Ángel Unzueta (Dibujante de cómic): «Los cómics en papel desaparecerán cuando usemos patinetes voladores»

Ángel Unzueta, en su estudio de Zarautz, dibujando una viñeta para el nuevo número de Star Wars sobre la tableta gráfica/
Ángel Unzueta, en su estudio de Zarautz, dibujando una viñeta para el nuevo número de Star Wars sobre la tableta gráfica

Natural de Ordizia pero residente en Zarautz, dibuja la serie regular 'Star Wars, Poe Dameron' rodeado de ordenadores, cómics y libros de arte

ÓSCAR GOÑISAN SEBASTIÁN.

Surfista como Estela Plateada y seductor como Tony Stark, atesora seguidores en los cinco continentes. Ha hecho correr a Flash más rápido que el pensamiento y volar el escudo del Capitán América desprendiendo olor a metal. Ahora, su lápiz dibuja galaxias muy, muy lejanas. Es Ángel Unzueta (1969), el primer vasco en conseguir que sus viñetas sean celebradas en el mundo entero trabajando con las series y personajes más famosos del cómic desde su estudio de Zarautz.

- Nadie lo había logrado hasta ahora. No de la forma en que usted lo ha hecho. ¿Qué se siente?

- Si lo piensas así, responsabilidad. Ahora bien, yo, gracias a Dios, me lo planteo de otra forma que es, simplemente, hacer cada día mi trabajo de la mejor forma posible. En cualquier caso, claro, se siente satisfacción porque, quieras o no, es el lugar utópico para todos los que en algún momento habíamos soñado con esto. Ahora bien, cuando llegas ahí, tampoco te lo planteas demasiado, porque podría llegar a ser negativo. Es mejor seguir siendo la misma persona, con las mismas ganas de mejorar día a día, de que tu trabajo no se estanque.

- Su carrera se inicia con la editorial Planeta, trabajando en uno de los 'Portafolios Mutantes' (1994) y en el experimento 'Laberinto' (1996), dedicado a encontrar nuevos talentos y donde publica 'Neck & Cold'. Hasta hoy, su evolución ha sido constante.

- E s cierto. El otro día charlaba con algunas personas acerca de la capacidad de otros artistas de adaptarse según las circunstancias del mercado y cambiar los registros. Sin ser un dibujante con unas dotes artísticas fuera de lo común, como algunos tocados por una varita divina, creo que he tenido esa capacidad, la de cambiar y adaptarme, equivocándome a veces, a lo que el mercado demandaba.

- Por no hablar de su inclinación a tomar decisiones radicales. Después de los mencionados inicios, decide probar suerte en Estados Unidos, buscando el éxito en las grandes compañías, Marvel y DC. Hoy puede parecer sencillo, pero hace veinte años un viaje así era insólito.

- Ya por aquel entonces tenía trabajo. Era ilustrador, diseñador gráfico, tenía mis clientes, mi propio estudio, y lo dejé todo. Mi novia, hoy mi mujer, con la que llevaba diez años... cuando la gente se casaba, yo decido irme un año a Nueva York, a perseguir un sueño. Desde entonces mi carrera se ha definido por saltos cruciales.

- Ese viaje, sin embargo, no obtiene los resultados deseados.

- Bueno, cuidado, no derribo la puerta, pero vuelvo con los contactos hechos y con un idioma aprendido, fundamental en esos momentos; todo semillas de lo que luego dará su fruto. A partir de ahí, cada seis meses, máximo un año, regreso hasta que, al fin, todo surge.

- Y un día, tiempo más tarde, después de una serie de trabajos más o menos importantes, suena el teléfono y alguien le dice: Queremos que dibuje Flash, el Capitán América, Star Wars... ¿qué momento resulta más emocionante?

las claves

1993. Comienza con trabajos en el sello Forum de Planeta.

1995. Gana el premio al mejor comic del año con 'Neck & Cold'.

1996. Viaja a EE. UU. para intentar publicar en Marvel y DC.

1998-2000. Publica 'Wolverine' y 'X-Force', además de un 'Impulse' y 'Wonder Woman' para DC. Realiza 'Kid Flash', 'Young Justice' y los dos últimos números de 'Legion of Super Heroes'. Relanzamiento de Flash.

2000. Deja el mercado de los comics durante siete años.

2007. Vuelve a colaborar con DC comics con 'Green Lantern Corps',y con Wildstorm 'The challengers from beyond'..

2009. Dibuja &ldquoTitans&rdquo para DC con portadas y colores propios.

2012. Dibuja 'Reliquias' junto al guionista Koldo Azpitarte, serie ambientada en la Edad Media destinada al mercado europeo.

2013-14. Publica tanto en DC (Deathstroke y Titans) como en Marvel (Capitan America, Cable-X Force y Weapon X)..

2015. 'Cara de Ángel', serie también escrita por Azpitarte. Participa con Marvel en Star Wars (Shattered empire). La editorial Dolmen publica el libro 'El arte de Ángel Unzueta'.

2016-17. Realiza el Capitán América para Marvel y, hasta hoy, 'Star Wars, Poe Dameron'.

- Creo, de verdad, que la mayor sorpresa en cuanto a sensaciones es cuando Planeta me propuso participar en el 'Portafolio Mutante' del que hablábamos, porque es entonces cuando comprendes que esa gente ve en tu trabajo cosas interesantes, cuando están acostumbrados a moverse entre las páginas de los mejores dibujantes del mundo. Ahí digo: Yo puedo.

- Por eso es tan sorprendente que, en el 2000, tras haber triunfado en Estados Unidos, lo deje todo para centrarse en su agencia de publicidad. ¿Fue una decisión arrogante, loca, suicida?

- Las cosas nunca son exactamente como parecen. Cuando mi trayectoria en DC Cómics va in crescendo, con buenas críticas, además, me ofrecen una serie regular que no quiero... coincide que es cuando voy a montar una empresa con mi hermano, voy a ser padre y lo que me ofrecen no responde a lo que estoy demandando; vengo de Flash y me quieren devolver al estilo cartoon, que era la línea Impulse. Yo digo que no, y las cosas se enfrían. La editorial se enfría, yo me enfrío, y me tiro siete años sin dibujar nada, pero nada de nada, centrado en mis asuntos. ¿Fue una locura? Obviamente, pero hoy soy todavía un dibujante con la capacidad de sorprender, no quemado, cosa que veo en otros profesionales. Pero, eso sí, todo esto desde la perspectiva del que quiere ser dibujante de cómics.

- Dice que no se considera un dibujante quemado. En 2007 regresa al mercado americano pero, en 2012, trabaja en 'Reliquias' y ya en 2015 en 'Cara de Ángel', títulos para Francia, ambos guionizados por Koldo Azpitarte. ¿Han influido estas experiencias europeas a la hora de mantener la frescura de su trabajo?

- Creo que sí. Es verte capaz de vender un producto que se sale por completo de la linealidad que ha sido tu carrera, con buenas críticas y cierto éxito, para luego descubrir que el mercado franco-belga no es ya lo que nos gustaría. Creo que he sido siempre un artista muy polivalente que me ha gustado hacer de todo... Mi necesidad de probar cosas nuevas tiene que ver con una defensa contra el aburrimiento.

- Esa búsqueda se plasma en dos de sus principales características como autor: el color y la composición y, dentro de ella, las angulaciones a menudo extremas. Ese trabajo, ¿es premeditado, surge de forma natural, de una necesidad expresiva?

- El color es algo que se lleva muy dentro tiene unas características muy definibles, y tiene que ver con la personalidad del artista. Pero, independientemente de la capacidad de adaptabilidad a cada producto, la impronta del color siempre está ahí. En cuanto a la estructuración de la página, me refiero a la forma de visualizar, he pasado por muchas etapas, he experimentado mucho, sin miedo, con mucha ilusión para descubrir que en muchos casos obtenía muy buenos resultados y en otros un poco de frustración al descubrir que la gente no entendía lo que había intentado hacer. Todo responde a una necesidad de investigar, innovar, de tratar de descubrir... después de todo, de una necesidad de contar.

- De hecho, la técnica ha sido para usted un campo de experimentación constante. Por ejemplo, fue el primero en el panorama nacional en colorear digitalmente dibujos ejecutados a lápiz. No creo que la técnica haya sido un fin en sí misma, pero sí que se ha amparado en ella para...

- ¡Para hacer el trabajo realmente interesante! Este trabajo, diez, doce horas diarias... hay que entender algo: en este trabajo estás solo. Solo. Además, hasta que se publica tu cómic, pasan tres meses y medio en caso de la producción para los americanos, y un año y medio para Europa. No tienes con tus lectores, y es fácil caer en la sensación de que estás haciendo algo muy repetitivo. En mi caso, la única crítica que recibo es la de mi mujer, que llega a casa a la noche después de trabajar y me dice: «Huy, pero esa página, ¿no es la de ayer?» Eso indica que hay que buscar formas de evitar la monotonía. Yo las he encontrado en mis paseos, en el surf, y en experimentar, probar técnicas. Siempre estoy en una búsqueda constante con un objetivo: Pasármelo bien, sin complejos que me coarten a la hora de utilizar ninguna herramienta que se ponga a mi alcance. Habrá foros que me criticarán por utilizar mucho las nuevas tecnologías, pero todo responde a la necesidad de hacer tu trabajo interesante.

- Lo cual, vista su trayectoria, puede convertirse en una respuesta inquietante. Buscó como nadie llegar a los Estados Unidos, a Marvel y DC, lo consiguió, lo dejó para volver años después...

- Perdón, reconozco que temí que mi regreso fuera difícil, pero al contrario, me recibieron con los brazos abiertos, lo cual es de agradecer.

- Y lo hizo por la puerta grande, desde luego. ¿Ha acabado su carrera contra el aburrimiento?

- Diría que me encantaría alcanzar un estatus en el que pudiera decir, bueno, ya está. Desde el punto de vista del pasado, diría que aún hay posibilidades de que me dé un siroco, ya he demostrado una capacidad para la locura importante, por lo tanto no me voy a quedar tranquilo diciendo de esta agua no beberé, pero en fin... ahora mismo estoy muy a gusto. Creo que sí, que es mi última etapa, siempre y cuando los proyectos sigan siendo interesantes

-¿Y si no?

-Y, si no, los haremos interesantes.

-Pretendía no preguntárselo por repetitivo, pero falta el consejo para los jóvenes que quieren dedicarse a esto de los cómics.

-Pues nada original, desde luego, pero al hilo de lo que hablábamos de ilusión, trabajo, capacidad de sacrificio... algo que te recriminé en una ocasión: Hay que creer en uno mismo. Cuando muchos nos juntábamos en la librería 'Armageddon', todos decíais: «¡Pero qué coño va a llegar este tío a publicar en Marvel!» Todos lo decíais... menos yo. Creer en uno mismo es la clave.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos