Almudena Grandes: «Todas mis novelas nacen de una taquicardia»

Almudena Grandes presenta hoy en Okendo 'Los pacientes del doctor García', su última novela./DV
Almudena Grandes presenta hoy en Okendo 'Los pacientes del doctor García', su última novela. / DV

La escritora abre hoy el Literaktum de Donostia con una charla sobre su último «episodio de la guerra». La serie se cerrará con una historia entre Eibar y el Bidasoa

MITXEL EZQUIAGASAN SEBASTIÁN.

La escritora Almudena Grandes (Madrid, 1960) abre hoy el festival Literaktum de Donostia con una charla en la casa de cultura de Okendo (19.30 horas). La novelista se declara «feliz» de venir a una ciudad «donde ya he sentido otras veces la pasión por las letras». Presentará 'Los pacientes del doctor García', el cuarto de sus 'episodios nacionales' sobre la guerra y postguerra civil españolas, una historia «nacida de una de mis taquicardias, como todas mis novelas», bromea. Y anuncia que la última entrega del ciclo, 'Mariano en el Bidasoa', que saldrá dentro de cuatro años más o menos («aún la tengo sin escribir», se disculpa) tiene su epicentro entre Eibar y el Bidasoa.

«Después de años recluida escribiendo la novela ahora toca un poco de tómbola», dice la autora, recién llegada de Argentina e inmersa en la promoción de su libro.

Programa

Hoy, 14 de noviembre
Almudena Grandes, C. C. Okendo, 19.30.
Jueves 16 de noviembre
Uxue Alberdi, Sala San Jerónimo, 19.30.
Mañana 15 de noviembre
Rosa Montero, CC Tomasene, 19.30.
Mañana 15 de noviembre
Mikel Ayestaran, Ane Irazabal, Karlos Zurutuza, Museo San Telmo, 19.30.
16 de noviembre
Harkaitz Cano & Maite Gurrutxaga, Elkar, 12.00.
16 de noviembre
La favorita de Ramón Saizarbitoria... 'Ma nuit chez Maud', Tabakalera, 19.00.

-De su paso por Argentina llegaron crónicas en las que se le veía muy enfadada con el tema catalán.

«La crisis catalana me aburre, pero solo es 'simbólica'. En Euskadi hubo muertos y dolor»

«Me abruma que me comparen con Galdós, pero yo también quiero contar la historia real»

«Se ha normalizado la relación del lector español con la guerra civil. Ya no hay burlas»

«La última entrega de la serie, que saldrá dentro de cuatro años, tiene relación con Eibar»

-Lo estoy, aunque yo en aquel país prefería hablar de mi nuevo libro, que en parte transcurre en las dictaduras de España y Argentina. Pero sí, estoy cansada del tema catalán porque nos distrae.

-Quienes seguimos sus comentarios de actualidad en los periódicos y en la radio vemos que se moja.

-¡Para eso me pagan! Por desgracia, los últimos años en España están siendo duros para los ciudadanos pero fecundos para los articulistas. La crisis catalana ha logrado algo que no me había ocurrido antes: ¡no estoy de acuerdo con nadie! Voy de francotiradora. Los gobiernos de Rajoy y Puigdemont son muy parecidos: han sido muy recortadores, han aplicado alegremente la reforma laboral, han desinvertido en servicios públicos y están impedidos por la corrupción. Si el partido de Rajoy es el más corrupto de Europa, el de Puigdemont es el segundo. Los dos se han retroalimentado. Es una historia muy triste.

-Hoy viene a San Sebastián. Por fortuna, los vascos ahora resultamos aburridos frente a las peripecias catalanas.

-Sí, lo pienso muchas veces: para muchos vascos será un descanso dejar de estar en el foco. Sí es verdad que hay una gran diferencia entre Cataluña y el País Vasco. En Euskadi había muertos y es una tragedia real; la catalana es una tragedia simbólica. En el País Vasco ha habido mucho dolor: asesinados, presos con familias que sufren... La tragedia vasca ha sido profunda, no se puede comparar con la catalana.

-¿Qué le sugiere el encuentro hoy con los lectores donostiarras?

-Siempre es estimulante. He estado muchas veces, en el María Cristina o salas del centro, en años duros en que la tensión se masticaba. Hace dos, la última vez, estuve en un barrio periférico, en Altza, y fue estimulante. Recuerdo con mucho cariño esa visita, donde fui presentada por Arantza Urretabizakaia. Me encanta que San Sebastián potencie su festival literario, porque para quienes vamos de fuera Bilbao era hasta ahora el centro de las letras.

-Presenta el último de sus 'episodios nacionales', como una Galdós del siglo XXI.

-Hay quien sigue considerando a Galdós un escritor de segunda, pero a mí me abruma la comparación. Intento hacer lo mismo: partir de historias reales para escribir novelas de ficción. Escribir «desde abajo» con gente de verdad. Y entre Galdós y yo, salvando las distancias, hubo otro autor maravilloso, Max Aub, con episodios de nuestra historia.

-La recuperación de la historia ha encontrado respuesta del público en sus tres entregas anteriores.

-Aún había gente que decía que «ya estaba bien de hablar de la guerra civil». Desde el 2007 hasta hoy se ha normalizado la relación de los lectores españoles con el pasado: ya no se dice «otra maldita novela sobre la guerra civil» ni hay burlas.

-Va avanzando en el tiempo: 'Los pacientes del doctor García' transcurre en la postguerra.

-Cuento una red de evasión de criminales de guerra nazis que funcionó entre Madrid y Buenos Aires de 1945 a 1955. El centro es esa organización que dirigía desde la calle Galileo de Argüelles una señora llamada Clara Stauffer. Cuando descubrí que un millar de personas había escapado de Europa así me entró una taquicardia. Todas mis novelas nacen de una taquicardia: leo algo que no puedo creer, investigo y fabrico una historia de ficción sobre el tema. Me gusta el equilibrio entre la lealtad al hecho histórico y la libertad del creador.

-Según su plan quedan dos títulos más para terminar los 'episodios de una guerra interminable'. Y el último es 'Mariano en el Bidasoa'.

-Ahí se junta la oposición franquista que viene de la guerra con otra más próxima a la transición. El origen es una historia que me contó Nicolás Redondo: en los años 60 a los sindicalistas vascos les desterraban a Extremadura, a los catalanes a Andalucía y a los madrileños a Canarias. Contaré la historia de un 'topo' y su viaje a Eibar. Saldrá en 2021 o por ahí.

Más

Fotos

Vídeos