El Buen Pastor abrirá al público su torre tras las obras de restauración

La torre del Buen Pastor se erigió en 1899 y mide 75 metros./USOZ
La torre del Buen Pastor se erigió en 1899 y mide 75 metros. / USOZ

La diócesis busca nuevas vías de financiación para los trabajos después de la aportación de 835.00 euros comprometida por el Gobierno central

ITZIAR ALTUNASAN SEBASTIÁN.

Es uno de los elementos más fotografiados por los turistas que visitan San Sebastián. Sus 75 metros de altura son visibles desde distintos puntos de la ciudad, lo que lo convierten en un punto de referencia en el mapa donostiarra. La torre de la Catedral del Buen Pastor se erigió en 1899, dos años después de que se consagrara la entonces parroquia, pero tras más de cien años, las piedras que la sostienen se han ido deteriorando a causa de la humedad y tienen necesidad de ser tratadas. Los gestores del templo estiman que el proyecto para la reforma de la torre tendría un presupuesto aproximado de 1,5 millones de euros. Esta semana se ha confirmado que el Ministerio de Fomentó aportará una ayuda de 835.776,80 euros para la restauración de la torre, a través del programa '1'5% cultural'. «Con esta subvención cubriríamos la mitad del presupuesto. Es un buen colchón con el que ahora habrá que empezar a hacer otras gestiones para conseguir la otra mitad», señala a este periódico Koldo Apezteguia, párroco del Buen Pastor.

El deterioro de la torre es un problema que preocupa desde hace años a los responsables de la catedral. «Hemos tenido algún desprendimientos puntual en el interior del templo, lo que nos puso en alerta», admite Apezteguia. Por eso plantearon la necesidad de reformar la torre en su integridad. «El proyecto que planteamos contempla también que los ciudadanos puedan subir hasta arriba para contemplar la vista sobre la ciudad. Creemos que esto supondrá una nueva oferta turística para la ciudad y podría ser un aliciente a la hora de buscar ayudas de otras entidades. Estos últimos años, debido a la crisis, las instituciones han tenido otras necesidades que atender. Veremos ahora qué dicen», afirma el párroco.

1,5
millones de euros
es el presupuesto estimado para la restauración de la torre de la Catedral del Buen Pastor
El Ministerio de Fomento ha confirmado que subvencionará la mitad de la obra.

Piedras de arenisca

Uno de los principales problemas a resolver en la restauración de la torre será el estado de las piedras. «La estructura está fuerte, aunque tiene algunos problemas. Lo peor es la cantidad de piedras que se han deteriorado con el paso de los años, sobre todo por la humedad», explica. «La humedad hace que el hierro del hormigón se oxide y esto revienta la piedra. Por eso la labor que hay que hacer consiste en tratar muy bien la piedra. Es un trabajo que irá lento, y lo tendrá que llevar a cabo alguna empresa especializada». Apezteguia insiste en su dificultad, debido a la composición de la piedra. «Al ser de arenisca, es muy porosa y absorbe toda la humedad, por lo que es más fácil que se dilate. Si fuera caliza aguantaría más. Pero todo el ensanche de la ciudad se construyó con piedra arenisca. Es lo que hay».

Algunos elementos, como las torres pequeñas y los pináculos, ya han sido restaurados en los últimos años. «Ya se han hecho algunas intervenciones, pero esta vez habrá que arreglar todos los desastres que hay ahí arriba, porque de nuevo estamos con goteras», insiste el párroco del Buen Pastor. Son conscientes de la envergadura del proyecto, por su alto presupuesto y por la duración en el tiempo. «Es un proyecto grande. Ya solo cubrir los 75 metros de altura de la torre con andamios es muy costoso. Además, los trabajos se prolongarán durante dos años», admite.

De momento, la mitad del presupuesto se cubrirá con la subvención del Ministerio de Fomento. «En verano presentamos el proyecto al programa '1'5% cultural' y nos acaban de confirmar que nos conceden la ayuda». Ahora tendremos que hablar tanto con el Ayuntamiento como con la Diputación, por si quieren colaborar. Y también nos pondremos a trabajar en la parroquia. Mantener nuestro patrimonio es muy costoso», concluye Apezteguia.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos