Chillida Belzunce abre su doble exposición en París

José Manuel Albares, Jean Francois Legaret, Susana Álvarez, Eduardo Chillida Belzunce y Carla Arigoni. / S. A.
José Manuel Albares, Jean Francois Legaret, Susana Álvarez, Eduardo Chillida Belzunce y Carla Arigoni. / S. A.

La inauguración de las muestras de pintura y escultura congregó a numerosas autoridades y representantes del mundo del arte

B. OLAIZOLA SAN SEBASTIÁN.

La doble exposición que Eduardo Chillida Belzunce ha montado en París quedó ayer inaugurada en un acto que congregó a un nutrido grupo de autoridades y representantes del mundo del arte. La muestra pictórica, instalada en la sede de la alcaldía del primer distrito de la capital gala, reúne 23 cuadros y seis pequeñas esculturas, y permanecerá abierta hasta el próximo día 18. Las seis esculturas de bronce de gran tamaño que se han colocado en la Plaza del Louvre, por su parte, se quedarán hasta el próximo 3 de enero bajo el cielo de París.

El rostro de Chillida Belzunce resplandecía bajo el enorme cartel que anunciaba su exposición en la sede de la alcaldía del primer distrito, en pleno cogollo de la capital francesa. El proyecto que empezó a gestarse meses atrás y en el que tantas horas de trabajo ha invertido se hacía por fin realidad. El cartel de la muestra, que lleva por título 'Des Lieux et des Hommes', reproduce uno de los dos cuadros que ha pintado expresamente para la ocasión, un enorme lienzo de un paisaje urbano parisino.

El señuelo del cuadro, que muestra en primera plano la Isla de al Cité rodeada por las aguas del Sena, atrajo a numerosos visitantes a la inauguración. En la muestra también se podía ver la reproducción de la torre Eiffel en la que el benjamín de los Chillida Belzunce ha estado trabajando en las últimas semanas. Junto a las dos pinturas que rinden tributo a la ciudad anfitriona se podían ver otra veintena de obras con presencia de varios paisajes urbanos de San Sebastián, un motivo recurrente en el universo del artista.

A la inauguración acudieron numerosas autoridades. La cita congregó además a un nutrido grupo de representantes del universo del arte. Fuera del recinto de la exposición se erguían seis grandes esculturas que certifican el reencuentro de Chillida Belzunce con una disciplina que tuvo que abandonar forzosamente tras el terrible accidente de moto que sufrió en 1985. Las seis piezas, las primeras de grandes dimensiones que ha moldeado después de aquel percance, se distribuían por la Plaza del Louvre despertando la curiosidad de propios y foráneos. La doble exposición tendrá hoy un atractivo añadido: la proyección en la sede parisina del Instituto Cervantes de dos trabajos cinematográficos sobre el artista.

Fotos

Vídeos