Diario Vasco

«Somos gente corriente que vivimos algo extraordinario»

vídeo

Los miembros de La Oreja de Van Gogh en Eureka! Zientzia Museoa. / LUSA

  • La Oreja de Van Gogh revela los detalles de su nuevo disco 'El planeta imaginario' que se publica el viernes, en su 20 aniversario, entre la madurez y la fidelidad a su origen

Horas antes de que emprendan viaje a Madrid para empezar el largo ciclo de la promoción y las giras, cuando el nuevo disco que publican este viernes, 'El planeta imaginario' es aún un secreto en su conjunto tras el single inicial, 'Verano' y algunos fragmentos de canciones desvelados con cuentagotas, visitamos a La Oreja de Van Gogh en su local de ensayo de siempre. Y nos llevan al Eureka! Zientzia Museoa, y antes de jugar con los asombros científicos, alrededor de un menú del día, cuentan todo lo relativo a ese planeta propio. Los cinco al unísono.

- ¿Qué estaban ensayando hace un momento en el local?

- Pablo: Estábamos preparando la presentación del jueves en un teatro de Madrid, un mini-concierto para la prensa y un centenar de fans. Será la primera vez que toquemos las nuevas canciones en directo. El viernes se publica el disco y ya empieza todo.

- ¿Cambian mucho las canciones del disco al directo?

- Pablo: No nos obsesiona reproducir el sonido del disco, que tiene más producción, en directo estamos los cinco con nuestros instrumentos sin más, defendiendo bien las canciones. Pero el disco es una cosa y el directo es otra.

- ¿Cómo es el nuevo disco que aún nadie ha escuchado completo, y por qué se titula 'El planeta imaginario'?

- Pablo: Queríamos transmitir la experiencia que supone cuando nos juntamos, sentimos que nuestras vidas son las de gente corriente viviendo algo extraordinario. Nuestras vidas son, ya sabes, los niños, el colegio, San Sebastián, la rutina... Y cuando nos juntamos los cinco sucede algo extraordinario, es como que tenemos nuestro propio lenguaje. Ese es nuestro pequeño planeta, nuestro espacio donde surge la música y donde vivimos algo extraordinario.

- Xabi: El hecho de estar aquí, en Eureka! Zientzia Museoa, es un poco eso, algo extraordinario dentro de nuestro San Sebastián. Hemos venido muchas veces con nuestros hijos, pero ahora estamos los cinco del grupo y lo cotidiano se convierte en algo diferente. Cuando nos convertimos en La Oreja de Van Gogh es como vivir una realidad alternativa.

- ¿Es un planeta idílico? Desde fuera lo parece...

- Álvaro: Hombre, hay mucho trabajo, mucho debate, mucha discusión, si no, sería como una pareja que nunca discute. Es más onírico que idílico, no todos los sueños son buenos, pero siempre te sorprenden. Y sí nos hemos dado cuenta de que después de tanto tiempo, seguimos teniendo muchas cosas por descubrir. Es un planeta en el que quedan muchas lugares que conocer, muchas historias que contar, mucho rincones que explorar. Es un planeta en el que puede ocurrir de todo.

- ¿Les sorprende que sea así después de veinte años juntos?

- Xabi: Nos sorprende a muchos niveles, personal y musicalmente. Somos las únicas cinco personas que en este momento llevamos 'El planeta imaginario' en el móvil. Nos lo ponemos y decimos «pues está bien este disco», y tenemos un poco la misma sensación que al principio, cuando escuchábamos nuestra primera maqueta y nos sorprendía que éramos un grupo de verdad.

- Pablo: De hecho ya hemos vivido más años juntos que sin conocernos. Y la sensación de que todavía tenemos capacidad de mejorar y descubrir, mola mucho.

- ¿Eso cómo se traduce a la hora de componer un nuevo disco, lo afrontan de manera muy premeditada o simplemente van surgiendo las canciones?

- Leire: Lo segundo más bien, lo único premeditado es que queremos seguir haciendo canciones y contando historias. Luego todo va surgiendo de forma natural.

- Pablo: Lógicamente no tenemos el impulso juvenil de los inicios, cuando no tienes ningún prejuicio, Ahora tenemos más oficio, pero seguimos buscando la esencia de lo que queremos.

- ¿Pero ahora pesa más la necesidad de no repetirse?

- Haritz: Un poco sí, y cuantas más canciones haces más pesa, pero no nos preocupa mucho.

- Xabi: Tenemos nuestra caligrafía, y eso es algo que no pierdes, así que tampoco tenemos muchos prejuicios. Si surge un piano de música 'house' o una guitarra heavy que nos gusta, pues allá va, no nos cortamos por si responde o no a lo que es La Oreja de Van Gogh. Por muy lejos que vayamos, somos nosotros.

- Pablo: Nuestra pelea es ir siempre un poco más lejos, aunque sea dentro de un sonido reconocible. Seguir emocionando, y contando historias con una perspectiva diferente a medida que pasan los años. Ahora vamos a otra velocidad y nos preocupan otras cosas, como es lógico.

- Leire: Somos La Oreja de 2016 y todo ha cambiado desde que sacamos nuestro anterior disco hace cinco años.

- ¿Cómo surgen las letras?

- Xabi: En general, primero nacen las melodías, prima lo musical, y luego Pablo le suele poner la letra. Pero después hay muchos procesos en los que todos manoseamos todo. Y aunque uno esté preparando algo, continuamente necesitamos compartir la opinión con los otros.

- Pablo: Es lo bueno de tener un grupo, todos buscamos la aprobación de los otros cuatro en lo que hacemos y eso te da otra seguridad.

- Álvaro: También a veces nos metemos en un bucle los cinco con las canciones y necesitamos enseñarlas a nuestras familias para tener una mirada más fresca.

- Leire: Pero así como en otros grupos o proyectos interviene más gente, en este grupo no. Lo hacemos todo los cinco, en todo caso con aportaciones del productor.

- Pablo: Y esta vez sí le hemos dado un poco más de margen al productor, Áureo Baqueiro, porque siempre viene bien una mirada de fuera, más fresca.

- Álvaro: Y sobre todo porque se lo ha ganado. Cuando ves que habla tu mismo idioma, que se ha metido de verdad dentro de las canciones, y produce con el instrumento en la mano... Es muy músico antes que productor, y nos ha servido para abrirnos nuevas vías.

- En el ensayo me ha dado la sensación de que 'Estoy contigo' va a ser una canción bastante significativa, en el disco y el directo.

- Pablo: Sí, es sobre el alzhéimer, pero curiosamente el tema me lo sugirió la propia melodía. Otras veces decidimos previamente hablar sobre un tema, como en 'No vales más que yo', que habla del maltrato, porque es otro tema que nos preocupa mucho.

- Xabi: Supongo que al perder la frescura de la juventud ganas en el manejo de las herramientas. Y si ahora nos atrevemos con temas como el maltrato o el alzhéimer es porque nos sentimos más seguros.

- Leire: Y nuestra propia madurez hace que tengamos menos complejos a la hora de hablar de las cosas que nos preocupan. Son cosas lo suficientemente importantes como para hablar de ellas, no solo vamos a hablar del amor o las relaciones.

- Pablo: A través de las letras puedes hacer que la gente hable de ello, generar un debate, recordar que una enfermedad como el alzhéimer está muy presente en nuestra sociedad y a todos nos puede tocar de cerca. La música es para emocionar y generar situaciones. Para empezar, si la gente que está relacionada con la enfermedad puede sentirse reconfortada con la canción de alguna manera o le hace compañía, y la convierte en algo propio, no hay nada más grande que eso para nosotros como músicos.

- Xabi: Para eso está el arte, y lo digo sin ninguna grandilocuencia, me refiero a transformar todos esos datos sobre una enfermedad o una situación de la sociedad en una emoción, sea con la pintura o cualquier otra expresión artística.

- ¿Y 'No vales más que yo'?

- Pablo: Es sobre el maltrato, porque es un tema que nos preocupa mucho, que siga habiendo 60 muertes al año es una situación gravísima. Cuanto más se hable de este tema, mejor.

- Leire: Y con una problemática especial en los adolescentes, en cómo las chicas se valoran a sí mismas, y todo lo que rodea a sus relaciones.

- Álvaro: Hay otra, 'Camino de tu corazón' sobre la problemática de la inmigración, que hemos vivido muy de cerca en Europa con toda la crisis de los refugiados y el entramado institucional de la Unión Europea.

- Pablo: Además en estos dos últimos años, que hemos pasado en América, hemos estado con muchos españoles que están allí, que han tenido que emigrar por trabajo. Y en México nos hemos encontrado gente de Donostia que se ha ido a trabajar allí porque aquí no encontraban nada. Y esta canción refleja esa realidad.

- ¿Esto quiere decir que el disco tiene un tono serio y comprometido?

- Xabi: No, estábamos hablando de las tres canciones que pueden ser más sociales, pero no todas son así. Además 'Camino de tu corazón' habla de la emigración en un tono positivo, pone más el acento en lo que nos une.

- Pablo: Hay otra canción como 'Esa chica' que habla de cómo asimilar el éxito, de la velocidad y el vértigo que conlleva, de la falta de perspectiva.

- Leire: Y de lo fácil que es perderse en ese camino.

- Pero el éxito es algo que La Oreja de Van Gogh ha controlado siempre muy bien...

- Pablo: O no... Ahora con perspectiva, creemos que tuvimos una etapa en la que no asimilábamos bien todo lo que nos estaba pasando. Nos habíamos vuelto impermeables a todo.

- Haritz: Nos habíamos acostumbrado a una inercia que te iba dejando sin ganas, preguntabas «¿qué toca hacer ahora?» y te dejabas llevar.

- Pablo: Ahora disfrutamos del camino, no hay metas, vivimos a otra velocidad. Lo único que queremos conseguir es difrutar de subirnos al escenario o de hacer una canción.

- ¿De qué época estamos hablando?

- Álvaro: A la de 'Lo que te conté mientras te hacías la dormida' (2003) y 'Guapa' (2006). Era una época en la que ocurrían tantas cosas y a tanta velocidad, que era imposible asumirlas. Éramos el grupo de moda aquí y además llegó toda la locura de lo de Latinoamérica.

- Haritz: Ahora con la perspectiva ves lo que cuesta vender una entrada o que la gente escuche tu canción y te da pena tu haber podido disfrutar de verdad de aquella vorágine.

- Pablo: Los años te dan otra perspectiva de la importancia y el respeto que conlleva subirse a un escenario o escribir una canción.

- ¿La llegada de Leire les hizo reaccionar?

- Haritz: Primero la marcha de Amaia ya nos hizo reaccionar. Y luego ver llegar a alguien con esa ilusión y cómo se integró en el grupo, fue muy importante, claro.

- Leire: Yo creo que lo importante fue la situación que vivísteis, más que mi llegada. Yo también tuve mi proceso de asumir donde estaba, con 'A las cinco en el Astoria' ni me lo pensé, pero cuando grabamos 'Cometas por el cielo' también tuve mi momento de decir «qué está pasando aquí». Quizás yo os recordé sobre todo cómo érais cuando empezásteis. Que se vaya la cantante es una de las cosas más fuertes que le puede pasar a un grupo.

- Xabi: Fue un golpe durísimo, imagínate, pero sí que nos sirvió para resetear un poco de toda aquella situación. Pudimos valorarlo todo como si fuéramos un grupo que empieza.

- Leire: No teníamos ni idea de cómo iba a ir la cosa, solo sabíamos que queríamos seguir adelante, pero no cómo íbamos a hacerlo.

- Haritz: Y si nos hubiéramos quedado tocando en bares habríamos seguido igual, porque nuestra única ambición era seguir disfrutando del camino, como decía Pablo, y si había suerte, seguir viviendo de esto.

- Veinte años después, ¿sienten que en parte su mundo es el mismo de los comienzos?

- Xabi: En parte sí, los datos de discos vendidos y todo eso no son los mismos, claro, pero en muchos sentidos nuestra vivencia emocional sigue siendo la misma.

- Leire: Yo creo que tenemos otra seguridad en lo que queremos hacer, y sin importarnos a dónde nos lleve. Si te pierdes en esas cifras y te emborrachas con ellas no disfrutas de las cosas.

- Pablo: El éxito está tan cuantificado actualmente, que interiorizar que esto es una forma de vida y que somos cinco amigos que hacemos música lo decimos fácil pero es un proceso de mucho tiempo.

- ¿Un recuerdo especial de cada uno en estos 20 años, sea bueno o malo, pequeño o grande?

- Xabi: Este lo hemos dicho muchas veces, pero es que ganar el Concurso de Pop-Rock de San Sebastián cuando empezábamos, fue increíble, nos parecía que habíamos alcanzado la cima, y no hay disco de platino que nos haya hecho tanta ilusión. Fue legendario.

- Haritz: Para mí el momentazo fue el Tambor de Oro. Fue uno de los grandes días del grupo, déjate de 'grammys' o lo que sea. Que toda tu ciudad te reconozca, y que nos dejaran salir en la tamborrada a partir de ahí, eso no tiene precio. Fue espectacular.

- Leire: Para mí cantar la marcha de San Sebastián en el Ayuntamiento fue increíble. Aún se me pone la carne de gallina cuando lo pienso.

- Pablo: Yo siempre recuerdo el primer concierto que hicimos con un público que no fueran amigos y familiares. Porque nosotros pasamos de tocar en familia a enfrentarnos a 7.000 personas en Zaragoza. Cuando me bajé del escenario dije «yo quiero vivir de esto», fue una explosión de emociones increíble.

- Haritz: Yo me enteré poco antes de ese concierto que era conveniente afinar la batería... Fue un paso de gigante (ríen todos).

- Leire: Yo me estoy acordando de un 'marrón'. En el parque Simón Bolivar de Bogotá, ante 60.000 personas, nunca había salido ante tantísima gente. Empezamos a tocar 'Rosas' y de pronto se fue todo el sonido menos mi micrófono, y me quedé cantando sola ante todo ese gentío que se sabía la canción mejor que yo. Cuando me bajé del escenario empecé a temblar y no paraba.

- Siete discos de estudio en 20 años de carrera no es mucho...

- Álvaro: No, porque hemos tenido la suerte de que los discos han tenido una vida muy larga. Se han extraído muchos singles de todos ellos, hemos hecho muchos conciertos con cada uno, y todo se va alargando. En los dos años que nos hemos dedicado a América puede parecer desde aquí que no hemos hecho nada, pero no hemos parado. Y nos hemos tirado otro años y medio preparando 'El planeta imaginario'.

- ¿Cómo fue ese tiempo en Latinoamérica?

- Pablo: Las giras por España eran tan largas que cuando íbamos a Latinoamérica solo podíamos visitar la capital o las dos o tres ciudades más importantes de cada país. El plan era llegar a sitios donde no va a tocar casi nadie, y donde hemos comprobado que había mucha gente que quería escucharnos. Nos han hecho huéspedes de honor en varias ciudades, nos dieron las llaves de la ciudad en La Paz (Bolivia), hicimos cinco conciertos en el mítico Gran Rex de Buenos Aires... Sabíamos que allí nos quieren muchísimo y queríamos dedicarle tiempo a todo ese público. Y es una gozada porque lo exteriorizan todo y es un público muy entregado.

- Haritz: Cuando volábamos de La Paz a Cochabamba en Bolivia, el comandante anunció por los altavoces que íbamos en el avión y el pasaje se puso a aplaudir y al llegar al aeropuerto había una pancarta de bienvenida, pero no de los fans, sino del propio aeropuerto.

- Álvaro: Y también tocamos en sitios que nos parecían remotos y de pronto aparecían 3.000 personas.

- Haritz: En Venezuela vino la policía a bajarnos el volumen de la mesa de mezclas. Hubo un problema con el horario y nos dijeron que teníamos que empezar y terminar antes de lo previsto. A la hora convenida nos quedaban dos canciones por tocar y era tan impresionante cómo estaba de entregada la gente, que decidimos seguir. Al técnico le dijeron que apagara, pero él dijo que obedecía al grupo, y los policías empezaron a tocar botones hasta que consiguieron apagarlo todo, mientras la gente seguía cantando, fue impresionante.

- ¿Y ahora?

- Pablo: Después de la presentación del disco en Madrid a todos los medios el miércoles, y de las diversas intervenciones de promoción, incluida la del programa de Nochevieja, nos vamos de gira promocional a Argentina, Chile y México durante un par de semanas.

- Leire: Y al volver empezamos la gira de conciertos, el 17 de diciembre en Vitoria. Y en primavera empezamos la gira por Estados Unidos.

- ¿Hay algo especial para esta gira?

- Pablo: Nosotros pensamos que lo importante es la música, y la gente viene a escuchar las canciones, a cantar y a emocionarse. No hay muchos artificios que puedan despistar, nos centramos mucho en nosotros cinco, en la música, en actualizar alguna canción, en preparar ciertos momentos... pero las protagonistas siempre son las canciones, aunque los conciertos se convierten al final en auténticas fiestas.

- Leire: Yo estoy preparando las coreografías... (ríe). No en serio, a mí me gusta cantar y contar historias, y no paro en el escenario pero de una forma totalmente espontánea. Ponemos el foco en las canciones y no vamos a sacar a gente bailando en el escenario.

- Y en San Sebastián el 27 de diciembre. ¿Por qué de nuevo en el Kursaal?

- Haritz: Sí, y también vamos a anunciar un segundo concierto en el Kursaal, el 21 de enero, porque las entradas del primero están a punto de agotarse. Nos encantan los teatros y auditorios, y en especial el Kursaal. Por el sonido, y porque el primero que hicimos con Leire en el Kursaal fue impresionante.

- Leire: 1 de marzo de 2009, no lo olvidaré nunca. Desde el escenario ves a todo el mundo, sientes una cercanía y cuando la gente se enciende se crea una energía que no te la da ningún sitio. Y en casa se generan muchas cosas especiales, claro.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate