«El mensaje de 'Interstellar' es necesario y bello: mimar el planeta resulta la única opción»

Fernández y Etxenike, antes de la presentación de la película en Tabakalera. / JOSÉ USOZ
Fernández y Etxenike, antes de la presentación de la película en Tabakalera. / JOSÉ USOZ

Pedro Miguel Etxenike presentó ayer la película de Nolan en el nuevo ciclo de la Filmoteca. «Es uno de los filmes que mejor respeta la ciencia», dice

MITXEL EZQUIAGA SAN SEBASTIÁN.

Ver a Pedro Miguel Etxenike presentando una película, como en los viejos cine-clubs, es la imagen que mejor resume el espíritu del nuevo ciclo que une ciencia y cine en Tabakalera. El físico dio anoche su particular visión de 'Interstellar', el filme de Christophe Nolan que inauguró la programación de 'Ahí fuera', ciclo promovido por la Filmoteca Vasca y el Donostia International Physics Center para profundizar en los viajes al espacio exterior del séptimo arte.

«Me encanta la idea de unir cine y ciencia», reflexionaba Etxenike antes de presentar la película en una sala repleta de espectadores. Le acompañaron el viceconsejero de Educación, Adolfo Morais, y Joxean Fernández, director de la Filmoteca. «El cine es una dimensión popular de la cultura mientras que la ciencia, considerada durante años como algo solo instrumental, destinado a resolver problemas, es en mi opinión la cima del humanismo clásico».

A Etxenike le tocó abrir el ciclo con 'Interstellar', la película de Nolan de 2014 que presenta a un equipo de astronautas que viaja por el espacio a través de un 'agujero de gusano' en busca de un nuevo hogar para la humanidad y está protagonizada por un reparto de lujo formado por Matthew McConaughey, Anne Hathaway, Jessica Chastain, Michael Caine y Matt Damon. El físico navarro confiesa que cuando la vio por primera vez «no supe bien si me había gustado o no», pero en el segundo visionado le resultó «apasionante, con un mensaje optimista que hago mío, y cargada de lecturas muy útiles».

«Me encanta la idea de unir cine y ciencia. La ciencia es hoy la cima del humanismo clásico»

Pedro Miguel Etxenike valora que la película «está bien anclada en la ciencia real, aunque a partir de esa base se abre a distintas fabulaciones. Pienso que es una de las películas que mejor respeta la ciencia y explica algunas leyes básicas de la física», agrega, y considera que en eso tiene mucho que ver la participación en el guion de Kip Thorne, científico distinguido con el Nobel y con el Príncipe de Asturias.

El físico recuerda que en su momento se barajó la posibilidad de que Steven Spielberg dirigiera esta película, de la que destaca su mensaje optimista. «Vivimos en un universo gobernado por leyes físicas que los humanos somos capaces de descubrir y controlar para gobernar nuestro destino. La naturaleza es imponente, aterradora a veces, pero no malvada. E incluso sin la ayuda de la quinta dimensión seremos capaces, o así lo espero, de controlar las catástrofes que genera el propio Universo, o que nosotros mismos podamos crear, desde el cambio climático hasta los desastres biológicos o las bombas nucleares. En el mundo hay hoy más de 15.000 bombas con capacidad notablemente mayor que la que destruyó Hiroshima».

Para mantener esa visión optimista del futuro es decisiva, en opinión de Etxenike, «una sociedad que entienda y aprecie la ciencia, formada e informada, que sea consciente de su poder y sus límites y consciente de la diferencia entre hechos y especulaciones». El mensaje de 'Interstellar' es en el fondo «cuidar el planeta, la única opción que tenemos, pero también la más hermosa. O dicho en palabras de Ruper Ordorika, 'zaindu maite duzun hori».

La ciencia sin conciencia

Es curioso escuchar a Etxenike cómo explica o comenta los aspectos más científicos contenidos en la película, detalles que los espectadores no familiarizados con la física apenas perciben. La velocidad de la luz, los agujeros negros («el más cercano a nosotros está a 300 años luz») o la influencia en la trama de las leyes gravitacionales provocan los comentarios de un físico que insiste en que 'Interstellar' «tiene fundamento, y cuando fantasea también tiene referencias más o menos justificadas».

La ciencia sin conciencia es la ruina del alma, remata Pedro Miguel Etxenike citando a Rabelais. El pase de ayer fue la mejor entrada a un ciclo que se prolongará hasta marzo y contará con la participación de científicos de primera fila, convocados por el Donostia International Physics Center, y un atractivo programa cinematográfico.

La próximo cita es el día 18, también en Tabakalera, con la proyección de 'Ultimátum a la tierra', la cinta de Robert Wise de 1951, que será presentada por Marian Iriarte. Clásicos como 'La invasión de los ladrones de cuerpos', de 1956, y referencias contemporáneas como el 'ET' de Spielberg, presentado por Rafael Yuste, aguardan en el ciclo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos