Ricardo Ramón: «Disney y Pixar solo buscan entretener, ahora sus películas aportan poco»

Ricardo Ramón, con el cartel 'Teresa eta Galtzagorri' y uno de los libros que tienen a la pequeña como protagonista./
Ricardo Ramón, con el cartel 'Teresa eta Galtzagorri' y uno de los libros que tienen a la pequeña como protagonista.

La película 'Teresa eta Galtzagorri', producida por la empresa irundarra, opta el 4 de febrero al Goya de animación, un día después de su estreno

TERESA FLAÑOSAN SEBASTIÁN.

Dibulitoon comenzó hace veintiséis años ha hacer películas de animación para productores franceses, norteamericanos... Hasta que un día decidieron hacer sus propios filmes. El primero fue 'El ladrón de sueños' (2000). Desde entonces no han parado a pesar de depender de un mercado bastante complejo. Su último trabajo es 'Teresa eta Galtzagorri', que se estrenará el 3 de febrero y que al día siguiente competirá por los Goya.

- Un año más nominados a los Goya y van...

- Con esta seis veces como productora, pero hay cantidad de películas que hemos hecho enteras, aunque sin entrar en la producción, como 'Papa, soy un zombie' o 'Dixie y la revolución zombie', que también han recibido nominaciones. Somos los supernominados. Hemos ganado con esas películas hechas para otros, pero no con las de Dibulitoon. Ha habido años en que habíamos participado en todas las películas que optaban al Goya en nuestra categoría. En animación, sobre todo antes, se tiende mucho a realizar películas entre varios estudios.

- ¿Tienen posibilidades de ganar?

- En cuanto a presupuesto partimos con una clara desventaja porque las otras tiene diez vez más, pero en la factura final el público no ve esa diferencia. Nuestro fuerte en 'Teresa eta Galtzagorri' es el guion que está muy cuidado. Ahí sí competimos.

- Se estrena el 3 de febrero un día antes de los Goya, pero bastantes niños ya han podido verla en la pasada Semana de Cine Fantástico y de Terror, en el Festival de Sevilla y en Actual de Logroño.

- Siempre testamos las películas con chavales antes del estreno. Nos gusta verlas con ellos y luego quedarnos a hablar. En Sevilla nos tuvieron que echar del cine. Habían calculado que el coloquio duraría como una hora y pasamos de los noventa minutos. También les entregamos unas fichas didácticas para que las trabajen en los colegios. La respuesta ha sido muy buena.

- Pero en los Goya no son los críos los que votan.

- Ya, esa es la pena. Sería lo ideal. Nuestro objetivo es que los académicos vean la película. Es muy complicado que dediquen un tiempo a ver un filme de animación cuando tienen casi un centenar para visionar. Entiendo que a los adultos no les resulte especialmente interesante ver una película pensada para niños de seis años. Además está el tema de los grupos que se encuentran detrás de cada película y eso arrastra muchos votos. En nuestro caso la competencia son Atresmedia y Movistar, y luego estamos nosotros como independientes. Somos una pulguita.

- Seis veces candidatos y nunca se han llevado un Goya. ¿Se ha convertido en una especie de rutina saber que son nominados?

- A mí me sigue haciendo mucha ilusión que nos nominen. También hemos pasado por la fase de hacer una película y que no nos seleccionen. Eso sí que te produce disgusto. Es muy complicado hacer películas de animación y mantenerse. De hecho nosotros somos la productora más veterana de España. Nuestro mundo es muy complicado. Ya solo poder estrenar en cines es todo un logro y nosotros tenemos fieles por todo el país.

- ¿En cuántas salas se va a estrenar 'Teresa eta Galtzagorri' ?

- El primer día en cincuenta salas y luego esas copias rotarán por todas las provincias. Por ejemplo 'Yoko', que estrenamos en diciembre de 2015, todavía se sigue proyectando. Nuestras películas tienen una vida bastante larga.

- ¿Y esa vida se prolonga después gracias a DVD y similares?

- Las sacamos en DVD y las colgamos en plataformas. Donde más DVD vendemos es en Estados Unidos e Inglaterra. Tienen un recorrido internacional importante. Nuestro sustento es gracias a lo que se comercializa fuera, en España no sucede lo mismo. Toda la tirada que se hizo en Gran Bretaña para 'Papá, soy una zombie' se agotó y eso que era bastante potente. Además, vendemos en toda Sudamérica, Canadá y Estados Unidos, Asia también funciona bastante bien.

- ¿Cuál es el atractivo de 'Teresa eta Galtzagorri?

- Que vamos a un público muy concreto. Creo que en el cine de animación se está abriendo mucho el ''target'' de edad y al final no es para una edad concreta. Se está perdiendo al público infantil. Disney y Pixar solo buscan el entretenimiento y ahora sus películas aportan poco, ya no va a por el público de 6 o 8 años. En 'Yoko' íbamos todavía más abajo, a los 2 y 4 años. El espectador para el que siempre se ha hecho la animación ha dejado de existir. Nuestras películas solo se pueden proyectar los fines de semana y en horario de cinco de la tarde. Las grandes productoras buscan que sus filmes se puedan ver todos los días de la semana y en todas las sesiones. Aunque económicamente pueda ser una buena opción, no apostamos por ese camino. No es lo mismo lo que le gusta a un niño de cuatro años a lo que le gusta a una personas de sesenta. Las ventas internacionales funcionan bien porque hay pocos largometrajes infantiles. Otro atractivo, quizás el más potente, es la historia que la hemos trabajado mucho, lo mismo que la forma de contarla, con muchas acciones secundarias.

- ¿Este mundo que han creado en 'Teresa eta Galtzagorri' va a tener continuidad?

- A ver cómo funciona. Nos ha gustado bastante ese mundo con Teresa, su madre, sus vecinos y queremos seguir apostando por el entorno de Teresa y los seres mitológicos. Tenemos escrito un tratamiento sobre la protagonista con Basajaun, que es todo lo contrario que Galtzagorri. A éste lo puede esconder en un bolsillo, en cambio a Basajaun, con todo lo enorme que es, cómo lo esconde en el pueblo.

- ¿En el cine de animación actual hay que tener un cuidado especial en ser políticamente correctos?

- Nosotros sí por, como comentaba antes, las ventas internacionales. En Estados Unidos igual no te compran la película porque aparece una niña de pie en una silla y puede caerse. Además hay un listado de palabras que no se pueden decir. También vendemos a países árabes con lo que eso conlleva.

- ¿Cómo, con toda oferta que existe de grandes estudios como Walt Disney o Pixar', decide uno dedicarse a la animación?

- No voy a decir que es de locos, pero sí de apasionados. Es un mundo muy complicado que vas a contracorriente de todo. Una película de imagen real te lleva un par de meses de rodaje y algunos más de edición, en cambio nosotros desde que empezamos con el primer dibujo hasta que terminamos, tardamos como mínimo tres años. Te tiene que gustar mucho. Puede parecer monótono, pero son muchas fases. Si me tengo que quedar con una es la fase de creación. Ahora, con las nuevas tecnologías están surgiendo más.

- ¿Hay que ser un poco niño para mantenerse en este negocio?

- No sé si hay que ser un poco niño, pero sí mantener mucho con tanto con ellos. Para mí uno de los mayores disfrutes es el día del estreno y hablar con ellos. Siempre me sorprenden. En Sevilla, el primer chaval que habló al terminar la película solo dijo: 'Me he emocionado mucho, he llorado'. Por cosas así merece la pena. Siempre te sorprenden. Se dan cuenta de cosas que hemos introducido en la película pensando que nadie las va a captar y siempre hay alguno que lo pilla. Por eso es muy difícil ponerse en su lugar.

- Las películas de animación son el primer acceso al cine que tienen los chavales. ¿Supone eso una responsabilidad?

- Creo que nos deberían cuidar un poco más porque somos los que creamos los primeros espectadores y el primer hábito de consumo de cine. Ahora, con la cantidad de otros tipos de ocio superatractivos que existen, es muy complicado ir al cine. El que no se habitúe desde pequeño, luego casi seguro que no irá.

- ¿Además de la posible secuela de 'Teresa y Galtzagorri' tienen algún proyecto más en marcha?

- Hemos recuperado el proyecto de 'Elcano' en el que empezamos a trabajar hace unos quince años, pero tuvimos que desistir, y también hemos comenzado a desarrollar 'Las aventuras del joven Félix Rodríguez de la Fuente', en la que presentamos al naturalista con ocho años descubriendo el mundo. El guion estará para marzo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos