Diario Vasco

Kirmen Uribe novela sobre «el exilio y el deseo de supervivencia»

Kirmen Uribe novela sobre «el exilio y el deseo de supervivencia»
  • Presenta su tercera novela, 'La hora de despertarnos juntos', sobre el exilio de una pareja vasca en los años de la posguerra

El «exilio» y el «deseo de supervivencia» guían la vida de los protagonistas de la nueva historia de Kirmen Uribe, 'La hora de despertarnos juntos', en la que el creador vasco ha madurado intelectualmente para enfrentarse a lo que ha descrito como un «proyecto documental», protagonizado por personas reales.

La novela (Seix Barral), publicada en euskera y traducida al castellano por J.M. Isasi, narra la vida de Karmele Urresti y Txomin Letamendi, unos «idealistas, soñadores e ingenuos que creen en la democracia primero, y luego en los aliados» pero que se ven abocados al exilio tras el triunfo de Franco en España y de la conquista nazi en Francia, explicó ayer Uribe durante una rueda de prensa.

La de Urresti y Letamendi, asegura, es una historia que conocía desde hace años, que siempre había querido escribir y que se había convertido en una «obsesión». El libro, basado en estos dos personajes «de carne y hueso», pertenecientes a la generación que Uribe define como «olvidada», vivieron en primera persona la Guerra Civil española y la Segunda Guerra Mundial.

En conjunto, la obra es fruto de la documentación y también de la ficción, esta última en pequeñas dosis que se concentran en las «escenas de amor y diálogos», ya que como remarca Uribe los episodios históricos y personales son fieles a la realidad.

Con esta obra Uribe trata de recuperar «historias y realidades olvidadas y ocultas», desarrollando así la labor del novelista que, como él explica, se centra en «buscar, interrogar y poner en duda ciertas verdades». El arte, como en sus anteriores trabajos, juega un papel protagonista, pues como señala Uribe le gusta «rescatar pintores del olvido», al igual que ha hecho con la vida de sus personajes.

«No quiero echar más leña»

Uribe hace una comparación entre la atmósfera de la novela y situación particular que vive el País Vasco en la actualidad, que está recuperando también en sus historias. «Después de cinco años del cese de actividad de ETA, se está empezando a hablar más tranquilamente de muchas historias», comenta.

Aunque no descarta escribir en un futuro sobre el ambiente y la sociedad en el País Vasco durante los años de terrorismo de ETA, el autor es comedido con el tema, ya que reconoce que «hay víctimas de por medio». «No quisiera echar más leña al fuego», advierte Uribe, que no obstante, subraya que antes que escritor es «ciudadano vasco».

A su juicio, este tipo de historias orales de gente anónima han sido olvidadas por las generaciones posteriores, aunque admite que hay algunos autores que sí las recogen en su literatura, como Patricio Pron, Laurent Binet, Emmanuel Carrère, Rodrigo Rey Rosa o Héctor Abad Faciolince, a los que cita.

«Poco a poco, nos estamos interesando un poco más sobre esta época oscura de los años 50, 40, 30, y nos estamos cerciorando de la importancia que han tenido esos episodios en lo que ha pasado posteriormente en nuestras propias vidas», describe Uribe, que considera que es en la actualidad cuando se está haciendo una «diagnosis de lo que pasó en esos años oscuros». «Tal vez haga falta tiempo para mirar al pasado», apunta.

Uribe no cree que exista una única verdad, sino «muchas verdades». A su parecer, la verdad absoluta es propia de un filósofo o un juez, mientras que la tarea de un novelista es la de dudar porque «cada persona que ha sufrido tiene una verdad».

El poeta, ensayista y traductor vasco, galardonado con el Premio Nacional de Narrativa 2008 por 'Bilbao-New York-Bilbao', ya está pensando en su siguiente paso: «Tengo varias ideas, un cambio de género viene bien», añade.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate