Diario Vasco

Las batallas fantásticas del Kursaal coronan al ruso Pavel

Pavel Beltukov levanta el trofeo de campeón de la Gamegune 2016 junto al subcampeón, Mario Lorente, y dos cosplayers del videojuego 'Hearthstone' .
Pavel Beltukov levanta el trofeo de campeón de la Gamegune 2016 junto al subcampeón, Mario Lorente, y dos cosplayers del videojuego 'Hearthstone' . / FOTOS: IÑIGO ARIZMENDI
  • La Gamegune 2016 trajo a Donostia a la élite mundial de 'Hearthstone' y consiguió una audiencia por internet de 400.000 espectadores únicos

La puerta que da acceso desde la avenida de la Zurriola a la sala Cámara del Kursaal ha despertado la curiosidad de más de un viandante este fin de semana. Su estética de posada medieval ambientada en un mundo fantástico no ha pasado desapercibida. Muchos se quedaban mirando desde el mismo paseo e incluso la llegaban a fotografiar. Otros, más decididos, se atrevían a cruzarla sin saber muy bien lo que iban a encontrar en su interior. Se puede decir que esa puerta ha sido durante dos días la frontera entre la realidad y la realidad virtual. El tiempo que ha durado la Gamegune 2016 celebrada en uno de los cubos de Moneo.

La Gamegune, la mayor competición estatal del videojuego 'Hearthstone' de la popular saga de Warcraft, trajo a San Sebastián a los mejores jugadores del mundo procedentes de distintos países como Estados Unidos, Rusia, Francia o República Checa, entre otros. Dieciséis 'gamers' comenzaron el viernes la aventura por proclamarse el rey del juego 'Hearthstone' en Donostia, y entre todos ellos fue el ruso Pavel quien se coronó. Fueron dos jornadas llenas de pasión, donde los asistentes -sobre todo ayer en las finales- vibraron con las estrategias de los profesionales del videojuego. Para que el lector se haga una idea, el juego consistía en una partida de cartas electrónicas donde se mezclaban características del ajedrez y el póker. Estas cartas tenían la peculiaridad, eso sí, de representar magos, druidas, elfos o dragones.

Más de 400 aficionados al juego no quisieron perderse la ocasión de ver en acción a la élite mundial y acudieron al recinto donostiarra, algunos incluso con sus ordenadores portátiles o tablets para jugar también al 'Hearthstone'. Así, muchos de ellos no tenían ojos suficientes para seguir su partida y a la vez la que se estaba desarrollando en el escenario. Escenario decorado perfectamente para la ocasión como taberna medieval, donde los guerreros virtuales que iban desfilando, sin perder un ápice de concentración, se encomendaban a la diosa fortuna para que la siguiente carta que levantaran les facilitara la partida.

Un finalista inesperado

Las manos de los jugadores no se despegaban de los teclados ni de los ratones. Con contadas excepciones como las de Mario Lorente, un albaceteño recién cumplido los 18 años, que se coló en la final sin que nadie lo esperase. Sus gestos de estar rezando durante su enfrentamiento de cuartos de final ante el alemán Jan Janssen -el quinto del mundo-, dieron buena muestra del nerviosismo que soportó. «Al ser un torneo de tantísimo nivel si cometes un error estás fuera y sabía que no podía fallar, tienes que estar al cien por cien, y contar con algo de suerte para poder ganar», eran las declaraciones de 'Mariodela', su apodo en el mundo del videojuego, tras una hora de sufrimiento.

Esa victoria, gestada gracias a su estrategia y al azar, le permitió llegar a semifinales y asegurarse, por lo menos, un suculento premio de 3.000 euros. Le esperaba en la penúltima ronda otro alemán, Jan Pelys, mejor dicho, 'Ekop'. No fue rival para 'Mariodela'. El español consiguió vencer por tres puntos a uno, las partidas se desarrollaron al mejor de cinco, doblando así sus ganancias y escalando puestos en el ranking, que hasta ayer le situaba muy lejos de los cincuenta mejores. 'Mariodela' pertenece al equipo Baskonia, el mismo que juega al baloncesto en Vitoria. Esto se debe a la primera fusión mundial entre un club deportivo profesional y un club de deportes electrónicos -eSports- en 2015. Este 'gamer' se mueve por los torneo equipado debidamente con la camiseta del Baskonia. En Donostia, donde se puede encontrar más de un aficionado baskonista, no iba a ser menos.

En la final le esperaría el peor oponente posible. El ruso Pavel Beltukov, que la semana pasada se proclamó campeón del mundo de 'Hearthstone' y cuya cuenta corriente ha ingresado más de 200.000 euros durante el último año. Pavel, a diferencia del albaceteño se mostró tan frío como el hielo en todas sus partidas. Nada le parecía inquietar a este joven jugador, y eso que estuvo al borde de la eliminación en su duelo de cuartos, al encontrarse por dos a cero por debajo en el marcador. Remontó de una forma épica y en semifinales derrotó al mejor español del juego, Esteban Serrano -AKAWonder-. Otra vez se eliminó el balear en semifinales en una Gamegune, otra vez frente a un campeón del mundo.

«La clave es empezar ganando, es como un colchón de ventaja y te motiva para lo que viene». Con esa mentalidad afrontaba 'Mariodela' la ocasión de su vida, sin embargo el primer punto fue a parar en manos rusas. Y el segundo, también. Demasiada losa por levantar, y el duelo finalizó con un 3-0 en contra. Se tuvo que 'conformar' con 6.000 euros, mientras Pavel se llevaba los 12.000.

Récord de audiencia

Más de 400.000 espectadores únicos vivieron la Gamegune a través de Internet, uno de los logros que se había marcado la organización del evento. Mucha culpa de ello la tuvo que las partidas fuesen retransmitidas en hasta seis idiomas diferentes: euskera, castellano, inglés, alemán, francés y ruso. Precisamente los rusos fueron los que más visitas realizaron al streaming del torneo, mientras que los franceses también destacaron en seguimiento. Quizás tuviera algo que ver que el campeón, Pavel, fuese ruso y jugase para un equipo francés.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate