Diario Vasco

fotogalería

Coristas de Landarbaso, delante de la réplica del Gernika. / ARIZMENDI

Música, danza y bertsos para conmemorar el bombardeo de Gernika

  • El coro guipuzcoano estrena este domingo el espectáculo 'Gernika. Ilunetik argi', con la colaboración de Verdini y el bertsolari 'Xamoa'

Las masas corales, la danza y el bertsolarismo se dan la mano este domingo para conmemorar el 80 aniversario del bombardeo de Gernika. El coro Landarbaso ha preparado un espectáculo especial para la ocasión en el que contarán con la colaboración de Verdini Dantza Taldea y el bertsolari Arkaitz Oiartzabal 'Xamoa'. Además, el coro infantil Kontari, formado por niños de entre nueve y trece años, de la propia estructura de Landarbaso, y el pianista Oier Etxaburu, participarán en la obra que tendrá lugar en la parroquia Fátima de Errenteria a partir de las 19.30 horas.

'Gernika. Ilunetik argi -de la oscuridad a la luz-', es el título de un «intenso montaje» como indica su director, Iñaki Tolaretxipi, que cuenta la historia de una familia de Gernika en las semanas previas, durante y después del bombardeo. Concretamente la de Pedro, personaje que interpreta el bertsolari 'Xamoa', que se encargará de ir cantando la odisea que sufren sus seres queridos según transcurren las escenas.

El coro Landarbaso, por su parte, llevará el peso principal de la obra durante los 80 minutos que dura la función. La masa coral interpretará piezas tan conocidas como 'Gernika', 'Loa loa', 'Baga biga', o 'Txoria txori', en su mayoría mediante arreglos realizados para la ocasión por el compositor Iker Gonzalez. Estas versiones se mezclarán con estrenos del mismo Gonzalez a partir de textos de la poeta de la época, Balendiñe Albizu. Oier Etxaburu al piano e Iñaki Letamendia en la percusión serán los únicos responsables de la instrumentación en una actuación que se producirá en gran medida «a capella», según admite Tolaretxipi.

Otro de los ingredientes con los que contará el espectáculo será un mural del 'Gernika' de Picasso, hecho por escolares de la ikastola Orereta y que se podrá ver en el escenario detrás del coro. El cuadro de 9x3 metros es más grande que el original del propio artista malagueño, «es un trabajo increíble», reconoce Tolaretxipi. No será el único atrezzo que dispone la obra, ya que también se colocarán unas columnas que tratarán de imitar la estética del pueblo vizcaíno.

Más entretenida

También se instalarán una serie de altavoces que servirán para emitir el sonido de los bombardeos que sufrieron los vecinos de Gernika el 26 de abril de 1937. «Va a sonar la sirena, las bombas, se va a montar todo el follón», adelanta Tolaretxipi. «Va a ser intenso».

El montaje ha requerido de cuatro meses de trabajo previo, confiesa el director del coro guipuzcoano. Se trata de una función «atrevida, ya que salimos un poco de lo que es una masa coral normal». Tolaretxipi revela que intentan «hacer un poco de todo, sin minusvalorar nada» y buscan ofrecer una obra «más entretenida». «He estado en varios países de Europa, y he visto proyectos de grupos que rompen con lo típico, con lo tradicional y lo clásico, nosotros estamos intentado abordar eso».

En esta ocasión, presentan un espectáculo dinámico, «nos vamos a mover», señala Tolaretxipi. Los coristas se desplazarán por diferentes puntos de la iglesia de Errenteria, e incluso se les podrá ver entre el púbico, lo que les llevará a cantar en determinados momentos a una distancia de ocho metros entre ellos. «Hay que tener la suficiente calidad para poder hacerlo, si no, lo pasas mal».

Tolaretxipi destaca también que la obra contiene una alta carga de sensibilización. Por una parte en lo referido a la historia, ya que conmemora los ochenta años de «un evento que marcó mucho nuestra cultura e historia», mientras que por otro lado, en lo que atañe a la actuación de los bailarines de Verdini Dantza Taldea, trata de integrar a personas con síndrome de Down «que son parte de nuestra sociedad». «Ha sido todo un reto para nosotros, era la primera vez que trabajamos con el grupo de Isabel Verdini y lo hacen muy bien», apunta Tolaretxipi. Sobre el escenario, media docena de bailarines de Verdini acompañados de tres monitores serán el centro de todas las miradas durante cuatro de los once actos que componen la función.

Landarbaso, que estará representado por cuarenta y dos coristas, estará presente en todas las escenas menos una, en la que cobrará protagonismo Kontari. No es la primera vez que el coro errenteriarra echa mano de su cantera, y es que como descubre Tolaretxipi, esta agrupación «tienen tablas ya».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate