte de un fenómeno mundial y no poder contar nada a sus allegados cuando le confirmaron que sería Leia en 'Rogue One: Una historia de Star Wars'. «Estaba muy, muy contenta y probablemente hice una par de bailes tontos y grité (cuando su agente llamó para anunciarle que había sido seleccionada), pero en realidad no se lo podía contar a nadie y tuve que mantenerlo en secreto durante año y medio», recuerda. Se mordía la lengua cuando escuchaba comentarios y disimulaba cuando surgía alguna conversación con una rutina aprendida de sus anteriores trabajos. Las cláusulas de los contratos para evitar 'spoilers' se convirtieron de nuevo en candados. «Ya tuve que guardar otros secretos de mi papel cuando hice 'Vengadores: La era de Utrón' y de alguna manera me había acostumbrado a guardarlo en mi pecho», explica entre risas la admiradora de Juliette Binoche y Natalie Portman.

Desde aquella actuación a las órdenes de Gareht Edwards y al servicio de la tecnología en 'Rogue One', la princesa Leia de los secretos ha aprendido a ser una figura de un universo muy especial. «Es tan fascinante lo importante que es 'La Guerra de las Galaxias' para la cultura pop y la fantasía. 'Star Wars' es la saga que realmente comenzó el 'fandom', toda una comunidad formada alrededor de ella, no había precedentes de algo así. Yo misma soy una fan de la Guerra de las galaxias porque mi hermano mayor me ponía las películas cuando era tan joven que no recuerdo cuándo fue la primera vez que vi una. Forma parte de mi infancia», recuerda. « Me siento parte de la familia de alguna manera, estoy muy contenta por cómo me acogieron y me dieron la bienvenida», se congratula la actriz noruega.

Deila posa en la 'Heroes Madrid Con' de Madrid.
Deila posa en la 'Heroes Madrid Con' de Madrid. / Alberto Ferreras

Una impostora

Deila, una actriz interesada por la filosofía, las humanidades y las bellas artes, había debutado en una entrega de 'Vengadores' sólo cinco meses después de intentar un papel en el cine. «Era tan novata... Nunca había pensado que vendrían a mí, pero necesitaban a alguien con un acento raro y no hay muchas noruegas en Londres, aparentemente. Estaba muy asustada hasta que llegué al coche porque me sentía una impostora y pensaba '¡Van a descubrir que no en realidad no soy una actriz!'», confiesa.

Hoy, la treintañera con aire de joven recibe ofertas para trabajar en varias pantallas y se pasea por la marea de eventos relacionados con 'La Guerra de las Galaxias'. «Todavía no me he acostumbrado al hecho de que tenga fans, es extraño ver a gente que quiere mi autógrafo, pero si ellos son felices yo soy feliz», cuenta antes de acudir a un encuentro ante sus seguidores en el 'Heroes Madrid Con'. Se prepara para el estreno del thriller 'Hippopotamus', varios cortometrajes y confía en publicar el primer álbum de su grupo musical en 2018. Prefiere las películas de ciencia ficción y fantasía, pero si no vuelve a ser Leia tampoco será un drama. «Nunca planeé lo de ser una actriz, así que esto es un extra. Siempre y cuando esté involucrada en proyectos interesantes seré feliz. Hasta el momento ha sido así y es algo que sigo ansiando cuando busco el siguiente proyecto. Incluso si no hubiera un gran 'taquillazo' en el futuro, para mí no habría problema porque el éxito se encuentra también en otros aspectos de la vida y es sólo otra parte de ser humanos», concluye la última princesa galáctica.

Un perfil y un peinado únicos

Los motivos de la elección de Ingvild Deia para 'Rogue One' conjugaron su apariencia física y su experiencia en la actuación. «Nunca me di cuenta de que nos parecíamos, pero aparentemente los perfiles eran muy similares», señala antes de situarse de perfil para ilustrar su similitud con Carrie Fisher.

El otro componente característico también fue importante: el inconfundible peinado de la princesa Leia. «La mayoría era mi propio pelo con un tinte oscuro. Me añadieron extensiones e incluso agrandaron un poco la cabeza porque la suya era un poco más baja que la mía, pero el resto es mi pelo», recuerda entre risas por lo peculiar de la preparación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos