Bardem se mete en la piel de un Escobar «que cambió el mundo a peor y era un padre amoroso»

Penélope Cruz y Javier Bardem, en Venecia / AFP

La Mostra recibe con reticencias el filme de Fernando López de Aranoa, rodado en inglés y con Penélope Cruz como amante del narco

A. GARCÍA DE FRANCISCO

Javier Bardem vuelve a demostrar en ‘Loving Pablo’ que es uno de los grandes actores del momento, con una compleja interpretación de Pablo Escobar en un filme que se acerca a un personaje real «que fue amado y todavía es querido por muchas personas», pese a las muertes y la violencia que provocó. De ahí el título de la película, dirigida por Fernando León de Aranoa y en la que Bardem comparte protagonismo con Penélope Cruz en el papel de Virginia Vallejo, la periodista que fue amante del narco y escribió un libro en el que se basa este trabajo, presentado este miércoles fuera de concurso en la Mostra de Venecia, donde recibió una tibia acogida.

«Una de las razones por las que quisimos hacer esta película es ver qué sucede a nivel emocional cuando alguien se enamora de un tipo así», explicó Bardem en rueda de prensa. Una situación que fue excepcional en el caso de Escobar, pero que en la actualidad se perpetúa en otras latitudes: «México a día de hoy está peor que Colombia en aquella época y más allá de que haya series de televisión o películas, es importante reconocer eso y denunciarlo». Para Bardem esta película aporta una mirada diferente del narcotraficante, que va más allá de las ficciones que ya se han estrenado sobre su figura y esa fue la razón de que se metiera en este proyecto, en el que el actor también ejerce de productor. «Es muy humano tener interés por esas personalidades que han cambiado la historia del mundo. Este, como muchos otros demonios, lo cambió aunque fuera un padre amoroso». Una contradicción que es lo que más le interesa como actor, «más allá de la moral y de la ética de cada uno».

Acento colombiano

Le interesaba explorar «cómo viniendo de un medio humilde se convirtió en un ser tan poderoso», algo que no encontraba en los proyectos sobre el narco que le habían ofrecido anteriormente. La complejidad que buscaba la encontró en el libro de Vallejo, el punto de partida adecuado para mostrar a este «gran personaje para interpretar» pero no una «grata persona con la que estar». También Penélope Cruz mostró su rechazo a la imagen que se ha dado del narco. No quería que se asociara el mundo de Escobar con el glamour que suele acompañar a los criminales en la gran pantalla.

«El cine conlleva una responsabilidad cuando tocas un tema tan serio -recalcó la mujer de Bardem- y eso está muy conseguido por parte de Fernando», que muestra el dolor causado por Escobar y el cartel de Medellín. Sobre Vallejo, su personaje, consideró que «se sentía atraída por el poder y el magnetismo de este señor, pero no sabía hasta qué punto estaba poniendo su vida en peligro o quizás miraba para otro lado, no lo sé. Cuando quiso salir, ya no pudo».

Una historia rodada en inglés por exigencia de los productores, pero en la que León de Aranoa quiso mantener el acento colombiano para conservar la cultura de este país. «Se trata de una película de amplio alcance -apuntó Bardem- para mostrar cómo Escobar cambió el mundo a peor». El protagonista contó con una cuidada caracterización para transformarse en el narco hasta en sus movimientos, que el actor comparó con los de un hipopótamo, un animal que Escobar adoraba. «El hipopótamo es un animal muy meloso, gracioso, tranquilo y, sin embargo, es el más feroz de toda África».

Fotos

Vídeos