Diario Vasco

La música que revive

Contours, durante su actuación en Gazteszena, donde también brilló Brenda Holloway (inf.). Arriba, Blas Picón e Iker Piris, en Kutxa Kultur.
Contours, durante su actuación en Gazteszena, donde también brilló Brenda Holloway (inf.). Arriba, Blas Picón e Iker Piris, en Kutxa Kultur. / R. A./P. M.
  • Mojo Workin' clausura una edición redonda

  • Dos noches con Gazteszena a reventar de público refrendan el éxito del festival de soul y rhythm&blues

«Esto es un lujazo. No sabéis lo que tenéis aquí. Yo vengo desde Burgos todos los años». Entusiasmos como ese se podían escuchar por doquier en las dos noches del Mojo Workin', en las que la sala de Gazteszena, abarrotada a más no poder, fue una celebración gozosa y efusiva de la época dorada del soul y el rhythm & blues, con algunas de las figuras que la cimentaron en los años 60 reviviendo el esplendor de aquel tiempo. Y para todo tipo de gentes: veinteañeros perfectamente trajeados, sexagenarios moviendo el esqueleto como no hacían hace años y expertos en soul de toda edad y procedencia.

El viernes el primer plato fuerte fue Spyder Turner. Y bien fuerte. Pletórico de voz, derrochando simpatía y buen humor, con un movimiento de cadera y una elegancia perfectamente compatibles con su tripita, a sus 70 años se remontó a canciones que grabó con 16, como la rockera 'Ride in My 225', emocionó con temas como 'I Can't Wait Until I See My Baby's Face' y a la hora de acometer el 'Stand By Me' que le dio popularidad, imitó a la perfección los estilos de Joe Tex, Chuck Jackson, Sam Cooke, Jerry Butler y muchos otros, para acabar haciéndola en forma de hip-hop.

La banda del festival, que con tremendo mérito y pericia lleva el peso de los cuatro conciertos, tres horas cada noche, se adaptó al exigente soul de Nueva Orleans de Betty Harris. Con 76 años conserva estilo de gran dama, elegancia y sentimiento en temas como 'Nearer To You' o 'I'm Gonna Git Ya'. Expresó su asombro por las intervenciones de Paul San Martín al órgano Hammond y le animó a desfogarse, así como a la sección de viento. Dedicó demasiado tiempo a hablar, pero Betty Harris tuvo tramos estupendos con 'Ride the Pony' o 'There's A Break in the Road'.

La noche del sábado fue redonda. Brenda Holloway estuvo plena de pasión y voz recreando su etapa en la Motown, vestido de brillantes incluido, y fue un disfrute total su repaso a clásicos de Mary Wells como 'Two Lovers' o 'My Guy', la emocionante balada 'Every Little Bit Hurts' y otro de sus éxitos, 'Starting All Over Again'.

Spyder Turner seguía por allí y salió a presentar, recorriendo cada uno de los cinco micrófonos, a The Contours. Los cinco septuagenarios hicieron una salida deslumbrante con sus cinco trajes rojos y sus sinuosas coreografías y se marcaron un fantástico show cargado de canciones gloriosas, de 'Can You Do It?' a un arrollador 'Just a Little Misunderstanding' que la banda hizo con magistral intensidad, junto a baladas eternas como 'You've Lost That Loving Feeling' y 'Oooh Baby Baby'. El final fue apoteósico, con un 'Do You Love Me' desatado y Spyder Turner, Brenda Holloway, las coristas y hasta los directores del festival en el escenario cantando, cómo no, 'Got My Mojo Workin'.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate