Annika Chambers: «La cárcel me salvó la vida y me dio más credibilidad para cantar blues»

Chambers propugna un blues con voluntad de «contagiar emociones». / MIKEL FRAILE
Annika Chambers (Cantante de blues)

Es una de las voces más valoradas del joven blues, nominada en los Blues Music Awards y hoy actúa junto a la banda del guitarrista Igor Prado

RICARDO ALDARONDOHONDARRIBIA.

Un tropiezo en su primera juventud le llevó a la cárcel durante seis meses, pero eso le cambió la vida, y desde 2015, cuando fue nominada para los Blues Musica Awards, Annika Chambers va creciendo como una de las mejores voces actuales del género. Sus dos álbumes, 'Making My Mark' y 'Wild & Free', lo atestiguan, y esta tarde a partir de las 19.00 horas llega al escenario de la plaza de Armas en la jornada de clausura del Hondarribia Blues Festival.

- ¿Es la iglesia el mejor lugar para aprender a cantar blues?

- Yo diría que no, porque yo aprendí a cantar en la iglesia y eso me ayudó mucho a desarrollar mi voz, y a controlar la respiración, pero el sentimiento del blues, y la posibilidad de hacer otras cosas con la voz se aprende fuera de la iglesia.

«Me reúno con chicas que crecieron en el gueto y les animo a perseguir sus sueños»

«Voy a grabar un disco para rendir homenaje a las mujeres que han hecho blues en Texas»

«El sentimiento del blues se aprende fuera de la iglesia»

- Suele citar a Whitney Houston entre sus cantantes favoritas.

- Sí, es una de las que más me han inspirado, porque me gusta mucho lo versátil que era, cómo podía ser capaz de cantar gospel, rhythm & blues o pop y siempre aportaba el toque especial de su voz a esos géneros. Y eso es justo lo que yo quiero hacer, llevar mi voz al blues, el pop y el soul con mi propia personalidad.

- ¿La nominación al premio Blues Music Award supuso el despegue definitivo de su carrera?

- Sí, indudablemente, lograr una nominación ya con mi primer álbum, 'Making My Mark', fue un reconocimiento tremendo para mí y para mi equipo, porque todo el mundo había puesto mucho trabajo de su parte para lograr este disco, y dijeron que mi voz estaba entre las mejores, así que realmente fue un gran empujón para mi carrera.

- ¿Le gusta mezclar géneros más allá del blues, como el soul o el r& b?

- Sí, me encanta mezclar estilos que de alguna manera son hermanos del blues. Pero ahora me estoy concentrando en un blues más estricto para la edición del próximo disco.

- ¿Cree que el público europeo es especialmente receptivo hacia el blues americano?

- Sí, totalmente, y ahora lo estamos comprobando muy bien en los conciertos europeos que estamos haciendodurante esta gira. El público siempre está muy entregado aquí.

- ¿Suele implicarse de alguna manera en el activismo en torno a la defensa de los derechos de las mujeres?

- Suelo reunirme a menudo con chicas jóvenes que crecieron en el ghetto como yo, y que les gusta cantar, y les animo a perseguir sus sueños, porque pueden llegar a hacerlos realidad, como me ha ocurrido a mí.

- En Hondarribia va a cantar con la banda de Igor Prado, un músico con una gran actividad. ¿Cómo describiría su forma de trabajar?

- Durante la ceremonia de los Blues Music Awards vino a decirme que estaba muy impresionado con mi voz y que podíamos colaborar en el futuro. Durante bastante tiempo hemos estado intentando llevar a cabo esa colaboración y ahora lo hemos conseguido. Y está siendo mágico, muy intenso y muy fructífero para los dos. Estamos escribiendo mucha música juntos. Suelo decirle a la gente que todo lo que le puedan pedir a una guitarra, Igor Prado se lo da, puede hacer de todo. Está siendo un reto fantástico para ambos y es muy gratificante poder compartir todo esto, así que espero que les guste.

- A la hora de cantar blues, ¿es más importante la emoción que la técnica vocal o ambas cosas son igual de importantes?

- Yo siempre he trabajado los dos aspectos, así que diría que son igual de esenciales. Me gustan los cantantes que pueden explorar todas las posibilidades de sus voces, pero también que sean capaces de expresarse de una manera natural y de contagiar emociones, por supuesto, eso es importantísimo.

«Un festival fantástico»

- El director del festival, Carlos Malles, dice que es usted la gran joven voz del blues ahora mismo.

- Agradezco muchísimo sus palabras, y estoy muy emocionada con la idea de cantar en Hondarribia, me han dicho que es un festival fantástico.

- Estuvo seis meses en la cárcel, acusada de conspiración y soborno para sacar beneficio de unos bonos para soldados, cuando trabajaba para el ejército. ¿Cómo ha afectado eso a su carrera?

- Era muy joven, tenía 23 años, y hubo algunos problemas cuando estuve en el ejército, sí. No entraré en detalles sobre eso porque está definitivamente en mi pasado, pero diré que todo aquello me cambió en el mejor sentido, y de alguna manera me salvó la vida. Así que, efectivamente, estuve en la cárcel por un tiempo, pero eso me dio más credibilidad para cantar blues, lo cual es bueno. No sé si me ha afectado a mi carrera, todo tiene sus buenos y sus malos momentos, pero ahora la gente ve que he vuelto y estoy dando lo mejor de mí misma. Estoy en un punto álgido y eso es estupendo.

- ¿Está preparando un nuevo disco?

- Sí, como he dicho voy a grabar un disco más tradicional para rendir homenaje a las mujeres que han hecho blues en Texas, concretamente en Houston, donde yo nací, y que tanto me han inspirado para mis composiciones.

Fotos

Vídeos