Bixente Serrano (Presidente de una asociación de ayuda a jóvenes toreros): «Echamos una mano a los chavales con más futuro»

Bixente Serrano reivindica la labor que realiza la asocación AAJT./ROSA ALONSO
Bixente Serrano reivindica la labor que realiza la asocación AAJT. / ROSA ALONSO

Cuarenta aficionados de uno y otro lado de la frontera aportan fondos de su bolsillo para financiar la carrera de promesas

MANUEL HARINASAN SEBASTIÁN.

Alrededor de una mesa, con dos cafés, en el barrio de Gros, cerca del antiguo Chofre para hablar de toros; de la Association Ayuda Jeunes Toreros (AAJT), galimatías lingüístico que combina aposta las dos lenguas, escogido por un grupo de locos aficionados, encabezados por mi compañero de mesa. Es de Hendaia, nieto de españoles de Valdepeñas y taurino por familia. Bixente Serrano, que así se llama, recuerda, en su casa, con su padre, a Julio Vega 'Marismeño', a un joven Ruiz Miguel, a Jaime Ostos y a muchos otros... Bixente, siempre sonriente, pero con esa enigmática sonrisa que tienen algunos taurinos... Los que saben de lo que hablan.

- ¿Qué es la AJTT y como se fragua?

- Hace unos años, unos cuantos amigos nos dimos cuenta de que al comienzo de cada temporada una parte importante de los novilleros que habían dicho algo la anterior, que parecían tener un futuro, una prometedora trayectoria, se esfumaban, desaparecían sin saber muy bien ni cómo ni por qué. Pensamos: ¿y por qué no montamos una asociación? Elegimos un chaval, con un buen futuro y le ayudamos... le ayudamos, no le apoderamos. Y así empezó todo. Creamos no una peña, sino una asociación de aficionados con mayúsculas, que ponen una cuota anual, sin pedir nada a cambio, para propiciar la carrera de un novillero en su camino hacia la gloria. Somos unos cuarenta miembros, locos como decís algunos; hay desde un sudafricano, un inglés, parisinos... y pagamos como mínimo doscientos euros al año, aunque hay quien paga mil quinientos. No más. Queremos ser fieles a nuestra filosofía, mantener el control.

«Aportamos como mínimo 200 euros al año aunque hay quien pone 1.500»

- ¿En qué emplean ese dinero?

- Sirve únicamente para financiar la carrera del torero. Nosotros nos hacemos cargo de todo: los viajes, el hotel, el restaurante y, sobre todo, el ganado. Todo ello, lógicamente, cuando se trata de entrenamientos; si son festejos ahí está el apoderado. Nosotros cubrimos todos los costes de su preparación. Y lógicamente, acompañamos a los novilleros; viajamos a las ganaderías y les seguimos por las plazas. Tenemos igualmente nuestras reuniones, viajes, actos sociales... pero todo eso se paga aparte; la cuota anual es para el desarrollo profesional de los novilleros.

- ¿Quiénes han sido los elegidos y como se realizó la selección?

- El primero fue Tomás Campos; nos hablaron de él, nos gustó, respondía a nuestro planteamiento. Le vimos en festejos imposibles en el Valle del Terror. El que se hacía llamar apoderado lo dejó tirado y decidimos dar el paso. Podía ser complicado o sencillo. Con Tomás fue sencillo. Le buscamos tentaderos, pagamos más de veinte toros. Hablamos con nuestros contactos, con empresarios del sudoeste: «Oye tenemos un chaval, a ver si nos podéis echar un cable». Así entró en varias novilladas en Francia. Empezó a funcionar, tomó la alternativa y este año ha triunfado y para el próximo hay ya muchas fechas en cartera... Estamos orgullosos y ahora tiene que rodar él solo, con el respaldo de un buen apoderado...

- Y después Alejandro Marcos y Manuel Diosleguarde

- La elección de Alejandro no fue tan simple. Tuvimos que realizar una votación entre varios candidatos y fue el elegido. Creo que acertamos; este verano se ha doctorado en Santander y él va a ser el centro de nuestra atención junto a un jovencito: Manuel, de Salamanca, que seguramente no nos va a necesitar mucho; tiene madera y hechos de torero grande. Pero, nosotros en la retaguardia.

- ¿Y como conclusión a esta aventura?

- Ya no vemos la misma película diez o veinte veces al año. Ahora viajamos, vemos toros muy distintos, vamos al campo que es una de las cosas más bonitas... ¿qué más podemos pedir?

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos