Cultura defiende que las ayudas al guion primen la calidad sobre la paridad en idioma y género

Joxean Muñoz, durante sus explicaciones de ayer en la comisión parlamentaria, junto a la directora de gabinete de Cultura, Almudena Otaola./
Joxean Muñoz, durante sus explicaciones de ayer en la comisión parlamentaria, junto a la directora de gabinete de Cultura, Almudena Otaola.

El viceconsejero Joxean Muñoz compareció en la Comisión de Cultura tras la polémica concesión de subvenciones de 2017, que declaró una desierta

ALBERTO MOYANOSAN SEBASTIÁN.

El viceconsejero de Cultura, Joxean Muñoz, se reafirmó ayer en su apuesta de que las ayudas a la creación de guiones primen la «calidad» por encima de criterios de paridad respecto al idioma en el que está escrito y al género del autor. Muñoz compareció ayer en la comisión de Cultura del Parlamento Vasco, a petición de Elkarrekin-Podemos, que registró su solicitud tras la publicación en este periódico del malestar que la última concesión de las ayudas había causado en la Asociación de Guionistas Vascos-Euskal Gidoigileak. Tanto el representante de Podemos como el de EH Bildu cuestionaron el actual modelo de concesión de ayudas a los guionistas y responsabilizaron al viceconsejero de la decisión de la comisión examinadora de los proyectos de declarar desierta en 2017 una de las ayudas.

De hecho, una comparencia solicitada con motivo de esta no concesión el año pasado de una de las seis subvenciones, circunstancia inédita en los veinte años de historia de estas ayudas, derivó en un debate sobre el modelo de apoyo a la creación de guiones cinematográficos. El desencuentro entre la Consejería de Cultura y los guionistas surgió a raíz de la decisión de la comisión evaluadora de declarar desierta una de las seis ayudas -tres para proyectos en euskera y tres para proyectos en castellano- de 13.300 euros a autores mayores de 30 años. La normativa contempla otras dos ayudas de 10.000 euros para guionistas noveles. También establece que «cuando no se concedieran las ayudas establecidas para uno de los idiomas, por razón de falta de solicitudes o de incumplimientos de requisitos, se incrementará el número de ayudas correspondiente al otro idioma, respetando en todo caso el número total de ayudas». Sin embargo, la comisión encargada del reparto de las ayudas el pasado año concedió cuatro subvenciones a proyectos en castellano y tan sólo una a un guion en euskera. Y por primera vez en dos décadas, quedó sin adjudicar una de las ayudas -destinada a una propuesta en euskera-. Tampoco se ajustó su decisión a la indicación de que «por lo menos tres de los proyectos subvencionados sean proyectos realizados por mujeres» ya que en el caso de las subvenciones de 13.300 euros sólo uno está firmado por una mujer.

En su alocución en respuesta a los portavoces de Elkarrekin-Podemos, Lander Martínez, y el de EH Bildu, Josu Estarrona, el viceconsejero de Cultura defendió que las ayudas al guion primen «la calidad como el principal criterio», por encima del de la paridad en idioma y género. «Haríamos escaso favor las mujeres y al euskera si hiciéramos una excepción en la calidad. Causaría más daño que beneficio y haría un flaco favor a las mujeres y al euskera», aseguró. En este sentido, incidió en que «a los guionistas euskaldunes y a las mujeres hay que considerarlos con la misma capacidad y calidad que al resto, y aseguró que «las películas vascas con más trayectoria internacional» en los últimos tiempos «son las creadas en euskera. Son el núcleo del cine que se hace en Euskadi».

De las cinco ayudas, cuatro son a guiones en castellano y solo uno está firmado por una mujer

Podemos y EH Bildu reprocharon a Muñoz que no garantizara la paridad, como indica la normativa

El portavoz de Podemos consideró que Muñoz debería haber aplicado «el criterio de discrecionalidad para garantizar la igualdad de género e idioma» -lo cual hubiera violentado el reglamento, en opinión de la Consejería-, mientras que desde EH Bildu se recordó al viceconsejero que esa discriminación positiva sí está vigente en el caso de los guionistas jóvenes, que cuentan con ayudas específicas, y se abogó por reforzar la línea de subvenciones a la escritura de guiones en euskera -«una lengua minorizada»-o a los firmados por mujeres -«dado que existe un desequilibrio de género» de partida, explicó-.

Joxean Muñoz recordó que la primera fase del proceso de selección, que requería sumar un mínimo de 40 puntos, se realizó en régimen de anonimato, a petición de la propia Asociación de Guionistas y anunció que para el año que viene se elevará a 45. Finalmente, garantizó el mantenimiento de las ayudas al guion, pero abogó por revisar los baremos para su concesión.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos