Diario Vasco

Repaso a una filmografía radical

Fotograma de 'Crónica de Ana Magdalena Bach', con la que hoy se inaugura el ciclo.
Fotograma de 'Crónica de Ana Magdalena Bach', con la que hoy se inaugura el ciclo.
  • Tabakalera y Filmoteca Vasca inician hoy el ciclo dedicado a la singular apuesta cinematográfica de Jean-Marie Straub y Danièle Huillet

Con la proyección de 'Crónica de Ana Magdalena Bach' (1968), Tabakalera y Filmoteca Vasca inician hoy el ciclo retrospectivo dedicado a repasar la filmografía de Jean-Marie Straub y Danièle Huillet, dos ilustres 'desconocidos' de la historia del cine, pero cuyo influjo radical es posible rastrear hasta el día de hoy. Bajo el título de 'Hacer la revolución es volver a colocar en su sitio cosas muy antiguas pero olvidadas', el ciclo organizado por el Museo Reina Sofía en colaboración con Filmoteca Española respasará en once sesiones veintidós títulos rodados entre 1964 y 2015.

El responsable de la Programación Cinematográfica de Tabakalera, Víctor Iriarte, reconoce que pese a tratarse de dos nombres que aparecen en numerosas listas sobre los realizadores más importantes de la historia, su obra no ha sido muy divulgada. «En España Intermedio publicó una caja de DVD con sus películas, pero no creo que ninguna se haya estrenado comercialmente. Las proyecciones que ha habido han sido en festivales y cineclubes».

Texto clásicos

No obstante, Iriarte señala que la importancia del matrimonio estriba en «su apuesta formal tan radical. Lo que les hace únicos es cómo adaptan textos clásicos de, por ejemplo, Mallarmé, Pavese o Bertolt Brecht, cómo juntan el cine y la política, y cómo trabajan con los actores. O siguen una tradición de gente que le dio mucha importancia a la forma».

A lo largo de sus cinco décadas largas de producción, se observa una trayectoria evolutiva. «Al principio hay unas constantes: utilizan mucho textos clásicos o novelas de Heinrich Böll, por ejemplo. Se basan mucho en lahistoria para hacer un retrato político de lo contemporáneo. Pero por otro lado, siguen una tradición actoral de intérpretes que declaman. Nunca jugaron a hacer ficción, sino que pretendidamente saben que están en un medio que es el cine, con un lenguaje y unas herramientas que utilizan a sabiendas de que el resultado no va a ser lo real», apunta Iriarte. Tras el fallecimiento en 2006 de Huillet, que cuya huella se dejaba notar especialmente en el montaje de sus filmes, los títulos que rodó Straub experimentaron ciertos cambios.

En cualquier caso, Iriarte anima al público a acudir a las proyecciones sin el temor a encontrarse con un cine hermético. «No es un cine experimental del que salgas pensando que no has entendido nada de lo que has visto, sino que muestra actores, textos y reflexiones sobre la historia. Sí es verdad que con una apuesta radical». El responsable del área cinematográfica de Tabakalera apunta que «hoy en día sí que hay directores que juegan con lo teatral, desde Raúl Ruiz hasta Oliveira».

Las proyecciones tendrán lugar en la sala de Tabakalera todos los viernes, desde hoy y hasta el próximo 31 de marzo, en once sesiones, cada una de las cuales incluye un cortometraje y un largo. También habrá una proyección especial el sábado, 18 de febrero.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate