Alta costura para vestir a las orfeonistas

Cristóbal Balenciaga y Hubert de Givenchy firman los uniformes de las mujeres, que han contado con cuatro diseños desde 1945

La presencia de este uniforme de las orfeonistas en la exposición 'Cuerpos celestiales: la moda y la imaginación católica' del MET de Nueva York, se debe a que es un diseño creado por uno de los maestros de la alta costura. Las mujeres del Orfeón Donostiarra han lucido cuatro versiones de diferentes vestidos a lo largo de su historia, aunque todos han tenido una característica común: un cinturón con lazada delantera. En blanco o negro, la vestimenta es uno de los elementos que identifica a la agrupación.

Hasta 1940, el Orfeón no contó con un uniforme oficial para sus cantoras, que solían llevar un vestido blanco largo de cuello en pico y manga larga sin ningún adorno. En 1945, las modistas que pertenecían al coro y trabajaban en el taller de Cristóbal Balenciaga, obtuvieron del diseñador un patrón especial con el que confeccionaron el que se convertiría en el primer uniforme. Un vestido blanco de manga larga, con una lazada en el escote en pico, y otro lazo en el cinturón. Este traje se estrenó ese mismo año en un viaje del Orfeón a Portugal.

Este modelo se sustituyó por otro más minimalista, diseñado también por Balenciaga en 1964. Parecido al anterior, elaborado en un crep blanco, modificó el escote en pico por uno redondeado y eliminó uno de los lazos, manteniendo el del cinturón. Estos uniformes se utilizaron hasta el año 2.000, cuando se realizó una nueva edición en el que se cambió el tejido, se redondeó el cuello y el cinturón blanco se anchó en la parte delantera.

Del blanco al negro

En 2017 las cantoras del Orfeón estrenaron un segundo uniforme, diseñado en esta ocasión por Hubert de Givenchy, amigo y gran admirador de Balenciaga, quien estuvo muy ligado a la Fundación que lleva el nombre del modisto guipuzcoano hasta su reciente fallecimiento. Givenchy diseñó de forma desinteresada el nuevo modelo, en negro y con un cinturón rosa que finaliza en lazo. De corte imperio, con escote en pico y amplias mangas que llegan por encima del codo, el traje está realizado en crepé de poliéster, una tela que se eligió especialmente para evitar que se arrugue en exceso. Este segundo uniforme convive de momento con el blanco creado por Balenciaga.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos