El Bellas Artes, listo para la exposición sobre Goya

'Carlos III, cazador', obra de Goya, siguiendo el modelo de Velázquez en sus retratos. Uno de los montadores, con la referencia de 'La gallina ciega'./ IGNACIO PÉREZ
'Carlos III, cazador', obra de Goya, siguiendo el modelo de Velázquez en sus retratos. Uno de los montadores, con la referencia de 'La gallina ciega'. / IGNACIO PÉREZ

La muestra, con 84 piezas, se inaugura el 14 de febrero y traza el ascenso hacia el éxito del pintor en la corte madrileña de Carlos III

IÑAKI ESTEBAN BILBAO.

El Bellas Artes de Bilbao permitió ayer que los objetivos de los fotógrafos se colasen por las puertas entreabiertas para atestiguar el montaje de su próxima muestra, 'Goya y la corte ilustrada', que se abrirá al público el 14 de febrero. Procede de CaixaForum de Zaragoza y se compone de 84 obras en su mayoría del pintor aragonés y afrancesado, procedentes del Museo del Prado así como de otras instituciones y colecciones privadas.

Entre ellas se encuentran los cartones preparatorios para los tapices 'La gallina ciega' y 'El pelele', ambos de gran formato, al igual que algunos retratos de Carlos III, el rey que le contrató y que nombró pintor de la corte en 1786.

Además de la altura de las obras, la muestra ofrecerá la oportunidad de recorrer los años de mayor éxito este artista de gran ambición y talento que murió exiliado y pobre en Burdeos.

El rey modernizador

Comisariada por las conservadoras del Prado Manuela Mena y Gudrun Maurer, la exposición propone como punto de partida su correspondencia con Martín Zapater, amigo de la infancia del pintor, rico comerciante de ideas ilustradas y aficionado a la caza como él, al que inmortalizó en varios retratos, uno de ellos propiedad del museo bilbaíno. En las cartas, el artista desgrana sus progresos en la Corte madrileña, sus acercamientos a la familia real y su éxito entre la alta aristocracia.

Carlos III modernizó Madrid, desarrolló la industria y el comercio, lo que fortaleció a la incipiente burguesía, patrocinó las academias de bellas artes e invitó a artistas y arquitectos extranjeros para que aportasen sus obras.

En este ambiente despuntó el arte de Goya, en un contexto en el que también destacaron Luis Paret y Lorenzo Tiepolo, como se recoge en la muestra. Pintor de lo siniestro al final de su vida, se acercó antes a una de las grandes novedades ilustradas de la segunda mitad del siglo XVIII, el refinamiento femenino, las modas y los modales, las conversaciones de altura intelectual y la picardía carnal en los salones. A ello se refiere una de las secciones de la exposición, dedicada a la vestimenta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos