Diario Vasco

Risas, abrazos y amuletos en el cóctel de nominados a los Goya

vídeo

El director Raúl Arévalo (2d) posa con parte del elenco de la película 'Tarde para la ira': los actores Luis Callejo (i), Ruth Díaz y Raúl Jiménez (d). / Foto: Efe | Vídeo: Virginia Carrasco

  • Los finalistas desfilaron por la alfombra roja del Ritz en el tradicional encuentro previo a la ceremonia, prevista para el 4 de febrero

El hotel Ritz se convirtió anoche en el escenario de presentación oficial de los nominados a los Premios Goya, un enclave privilegiado para el tradicional encuentro que se realiza unos días antes de la gala de entrega de los galardones, prevista para el próximo 4 de febrero.

Con notables ausencias como la de Pedro Almodóvar, Penélope Cruz o Juan Antonio Bayona, los aspirantes desfilaron relajados por una alfombra roja que se llenó de abrazos, reencuentros e incluso amuletos, como la muñeca con la que posaron los aspirantes al mejor corto de animación por 'Uka'. Un desfile ante la prensa antes de hacerse la foto de familia y pasar finalmente al cóctel con el que la Academia de Cine agasajó este año a los representantes del mejor cine español.

Imagen de los nominados.

Imagen de los nominados.

Los nominados celebraron también los datos récord con los que el sector cerró el año 2016. En concreto, más de 100 millones de espectadores acudieron a las salas, lo que permitió recaudar 600 millones de euros y reflejó el reencuentro del público con el cine español, que ocupó un 20% de la cuota de pantalla. Un porcentaje inaudito, aunque bajo si se compara con Francia, según recordó Agustín Almodóvar, productor junto a su hermano Pedro de 'Julieta', una de las favoritas con siete nominaciones. Junto a él se encontraba la actriz Emma Suárez, doblemente nominada como mejor actriz por 'Julieta' y como mejor actriz de reparto por 'La próxima piel'. “Hay que celebrar los buenos datos porque no es algo que suceda siempre”, explicaba la actriz, que destacó una edición marcada por “el talento y por el gran número de óperas primas”.

Más escéptico se mostró Raúl Arévalo, uno de los grandes favoritos de esta edición con su ópera prima como director, 'Tarde para la ira', película que ha supuesto una auténtica revelación para el público y para la Academia, que lo ha premiado con 11 nominaciones a los Goya. Arévalo recordó que, aunque hay que quedarse con las cifras positivas, no hay que olvidar “ser realista y saber que son pocas las películas que obtienen esos datos”. “Sigue costando mucho levantar una película y eso es algo que se podría mejorar. Yo espero que, más que llevarme los premios, las nominaciones me sirvan para poder levantar una segunda”.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate