La bohemia de París seduce en el Kursaal

El escenario del Kursaal se convierte en el París de 1900 en el colorista montaje de 'La bohème' presentado por Opus Lirica./MICHELENA
El escenario del Kursaal se convierte en el París de 1900 en el colorista montaje de 'La bohème' presentado por Opus Lirica. / MICHELENA

Opus Lirica estrenó con éxito la ópera de Puccini. Mañana repite función

MITXEL EZQUIAGASAN SEBASTIÁN

. Por las ventanas del Kursaal se veía ayer París. Opus Lirica estrenó con éxito su versión de la célebre 'La bohème' de Puccini, la ópera de los poetas, las pasiones y el romanticismo. El público rubricó con una gran ovación un montaje luminoso y vitalista en el que la constante presencia de las ventanas se convierte «en símbolo de libertad», según el director escénico, el navarro Pablo Ramos. Mañana domingo hay una segunda oportunidad para presenciar el espectáculo, con una función programada a las 19.00 horas.

Los mayores aplausos del estreno se dedicaron a Ainhoa Garmendia, 'alma mater' del proyecto de Opus Lirica y ayer debutante en el papel de 'Mimi'. La soprano del Goierri afincada en Alemania ofreció una dama apasionada e intensa que pronto conectó con el público.

La cita de mañana

Lugar
Auditorio del Kursaal.
Cuándo
Mañana domingo, a las 19.00, segunda representación de 'La bohème' de Puccini.
Precios
Entre 35 y 71 euros.
Producción
Opus Lirica y Ópera de Cámara de Navarra.

Antes de la representación Garmendia se mostraba muy «ilusionada», tanto por cantar por primera vez uno de los roles más carismáticos del repertorio operístico y también por haber conseguido redondear esta nueva producción de su compañía en el empeño de lograr una temporada estable de ópera en San Sebastián.

Ayer el público acudió en buen número al auditorio, que casi se llenó, y Garmendia anima ahora a venir mañana al Kursaal a quienes no pudieron asistir a la representación de anoche. Quedan localidades.

La escenografría de 'La bohème' de Opus Lirica es luminos y estilizada. La Ópera de Cámara de Navarra, compañía privada que desde hace años realiza montajes en Pamplona y numerosos lugares, como Bilbao, de la mano de la Abao, se ha ocupado de la producción, que cuenta con la dirección musical de José Rafael Pascual Vilaplana. Ramos ha traído la acción un poco más cerca en el tiempo: el libreto original transcurre en el París del primer tercio del XIX y el director navarro sitúa su montaje en 1900, con los poetas que luchan contra el frío y por la gloria en la ciudad y el momento donde todo parecía posible.

Pablo Ramos sostiene que en la vida «ha habido y hay muchos 'Marcellos' y muchas 'Musettas'» y en su montaje trata de contagiar ese sentimiento al público. La orquesta de Opus Lirica, el coro Adao y los niños de la Escolanía Easo contribuyeron a ensanchar las emociones de la partitura de Puccini, y el reparto puso su grano de arena para trasladar las pasiones a las butacas.

Además de Garmendia actuaron, y fueron ovacionados por el público, el tenor canario Francisco Corujo como 'Rodolfo', el barítono ucraniano Andrei Bondarenko en el papel de 'Marcello' y el bajo italiano Alessandro Tirotta como 'Colline'. La soprano Helena Orcoyen llenó de alegría la escena en sus primeras apariciones en el papel de 'Musetta' y el barítono Jagoba Fadrique y el madrileño César San Martín, en el rol de 'Schaunard', completaron el elenco.

Mañana domingo se representa en el Kursaal la segunda función de esta octava producción de Opus Lirica. Las entradas oscilan entre los 35 euros de la más barata hasta los 71 euros de la más cara.

Los días 1 y 3 de junio llegará el siguiente título de la temporada, 'Orfeo et Euridice' de Gluck, al teatro Victoria Eugenia. Como repiten Chomin Martín, presidente de Opus Lirica, y Ainhoa Garmendia, su directora, «seguimos en el buen camino para lograr una temporada en San Sebastián, aunque necesitamos más apoyo de las instituciones».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos