Diario Vasco

Un concierto que es un salvavidas

Gerardo Rifón, Iñigo Gutiérrez, Ainhoa Zubillaga, Francisco Herrero y Miren Urbieta-Vega posan con el cartel durante un ensayo.
Gerardo Rifón, Iñigo Gutiérrez, Ainhoa Zubillaga, Francisco Herrero y Miren Urbieta-Vega posan con el cartel durante un ensayo. / LOBO ALTUNA
  • Un recital en la iglesia de San Ignacio recaudará fondos para Zaporeak

  • Ainhoa Zubillaga y el organista Gerardo Rifón, entre otros, encabezan el programa del domingo, que quiere mejorar la atención a los refugiados en la isla griega de Chios

Un prestigioso grupo de músicos guipuzcoanos ensaya intensamente estos días en un local de Gros: sus ecos llegarán pronto a la isla griega de Chios en forma de ayuda. La iglesia donostiarra de San Ignacio acoge el domingo un concierto solidario cuyos fondos se destinarán a respaldar la labor que el proyecto Zaporeak realiza en atención a los refugiados.

«Los problemas de Chios ya no salen tanto en los medios, pero la situación es incluso peor que hace un año, cuando la crisis ocupaba portadas», afirma el voluntario guipuzcoano Iñigo Gutiérrez. «La tarea que realiza allí Zaporeak es única, como para sentirnos orgullosos de la mejor 'marca Euskadi' o 'marca Donostia'», agrega.

La 'mezzo' Ainhoa Zubillaga es una de las promotoras del concierto. La soprano Miren Urbieta-Vega, el organista Gerardo Rifón y el violinista Francisco Herrero completan el reparto de «un programa variado y ameno, de Bach a Sorozbal pasando por Lloyd Weber, pensado para disfrutar y para todos los públicos», explica Zubillaga. La cita es el domingo, a las 18.00, «con tiempo para que quienes quieran disfrutar después del partido de la Real contra el Barça puedan hacerlo sin problemas de incompatibilidad horaria», bromea Gutiérrez.

Siguen los refugiados

Un encuentro hace meses entre el propio Iñigo Gutiérrez y Ainhoa Zubillaga propició el concierto. «Yo sabía que Iñigo y Salvamento Marítimo, la ONG de la que forma parte, llevaban tiempo realizando una intensa tarea humanitaria, y quería ayudar de algún modo», relata Zubillaga. Así se gestó la actuación, «con la ayuda de Gerardo Rifón, que es también organista de San Ignacio y logró que la iglesia nos acogiera, con una predisposición maravillosa por parte del párroco».

Durante la preparación del concierto ha habido cambios: Salvamento Marítimo está en un período de 'repliegue', a la espera de nuevos retos. «La última temporada en Chios fue muy dura, con problemas burocráticos con las autoridades griegas que han coincidido con la asamblea general de nuestra organización», dice Gutiérrez. «Hemos parado para organizarnos menos y volver, porque el trabajo sigue pendiente», añade.

Los fondos recaudados serán destinados a Zaporeak, que sigue trabajando en Chios pese a las agresiones que sufren desde distintos sectores. «Como guipuzcoano me produce orgullo ver cómo trabajan los de Zaporeak, dando alimentación de calidad, y hasta con equilibrio nutritivo, a quienes lo necesitan», dice Gutiérrez. Porque son muchas las bocas que alimentar. «El foco mediático ya no está ahí, pero los refugiados que escapan del hambre o de la guerra siguen llegando. Y como las fronteras de Europa se han reforzado, quienes llegan a las islas se quedan más tiempo en un infierno burocrático que amenaza en algunos casos incluso a hacer pasar dos años allí a la espera una salida».

«La música nos une»

Iñigo Gutiérrez anima al público a acudir al concierto del domingo. «La música provoca sentimientos y es el mejor vehículo para unir pueblos, culturas y gentes», asegura.

En eso trabajan las cantantes y músicos que afinan estos días el proyecto. «No sé si vale el término, pero yo diría que es un 'programa quedón'», aventura Ainhoa Zubillaga. El Ave María de Caccini, fragmentos de la Pasión según San Mateo de Bach, 'Bihotz bat' de Sorozabal, 'O mio babino caro' de Puccini o la Barcarola de Offenbach son algunas de las piezas incluidas.

Al celebrarse en una iglesia la entrada se llama 'entrada-donativo': cuesta 10 euros y puede comprarse en cualquiera de los establecimientos BM en San Sebastián, así como en la propia iglesia, el domingo, desde una hora antes del concierto. Hay también una fila 0 en la que realizar una aportación solidaria para los objetivos, en las cuentas corrientes 20955011809115250322 (Kutxabank) y 30350103881030035880 (Caja Laboral).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate