Diario Vasco
Dos viñetas de Daniel Redondo, con su espectacular y personal uso del color.
Dos viñetas de Daniel Redondo, con su espectacular y personal uso del color.

Recuerdos del pasado futuro

  • Harriet recupera uno de los títulos más emblemáticos de los años ochenta

¿Quién no ha imaginado alguna vez poder cambiar de vida, más si la suya nada tiene que ver con la que alguna vez se atrevió a soñar? Principios de los ochenta, y el cómic conoce una de sus épocas llenas de efervescencia. Revistas, editoriales y, sobre todo, autores, proponen historias que comienzan a publicarse con éxito en el extranjero. Sin ninguna relación aparente con todo lo anterior, el mundo discute acerca de los ovnis, de sus tripulaciones extraterrestres y de sus constantes visitas a la Tierra. Programas de radio, televisión, prensa escrita y multitud de libros construyen teorías que fascinan a legiones de lectores de todas las edades.

Y en ese teatro aparece en escena Harriet, seudónimo de Gregorio Muro (13 de mayo de 1954, Hernani), quien junto al dibujante Daniel Redondo (1 de enero de 1940, Bilbao), publican con la editorial Ttarttalo 'Las aventuras de Ion y Mirka', un relato de ciencia ficción, fundamentalmente dirigido a los lectores jóvenes y que ahora el propio guionista, recupera bajo su propio sello.

Uno de los principios absolutos de cualquier valoración artística tiene que ver con el contexto, esto es, situar cada obra y, por ende, a su autor, en el momento en que fue concebida y elaborada. No es aceptable, no puede serlo, perder ese nexo con la historia y por ello es tan remarcable cuando, a pesar de lo dicho, algunas creaciones se niegan a envejecer. La ciencia ficción es, además, la peor enemiga de sí misma, entre otras cosas porque la realidad pasa por encima de la imaginación cual coche volador de los que, paradójicamente, aún no existen. Más de treinta años después de su nacimiento, Jon y Mirka vuelven ahora en un integral que reúne, además, los dos álbumes del muchacho huérfano, su amiga alienígena y su robot, el segundo, inédito hasta hoy en castellano.

Misterios explicados

Las dos aventuras, 'La expedición perdida' y 'Corazones de hielo', comparten algo que hoy no sorprende, esto es, temáticas que, bajo un planteamiento sencillo, proponen al lector motivos para la reflexión, como la preocupación por el medio ambiente, hasta qué punto los habitantes humanos de la Tierra destruyen su mundo o, cómo es la educación un tótem determinante para evitar un futuro desolador. Nada nuevo, nada innovador; en 1984 sí lo era, y hoy, obviamente, es tema de máxima actualidad. Pero, además, resulta fascinante comprobar cómo Harriet emplea hechos en su momento tan en boga para combinarlos en una mixtura llena de sentido: Los moais de la isla de Pascua, los inexplicables dibujos gigantes de Nazca, reliquias extrañas... No teniendo nada que ver en el desarrollo de la trama, otros autores de cómic seguirán ese camino como en la actualidad hace Christophe Bec con su excelente 'Prometeo'.

Recuerdos del pasado futuro

En el mismo rincón del ring, los dibujos de Daniel Redondo (1 de enero de 1940, Bilbao), tan cómodo en el estilo ortodoxo que tanto gusta en Francia y en su particular empleo del color. Posterior a 'Jon y Mirka', la pareja de artistas abordará un hito en la historia del cómic vasco, la serie 'La marca de la bruja', cuya temática nada tendrá que ver con la fantasía espacial. No obstante, Redondo se maneja con soltura en un universo de naves, armas y planetas desconocidos, al punto de conseguir que cada página se convierta en una explosión de color, luz y delicadeza, todo a un tiempo. Sus diseños tecnológicos no están elaborados con la precisión del modus operandi estadounidense, pero funcionan a la perfección y no desentonan en los paisajes a veces casi oníricos donde los jóvenes Jon y Mirka desafían peligros en la tradición del héroe tradicional.

El integral que presenta Harriet Ediciones, tras el cual existe un trabajo que roza lo titánico en la recuperación de planchas y restauración de las mismas, se disfruta más si cabe merced a una edición de lujo a gran tamaño (24 x 32 cms.) y encuadernado en cartoné. En la segunda aventura del mismo, la ya mencionada 'Corazones de hielo', además, el lector podrá apreciar el momento álgido de Redondo en su paleta de color. En consecuencia, el cómic recupera una obra que, al fin, regresa completa y con la dignidad que los dos jóvenes, Jon y Mirka, merecen allí donde estén, en alguna de aquellas estrellas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate