Diario Vasco

Jantziaren Zentroa ultima su apertura

fotogalería

La sala 'Evolución de la indumentaria', en construcción.

  • Sus dos salas de exposiciones permitirán contemplar prendas únicas que abarcan desde 1770 a los años veinte del pasado siglo

  • El Museo del Traje, de Iraultza Dantza Taldea, se inaugurará el próximo 31 de marzo en Errenteria

Falta algo más de un mes para que se inaugure oficialmente, pero los pocos afortunados que tienen la oportunidad de traspasar el umbral de Kapitain-Etxea, ese edificio del siglo XVII erigido en pleno corazón de Errenteria, ya pueden hacerse una idea de cómo será Jantziaren Zentroa. El Museo del Traje con el que los integrantes de Iraultza Dantza Taldea llevan más de tres lustros soñando va tomando forma. Una docena de personas trabaja a contrarreloj desde el pasado mes de diciembre con el fin de que las dos salas de exposiciones de las que se dota el inmueble estén preparadas para su apertura, así como el resto de servicios con los que contará este equipamiento pionero en Euskadi.

La actividad no cesa al abrigo de los gruesos muros de piedra. Se planchan faldas y sobrefaldas, se repasan botones, se dan puntadas allá donde una blonda amenaza con separarse del raso al que se une desde tiempo inmemorial. Unas manos provistas de guantes dibujan los pliegues que se forman en un vestido cuando éste roza el suelo. Otras se esfuerzan por colocar el corpiño en un maniquí al que ha habido que rebajarle varios centímetros, porque las cinturas de avispa de antes no son compatibles con las de hoy en día ni tampoco aquellas voluptuosas caderas.

Los primeros atuendos se reparten ya listos para su exhibición en la llamada 'Indumentaria popular', una estancia en la que se mostrarán al público trajes de Euskal Herria. Entre ellos, uno de Zuberoa de finales del XIX y el utilizado por una mujer del Roncal hacia 1900 para casarse. «Es difícil dar con uno como éste, porque cuando la roncalesa moría, se le enterraba con él. Lo mismo que las 'joyas', que en realidad no son tales, como este collar hecho de cuentas de cristal, como las antiguas guirnaldas de Navidad», señala Ramón García Zabalegi, integrante de Iraultza, quien añade que el modelo ha sido elegido como «emblema» del museo.

La elección no ha debido de ser nada fácil teniendo en cuenta los más de 200 trajes que atesora Iraultza Dantza Taldea -junto a prendas sueltas- en su colección, como los que podrán verse en su segunda sala de exposiciones, la de 'Evolución de la indumentaria', destinada a dar a conocer el cambio de la moda a lo largo de décadas.

El recorrido por la sala ya prácticamente montada en su totalidad hace soñar con escenas de películas que forman parte de la historia del séptimo arte. Desde 'Amistades peligrosas' a 'Napoleón', pasando por 'My Fair Lady'. Las reminiscencias cinematográficas son inevitables al pasearse entre los maniquíes que visten piezas únicas a las que se suman algunos complementos. Unos son originales. Otros, réplicas basadas en fotografías y grabados que se han sumado al modelo diferenciándose por su color: siempre blanco. «Es lo que se hace cuando al vestido le falta una parte», apunta García Zabalegi.

Prendas para tocar y vestir

A la treintena de modelos de entre el siglo XVIII y la década de los veinte que se expondrán en Jantziaren Zentroa y que irán variando cada seis meses, para dar la oportunidad a quienes lo visiten de ver piezas nuevas en cada ocasión, se sumarán otras propuestas que prometen no dejar indiferente al público. En la planta baja del edificio se mostrarán reproducciones de trajes confeccionados en tela blanca de algodón, destinados a que los invidentes los puedan tocar para hacerse una idea de cómo eran los originales de cualquier tiempo y lugar. «La mitad derecha estará al completo y en la mitad izquierda, el traje se dividirá por capas», comenta Ramón García Zabalegi.

Estas prendas se alternarán con exposiciones puntuales, de entre 15 y 30 días de duración, protagonizadas por artesanos que en la actualidad desarrollan su trabajo en la vecina incubadora creativa de Torrekua.

Además, en la antesala de la segunda de sus salas de exposiciones se habilitará un armario ropero del siglo XVIII lleno de armazones para ahuecar faldas, miriñaques y polisones de algodón nuevo, entre otras creaciones, que los visitantes se podrán probar para verse en el espejo y tomarse fotografías. «Es una idea que hemos copiado de los museos de trajes de Londres y Madrid», indican sus responsables.

También habrá una pequeña sala de proyecciones y conferencias, y una biblioteca especializada, que quienes estén interesados podrán consultar reservando cita previamente.

«No queremos que el museo se convierta en un almacén de ropa vieja, sino en un lugar dinámico al que la gente siga viniendo», declaran desde Iraultza Dantza Taldea. La asociación nacida en 1971, que recibe una subvención del Ayuntamiento de Errenteria, ha puesto en marcha una campaña de captación de 'amigos' de Jantziaren Zentroa para poder hacer frente a los gastos de este museo. A cambio de una cuota de 30 euros anuales, se disfrutará de entrada gratuita durante todo un año, de una visita guiada para dos personas y de descuentos en las actividades que se organicen, como talleres para aprender a colocarse el pañuelo de baserritarra en la cabeza y otras muchas iniciativas más.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate