30.000 personas han visto la muestra sobre Ruiz Balerdi

Dos jóvenes recorren una de las salas con lienzos del artista donostiarra.
Dos jóvenes recorren una de las salas con lienzos del artista donostiarra. / MICHELENA

La exposición contiene un centenar de obras entre lienzos, dibujos y 'tizas'. «La gente sale encantada, estamos teniendo unas cifras de asistencia muy buenas», se congratulan los responsables de la Sala Kubo Kutxa del Kursaal

MARÍA BASASAN SEBASTIÁN.

Un centenar de obras entre óleos, dibujos y sus conocidas 'tizas' forman la exposición antológica del pintor Rafael Ruiz Balerdi (1934-1992) que durante este verano está siendo un lugar de visita obligada para los amantes del arte. Una media de trescientas personas han visitado la muestra que se expone en la sala Kubo Kutxa del Kursaal. De este modo, casi 30.000 personas han pasado hasta ahora por la exposición, que muestra de manera cronológica la trayectoria creadora del pintor donostiarra, lo que permite apreciar las diferentes opciones estéticas que recorrió el autor, conocido también por su cromatismo radical.

Desde el 9 de junio la sala Kubo Kutxa dedica una exposición al artista Rafael Ruiz Balerdi (San Sebastián, 1932-Alicante, 1992), una de las figuras más representativas de la pintura vasca. Coincidiendo con el veinticinco aniversario de su muerte, se ha querido rendir un homenaje al artista en su ciudad natal.

La muestra, que lleva expuesta casi tres meses, «está siendo un éxito, con un balance muy positivo», según la coordinadora de exposiciones Larraitz Arretxea. La antológica de Balerdi, que estará abierta hasta el 24 de septiembre, incluye casi un centenar de obras entre óleos, dibujos, sus conocidas 'tizas' y la película 'Homenaje a Tarzán I: La cazadora inconsciente'.

Comisariada por Javier Viar Olloqui, director hasta este año del Museo de Bellas Artes de Bilbao y conocedor profundo de su obra, presenta unas piezas con mucho color que «permiten imaginar los gestos, trazos y movimientos del artista pintando». Hasta el momento más de 27.000 visitantes, locales y extranjeros, se han acercado a la exposición. «La sala está situada en un lugar estratégico, frente a la playa, pasa mucha gente local y de fuera con lo que hemos tenido visitantes de todo tipo. Al tratarse de un artista tan reconocido en el País Vasco, se han acercado muchas personas de Donostia interesadas por su obra».

Abstracción, informalismo...

Tras una primera sala ordenada cronológicamente dedicada a su obra en papel, la muestra se divide en la abstracción de los años cincuenta, el informalismo de los sesenta, las derivaciones, formas cristalizadas y 'tizas' de los setenta, y la vuelta al óleo de los ochenta y noventa.

Los datos

Exposición
'Balerdi' (1934-1992).
Lugar
Sala Kubo-Kutxa.
Horario
De martes a domingo, de 11.30 a 13.30 y de 17 a 21 horas
Servicios
Visitas guiadas, talleres familiares y audioguías.
Fecha
Hasta el 24 de septiembre.

«La intención del comisario siempre ha sido didáctica, dar una idea de la relevancia del autor y de todo el recorrido que hace, pero ordenándolo. Así facilita que la gente entienda sin muchas explicaciones. Su propósito siempre ha sido que los asistentes vean la obra con facilidad», señala la coordinadora.

Quienes quieran profundizar más en la muestra, está acompañada de unos textos de sala, una audioguía, visitas guiadas gratuitas los sábados a las 18.30 en euskera y a las 19.30 en castellano, y una serie de actividades paralelas por un precio simbólico, con talleres familiares para niños de edades comprendidas entre cinco y once años, en los que ya han participado más de doscientas personas.

«Queremos dar a conocer al público a artistas que en este caso tienen una gran vinculación con San Sebastián y con la Fundación Kutxa, porque a lo largo de su vida Balerdi pintó lienzos en locales que ya en los años ochenta, pertenecían a la institución, por lo que siempre ha estado relacionado con ella».

Desde 1992 no se había hecho una exposición de esta envergadura sobre Balerdi. «La gente sale encantada, estamos teniendo unas cifras muy buenas de asistencia. Cada día se acercan trescientas personas a ver la obra, pero lo que de verdad importa es que quienes vengan, disfruten viéndola, que lo pasen bien, que descubran algo y aprendan. En ese sentido, está funcionando muy bien», destaca Arretxea.

«Hay visitantes que repiten»

La mitad de las pinturas que se exponen proceden del Museo Bellas Artes de Bilbao y del legado del artista depositado en este centro, entre ellos el óleo de gran formato «El Gran Jardín» y de colecciones privadas e instituciones como Kutxa Fundazioa. «Hay un montón de obras suyas en instituciones y museos. Es un pintor que tiene un reconocimiento quizá no internacional todavía, pero a nivel nacional es muy importante. Trabajó el informalismo, la pintura abstracta y tenía una gran capacidad para hacer lo que quisiera, para hacer cosas nuevas, para generar. Fue una persona muy prolífica y muy interesante».

Una exposición que, a tenor de las valoraciones que han podido ir recabando los organizadores, «está gustando mucho porque la gente repite. Me he encontrado con una señora cuatro veces en la sala porque le encanta, y eso nos hace especial ilusión ya que vemos que hay personas que la están disfrutando. Desde gente que no entiende tanto sobre el artista, pero que les motiva una actividad cultural, hasta pintores de una cierta edad, más especializados, para quienes es una maravilla ver esas obras de arte en directo».

La muestra permanecerá abierta hasta el 24 de septiembre y será sustituida por la que se va a dedicar a la obra de Paloma Navares 'Iluminaciones', una artista muy vanguardista que hará un recorrido desde el año 1977 hasta el 2017.

Más

Fotos

Vídeos