Villa Saga, ¿otro edificio a proteger en Donostia?

Fachada principal de Villa Saga, en el barrio donostiarra de Ategorrieta./ÁNCORA
Fachada principal de Villa Saga, en el barrio donostiarra de Ategorrieta. / ÁNCORA

Áncora pide mantener la edificación y el jardín del inmueble de Ategorrieta en riesgo de demolición

BORJA OLAIZOLASAN SEBASTIÁN.

Villa Saga, una señorial casa de campo de cuatro alturas que se levanta desde 1923 en Ategorrieta, podría correr en breve la misma suerte que otras muchas villas donostiarras que han desaparecido en los últimos años si los planes de sus nuevos propietarios siguen adelante. La asociación Áncora para la conservación del patrimonio ha alertado de que la sociedad que ha adquirido la propiedad ha iniciado los trámites para obtener la licencia de derribo y nueva edificación. La asociación ha instado por ese motivo al Gobierno Vasco a que abre un expediente de calificación cultural que proteja el inmueble y lo salve de su demolición.

Áncora recuerda en el escrito que ha enviado al Ejecutivo que solo en los tres últimos años han desaparecido al menos una decena de villas que formaban parte del patrimonio arquitectónico de San Sebastián. La lista es larga: Villa Kutuna, Villa Dorotea, Villa Aitor, Villa Eulieta, Villa Salaverría, Villa Gure Ametsa, Villa Torregrosa, Villa Mahaguay, Villa Kanimar, Villa Txomin... «Precisamente -continúa la asociación- como consecuencia de la alarma social desatada el Plan Especial de Protección del Patrimonio Urbanístico Construido (Peppuc) se encuentra en plena fase de estudio y en ese contexto el Ayuntamiento de Donostia promovió el pasado mes de febrero la confección de un inventario de villas».

Alojó a Alcalá Zamora

Ese listado, añade Áncora, incluye entre las edificaciones a proteger la Villa Saga. «Concretamente el informe propone la catalogación de esa casa en Grado B (conservación de fachadas y elementos puntuales de interés en su interior), aconsejando mantener la configuración actual de su parcela como espacio verde arbolado)». La villa se alza sobre una parcela ajardinada de 1.800 metros cuadrados que limita al norte con la calle Caserío Parada y al sur con el Paseo de Txaparrene. El inmueble, que en su origen se llamó Villa Genoveva, fue levantado por el propietario de una droguería de la Plaza de Gipuzkoa. La casa, que fue proyectada por el arquitecto Pedro Gaiztarro, llegó a ser el alojamiento de Niceto Acalá Zamora, presidente de la II República, durante su estancia en San Sebastián en septiembre de 1932.

Villa Saga

Ubicación
Ategorrieta, entre la calle Caserío Parada y el Paseo de Txaparrene.
Construcción
Proyectada en 1923, tiene cuatro alturas y un torreón.

La villa, argumenta Áncora en su escrito, «es un elemento importante no solo a título individual, sino que su valor se acrecienta al formar parte integrante de un contexto urbano muy característico. Ategorrieta es la colonia estival más importante que ha tenido la ciudad por su tradición, por su extensión y por la calidad de elementos que aglutina». La asociación considera incomprensible el derribo del inmueble desde el punto de vista medioambiental «al ser un edificio en buen estado de conservación y con características que lo hacen perfectamente reutilizable sin la necesidad de generar residuos». Recuerda en ese sentido que las limitaciones urbanísticas vigentes en esa zona de la ciudad hacen que «la sustitución que se pretende operar resulte particularmente absurda, dado que ni siquiera atiende a la satisfacción de intereses especulativos, por cuanto que el inmueble que se propone erigir en su lugar no podrá rebasar el volumen edificatorio actualmente consolidado (550 metros cuadrados de superficie total construida)».

Villa Saga, que ha aparecido en varias publicaciones especializadas de interiorismo, ha sido en las últimas décadas la vivienda familiar del doctor arquitecto Ramón Gabarain hasta su fallecimiento en 2015.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos