Diario Vasco

video

Alex Ubago, preparado para una nueva etapa con 'Canciones impuntuales' y la gira que le llevará de nuevo a Latinoamérica. / USOZ

«Mi intención es actualizarme en cada momento sin perder mi esencia»

  • Alex Ubago, cantante, El 5 de mayo publica su nuevo disco, 'Canciones impuntuales', cuyo primer single 'Míranos' ya se ha dado a conocer

Un mano a mano con Luis Fonsi, y un trabajo de creación en colaboración con diferentes «compositores amigos» forman parte de 'Canciones impuntuales', el séptimo álbum de Alex Ubago (San Sebastián, 1981), que se publica el 5 de mayo.

- Han pasado casi cinco años desde su anterior disco. ¿Se lo toma con calma o ha sido sin querer?

- Yo no he tenido la sensación de haber parado mucho, la verdad. La gira del anterior disco, 'Mentiras sinceras', por suerte se alargó prácticamente dos años. Empezó en España y luego nos fuimos a Latinoamérica, una aventura que me fui a vivir con mi familia, estuvimos viviendo temporadas en Estados Unidos, en México, en Argentina, mientras yo hacía giras por esos países y Colombia, Chile, Paraguay... Después empecé a concentrarme en la composición de este nuevo disco. De todas formas el disco ya está grabado desde el año pasado. Y no quise entrar a grabar hasta que estuvimos completamente convencidos del disco que queríamos hacer, que no faltara ni sobrara nada.

- ¿Cómo es ese momento de concentrarse en la composición?

- Al principio simplemente escribía canciones según iban surgiendo. Cuando ya se acercaba el tiempo de entrar en el estudio y sentía que tenía siete u ocho canciones que eran imprescindibles en el disco, ya me centré en buscar qué cosas podían faltar para que el disco tuviera un balance y una variedad.

- ¿Compone usted todas las canciones?

- Todas están coescritas con otros compañeros. Así como mis tres primeros discos los compuse yo solo al 100%, luego grabé un disco de colaboración, 'Alex, Jorge y Lena', junto a Jorge Villamizar y Lena Burke y ahí descubrí las ventajas de coescribir. Conocí a muchos compositores en América con los que hice amistad. En el nuevo disco, algunas eran solo mías, otras en colaboración, pero finalmente he contado en todas con amigos con los que en estos tres años me he ido juntando en sesiones de composición, o las he escrito por Skype con compañeros como Coti, Cris Zalles, Juan Carlos Pérez Soro, Claudia Brant...

- ¿Trabajan juntos tanto la música como la letra?

- Sí, ambas cosas. También tengo que mencionar a David Feito, uno de los componentes de El Sueño de Morfeo, que ha tenido una participación muy importante sobre todo en la grabación de las maquetas. Escribir con otros me ha ayudado a salirme de mi zona de confort y a darle más variedad al disco. Cuando estás solo quizás tiendes a caer en los mismos giros y melodías, sobre todo después de seis discos.

- ¿A los 36 años ya no tiene sentido la idea del chico cantando sus penas en la soledad de su habitación?

- También lo sigo haciendo, y mucha de las canciones siguen saliendo en la soledad de mi estudio, o de un hotel, con mi guitarra o mi piano. De esa forma de mirar hacia adentro siguen saliendo la mayoría de mis canciones. Aunque es verdad que llega la madurez, creo que eso se percibe más en las letras de las canciones. Por ejemplo, 'Míranos' habla de una ruptura, de una relación que se ha desgastado. O 'Entre tu boca y la mía', que va a ser el segundo single, también habla de una crisis de pareja. Son letras que hablan de cosas propias de un tío de 36 años, no de 20, historias un poco más profundas sobre las relaciones de pareja, del amor para siempre...

- ¿Busca que la gente pueda identificarse con esas historias de ruptura que de un modo u otro muchos habrán pasado?

- Eso tiene algo que ver con el título del disco, 'Canciones impuntuales'. Porque me di cuenta de que hay varias canciones en el disco que hablan del desamor en un momento en el que yo no estoy viviendo el desamor, por suerte. No sé si eran sentimientos que estaban ahí guardados, que necesitaba decir en algún momento y han surgido mucho tiempo más tarde, por eso lo de 'Canciones impuntuales', porque sentía que había un cierto anacronismo entre las historias y mis vivencias personales. Pero también están inspiradas en lo que veo a mi alrededor, por desgracia se ven muchas historias que se rompen.

- O sea que no hay nada de autobiográfico, al menos en lo que se refiere al presente...

- Por lo menos las de desamor, no. Hay algunas más autobiográficas que hablan más del amor real, como 'Ni tu ni yo', que trata de cómo para que una relación dure tenemos que aceptarnos como somos, con nuestras virtudes y defectos, sin intentar cambiarlos. Es una canción que le escribí a mi mujer y es mucho más personal. En cambio otras como la del primer single, 'Míranos', son historias de alguna manera robadas.

- 'Míranos' es muy dramática. ¿También lo es el resto del disco?

- Yo creo que no, esa sí es una historia dura, pero hay otras canciones de desamor que no tienen un punto de vista trágico. Siempre he tratado de transmitir la idea de dejar de lado los rencores y que queden los buenos recuerdos... aunque a veces no es nada fácil.

- En el desamor de 'Y ahora' también hay falta de sincronía: «Ahora que he aprendido a convivir con el silencio / que vuelvo a ser feliz con lo que tengo / ahora es cuando quieres regresar».

- Sí, es la historia de alguien que deja a su pareja, y que cuando se arrepiente y quiere regresar, la otra persona ha conseguido olvidarle. Creo que son historias bonitas y muy reales. 'Tú que ya no estás' puede servir para alguien que echa de menos a una persona que ya no está por cualquier razón, porque ya no está en este mundo, o porque se alejó, o se rompió la relación. Me gusta dejar abierta la interpretación a quien la escuche.

- ¿Busca canciones balsámicas, que reconforten al oyente?

- Sentir que hay alguien más que ha pasado por la situación que estás pasando tú siempre reconforta. Y ayuda a pasar ese duelo. Creo que mis canciones conectan con la gente en ese sentido, muchas personas sienten que estás contando su historia. Eso me transmiten muchos de mis seguidores.

- ¿Se planteó cambiar el tipo de sonido o el estilo con respecto a sus anteriores discos?

- Hemos ido buscando el sonido con el productor Pablo Cebrián. La mayor parte de las canciones son bastante clásicas en su estructura, pero también quería modernizar un poco mi sonido. 'Bailar en el alambre' o 'Míranos' tienen arreglos electrónicos, baterías procesadas y otros detalles que actualizan mi sonido.

- ¿Quiere quitarse la etiqueta de cantante romántico y baladista?

- No tanto como eso, pero sí actualizarme a algo propio de 2017, adaptarme a lo que suena en las radios, a lo que escucha la gente joven, lo que hacen los nuevos artistas. No quiero dejar de ser el que siempre he sido, simplemente mantener mi esencia actualizándome en cada momento. Esa es la intención.

- ¿Qué música escucha por placer?

- Escucho de todo, de verdad. Soy muy fan de John Mayer y de Ed Sheeran. Pero también hay veces que me pongo a Justin Biber, su último disco me parece muy bueno, con otro rollo más electrónico, pero me gusta mucho. O cosas más intimistas como Damien Rice. Siempre escucho mucha música en castellano, a veces cosas más rockeras o más 'indie' que lo que hago yo, me gustan mucho Iván Ferreiro, Leiva... Y mis artistas de cabecera siguen siendo Ismael Serrano, Alejandro Sanz, Antonio Vega, Manolo García, Mikel Erentxun, La Oreja de Van Gogh... Artistas que siempre me han influido y que sigo escuchando.

- ¿Cree que aquí no somos muy conscientes del éxito que tiene en Latinoamérica?

- Sí, a veces aquí no llegan las noticias de allí. Hicimos una gira de más de 80 conciertos en Latinoamérica y al llegar aquí me preguntaban «¿dónde andas, estás haciendo algo?». Nos separa un gran océano a pesar de todas las tecnologías.

- ¿Le vemos como alguien de casa, mientras allí es una estrella?

- Con toda mi humildad, tampoco es que vaya llenando estadios todos los días, pero sí tengo un gran número de seguidores, afortunadamente, se puede ver en las redes sociales...

- Más de 400.000 en Twitter...

- Sí, y en Facebook casi cinco millones de seguidores, y miras los datos y ves que la gran mayoría son de Latinoamérica, y te das cuenta de lo grande que es aquello y lo que nos apoya la gente.

- ¿Tiene ya un plan de gira, habrá concierto en San Sebastián?

- De momento vamos a hacer una gira de presentación con Cadena Dial y Cadena 100, son conciertos más íntimos y más breves, con los que vamos a recorrer varias ciudades de España. También tenemos varios shows en verano, pero no arrancamos con una gira cerrada. Iremos anunciando las fechas. Y espero que haya pronto una en Donostia.

- Confiese que a veces cansa volver a cantar 'Me muero por conocerte'.

- Lo confieso, claro que sí. Hay algunas que podría cantar mientras miro la agenda, pero por eso me gusta darles una vuelta y actualizarlas. Y luego ves cómo la gente las corea y las siente, y es una gozada.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate