El Ayuntamiento de Donostia rompe la negociación con la SADE sobre el uso del Bellas Artes

El edificio del Bellas Artes, objeto de la polémica/USOZ
El edificio del Bellas Artes, objeto de la polémica / USOZ

El PSE se opone a modificar el Plan General, imprescindible para alcanzar un acuerdo con la empresa, y serán los tribunales los que decidan el futuro del edificio

R. KORTASan Sebastián

El Ayuntamiento de San Sebastián ha roto este lunes las negociaciones con la SADE sobre el futuro del edificio del Bellas Artes, y serán los tribunales los que decidirán el uso del emblemático inmueble donostiarra. Tras cinco meses de negociaciones y cuando todo apuntaba a un consenso, el gobierno municipal ha hecho público esta tarde un comunicado en el que señala que renuncia porque «el acuerdo ultimado obligaría a adoptar cambios en la legislación urbanística local para los que no tiene el apoyo de una mayoría del Pleno». El PSE, socio de gobierno del PNV en el Ayuntamiento donostiarra, ya anunció hace un mes su rechazo radical a cualquier modificación del Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido (PEPPUC).

La ruptura de las negociaciones retrotrae el conflicto a la situación de hace seis meses, antes de que la empresa decidiera suspender la demanda en la que reclama al Ayuntamiento 13,7 millones de euros. Ahora, visto que el Consistorio ha descartado su propia propuesta a pesar de que la SADE ha aceptado todas las contraprestaciones que se le han reclamado, se reactiva el riesgo de que el erario público deba abonar a SADE esa cantidad.

La empresa donostiarra, titular del edificio y que pide que se permita su derribo por encontrarse en una situación de «ruina física» y se le otorgue un uso residencial, ha hecho público otro comunicado en el que censura que «tras haber aceptado iniciar las negociaciones a petición del Ayuntamiento», ahora se encuentra con que cinco meses después el Ayuntamiento descarta «la misma propuesta que los gestores municipales plantearon de salida: que el Bellas Artes recuperara el uso residencial que tuvo en 1995 a cambio de construir un gran cine de 300 butacas y que el diseño de un nuevo edificio mantuviera la estética exterior del original y la fachada principal».

El Ayuntamiento explica que «a la vista de que las modificaciones normativas necesarias para poder llevar adelante un posible acuerdo requerirían de una mayoría del pleno que hoy por hoy no está garantizada, el equipo de gobierno del Ayuntamiento ha optado por no continuar adelante con las negociaciones».

El primer teniente de alcalde, el socialista Ernesto Gasco, ya dejó sentado el pasado 23 de octubre que «cualquier decisión sobre el Bellas Artes tiene que ser dentro del PEPPUC actual. Ese planteamiento que hizo la SADE plantea una modificación del Plan General que el gobierno municipal no ve viable».

Más noticias

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos