Diario Vasco

«Entran en contacto con la vida real del músico»

  • Miren Iñarga, directora de Musikene, afirma que las iniciativas de los alumnos en el mundo profesional «son un valor altamente positivo»

La directora de Musikene, Miren Iñarga, considera que las iniciativas de los alumnos en el mundo profesional son un valor «altamente positivo, tanto para los futuros músicos como para el centro». Desde este ámbito educativo se alienta este tipo de iniciativas junto a las que funcionan en el propio centro. Las ventajas son evidentes, según Iñarga. «Les permite entrar en contacto con la vida real del músico, es decir, les implica en la creación y gestión de sus proyectos, en la labor de búsqueda de actuaciones y subvenciones, y en las tareas de comunicación a los medios. Engloba todo lo que es la profesión y es un camino de aprendizaje esencial».

Iñarga está satisfecha de la cantidad de propuestas en las que están implicados los alumnos fuera de la actividad académica. Entre las formaciones que se han creado, la directora destaca una orquesta de música clásica que acaba de constituirse, por lo que aún no tiene nombre, y que está constituida por alumnos y exalumnos de Musikene. Cita también a la conocida Reunión Big Band. «Ambas formaciones ensayan en Musikene y les ayudamos en lo que podemos, pero no son iniciativas del centro, sino de los alumnos», aclara Iñarga. En esta situación se encuentran varios grupos de jazz, que han tenido oportunidad de subir a los escenarios especialmente durante la celebración del Jazzaldia; varios ensembles de música contemporánea, como Xare Laborategia o Krater; cuartetos de cuerda o tríos de música de cámara como Sukar. «Existe bastante actividad en este aspecto, que además cuenta con otra perspectiva: los alumnos que han formado parte de estas actividades siguen manteniendo una vinculación después de terminar los estudios», señala la directora.

Para Miren Iñarga, la necesidad de simultanear la actividad académica con estos escarceos profesionales no debería representar mayor problema. «La vida del músico es dura, pero los alumnos de Musikene llegan con un aprendizaje muy importante porque previamente han tenido que simultanear los estudios de ESO y Bachillerato con los de música. Así que están acostumbrados», subraya. Además, añade, el plan de estudios favorece ese ensamblaje. «En los dos primeros cursos tienen un mayor número de asignaturas, una carga que desciende en tercero y en cuarto prácticamente solo se centran en el instrumento. De forma que se les va descargando para que llenen los huecos con los proyectos profesionales que o bien se buscan ellos o propiciamos en Musikene mediante los convenios que tenemos con la Orquesta Sinfónica de Euskadi o con la de Bilbao».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate