Diario Vasco

El Koldo Mitxelena se cerrará durante dos años para acometer una amplia remodelación

El Koldo Mitxelena se cerrará durante dos  años para acometer una amplia remodelación
  • Los trabajos, que tendrán un coste estimado de seis millones, se iniciarán a mediados de 2018

  • La obra, que recuperará nuevos espacios para el público, aspira a que el centro se convierta en un espacio «para la reflexión»

. El centro cultural Koldo Mitxelena inició su actividad en 1993 en el edificio donde se ubica en la actualidad y en breve acometerá una gran reforma, con el objetivo de solucionar los problemas de accesibilidad y falta de espacio que presenta. Las obras comenzarán a mediados del año que viene y obligarán a cerrar el centro durante el periodo que duren las mismas - de dos a tres años-. Desde el ente foral se estima que los trabajos podrían prolongarse durante dos años. El diputado de Cultura confirmó ayer que en las próximas semanas se sacará a concurso la redacción del proyecto de renovación integral del centro.

La intervención será doble: por una parte, se va a llevar a cabo una «puesta al día» de las necesidades básicas del edificio en cuanto a accesibilidad y mantenimiento de las instalaciones, y por otra parte, se procederá a una «renovación integral para ganar espacios», explicó Itxaso. «La estructura del edificio es compleja, pero queremos recuperar metros de los dos patios que tiene el edificio y hacer plantas diáfanas».

Los regidores del centro señalan que el amplio fondo patrimonial, constituido por colecciones particulares cerradas y documentos de especial valor, se encuentra diseminado en distintas dependencias dentro de la biblioteca y en varios depósitos fuera de ella. También existe un fondo de depósito que guarda obras que no son de libre acceso por fecha de publicación, características del ejemplar o formato. La rehabilitación del inmueble permitirá una apropiada gestión y conservación de estos ejemplares.

En el segundo piso se ubican hoy día las oficinas del departamento de cultura, y tras la remodelación este espacio también se liberará y abrirá al público, por lo que el personal funcionario tendrá que ser trasladado a otras dependencias.

Del concurso que se convoque para la redacción del proyecto de remodelación, en una primera fase se seleccionarán cinco estudios de arquitectura, que posteriormente desarrollarán un anteproyecto. El elegido será el encargado de ejecutar esa remodelación. El ente foral calcula que la intervención tendrá un coste aproximado de seis millones de euros. En los presupuestos del años que viene ya se prevé incluir una partida de entre 500.000 y 700.000 euros. Se espera que las obras puedan comenzar a mediados de 2018 y se prolongarán durante dos o tres años. Durante ese período en el que el centro no pueda prestar sus servicios, se establecerá «un plan de interinidad para que el impacto sobre los usuarios sea menor».

La intervención en el edificio del Koldo Mitxelena quiere convertir en centro en un lugar con «identidad» y «personalidad propia», reconoció Denis Itxaso. La principal idea con la que trabaja la Diputación Foral es en la reubicación en funciones y servicios del centro. Esto implicará que se ofrezcan nuevos programas y actividades más intensivas y que se pueda ampliar el horario del centro.

Nuevas funciones para el KM

«Queremos que el Koldo Mitxelena sea un lugar de estancia, reposo y disfrute», dijo Itxaso, que se refirió al espacio de La Alhóndiga de Bilbao como referencia, «por estar posicionado de forma distinta a lo que es la red de bibliotecas de Bilbao». «Queremos que la arquitectura, el equipamiento y el mobiliario respondan a ese nuevo concepto de biblioteca experiencial que queremos desarrollar».

Esta remodelación y replanteamiento de los contenidos del centro también cambiará la política de exposiciones que se ha llevado hasta ahora en sus dos salas expositivas. Hasta ahora, la programación de estos espacios se ha centrado en la contemporaneidad de las artes visuales o en el trabajo de artistas «más escondidos». Itxaso afirmó que «cuando hablamos de dar identidad al centro, también nos referimos a las exposiciones o a otras actividades que se organicen, que guardarán relación con ese fondo patrimonial que queremos dar a conocer».

Desde su apertura hace 23 años, el Koldo Mitxelena ha sido una biblioteca referente para miles de guipuzcoanos, aunque los últimos datos indican que la mayoría de los usuarios ahora son de San Sebastián. Según los últimos datos hechos públicos por el centro, que corresponden a 2015, ese año 450.000 personas utilizaron la biblioteca y se prestaron 106.000 documentos. 90.000 personas son socias del centro. Pero el verdadero valor del Koldo Mitxelena radica en su fondo, con más de 372.000 documentos catalogados.

Tal y como se explica su la página web del, el centro cuenta con una biblioteca donde se puede «leer, escuchar música, ver películas, acceder a Internet, trabajar con el ordenador, a través de wifi de libre acceso, y si se es socio hay muchos documentos -libros, dvds, cds- que se pueden llevar en préstamo. También se podrá acceder a libros y periódicos digitalizados y reservar ordenadores».

A partir de 2020, el centro se especializará en su fondo patrimonial y se convertirá en un espacio de «reflexión». El diputado de Cultura insistió en que ya existe una red de lectura pública y préstamos «más generalista» que ofrecen las bibliotecas municipales, que van dirigidas a un público más masivo, por lo que el Koldo Mitxelena optará por ofrecer otros servicios, ya que por su especificidad cuenta con volúmenes que no se encuentran en otros espacios.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate