Diario Vasco

Videojuegos con conciencia en Donostia

fotogalería

Momento de la presentación de los proyectos en la 'máquina arcade' DonostiTron, ayer en el laboratorio Hirikilabs de Tabakalera. / FOTOS: USOZ

  • Siete proyectos relacionados con los derechos humanos se presentaron en el cierre del festival DonostiTron

Llegar a una playa por medio de una patera, mojado, cansado, y empezar a correr en busca de la paz, de la libertad. Recorrer decenas de kilómetros diarios a pie para conseguir unos pocos litros de agua potable. Estas son escenas habituales en diferentes partes del mundo, que se han reproducido este fin de semana a través de los videojuegos en Tabakalera, aunque de juego no tengan nada.

La situación de los refugiados, la pobreza o el tráfico de armas han sido algunos de los peliagudos temas relacionados con los derechos humanos que han servido de inspiración para una treintena de participantes del DonostiTron. Un festival que comenzó la semana pasada con una serie de charlas y talleres como primera aproximación en el desarrollo de un videojuego, y que finalizó ayer tras una Game Jam de 48 horas, o lo que es lo mismo, un maratón de creación de videojuegos por parte de aficionados del sector. El evento estuvo organizado por Donostia 2016, Tabakalera y la empresa de videojuegos donostiarra Santa Clara Games.

Entre los asistentes al evento abundaban los grupos de amigos. Uno de ellos lo componían Xabier, Iñaki, Ekaitz y Rubén, de entre 18 y 20 años, estudiantes de animación y 3D, e Ingeniería Informática. «Cogimos el tema de los refugiados, y se nos ocurrió hacer en principio una especie de triatlón. Había que saltar desde una patera, salir a una playa y luego empezar a correr y a escalar vallas». Una idea muy ambiciosa, que se centró al final solo en correr.

Se quedó entonces en una carrera de obstáculos en la que «hay que correr mientras te persigue la policía, por lo que no te puedes parar, y cada vez que te chocas te penaliza. Si te chocas tres veces te cogen y te deportan», apuntaron.

El objetivo final del juego, bautizado como 'Refugiatlón', es conseguir los papeles de residencia en un país. «Puede parecer un poco de humor negro», admitían, pero dejan patente al final que, «aunque pueda parecer un juego, para otros es su día a día».

Entre los participantes también hubo lugar para padres e hijas. Es el caso de Igor y Garazi, de Errenteria. Él ya conocía las Game Jam, y se le ocurrió venir con su hija. Ella se encargaba de las tareas gráficas, mientras él se dedicaba a programar. «He tenido que aprender a programar a la vez que mi hija hacía los gráficos, y gracias a otra compañera que se nos unió el viernes hemos tenido unos acabados estéticos muy bonito», confesaba él, al mismo tiempo que admitía que «el problema ha sido el tiempo, estos dos últimos días he dormido dos horas. Ni mi hija ni yo nos fuimos a casa a dormir el sábado. Estamos agotados».

El juego lo ideó Garazi, y lleva un nombre árabe, 'Hasanana Fatatan', que significa, 'La niña del pozo'. Trata de una chica que está en un campo de refugiados, y tiene que ir todos los días a por agua a un pozo con la ayuda de una vasija. Al cargarla tiene que ir esquivando a los demás personajes para evitar que no se vuelque y pierda el agua.

«Un éxito rotundo»

A estos dos juegos se les unieron cinco más, que se pueden disfrutar ya en la 'máquina arcade' DonostiTron del laboratorio Hirikilabs, en la tercera planta de Tabakalera. Para uno de los responsables en la rehabilitación de la máquina hace dos años, Dani Artamendi, el evento ha sido un «éxito rotundo, todos los participantes se han mostrado muy comprometidos con sus proyectos». Iñaki Martínez, de Santa Clara Games, señalaba por su parte que tras esta experiencia «los participantes han visto que el videojuego también puede ser un medio para contar cosas, no solo un mero entretenimiento». Además de crear sus propios videojuegos, que lejos de los estereotipos tradicionales, transmiten una valiosa lección sobre derechos humanos, los participantes han experimentado la laboriosa tarea que significa producirlos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate