Diario Vasco

«Vascos que viven en Medellín nos han ayudado con el euskera»

El coro de Colombia, la gran novedad este año en el Certamen Coral de Tolosa, saluda tras su actuación.
El coro de Colombia, la gran novedad este año en el Certamen Coral de Tolosa, saluda tras su actuación. / IÑIGO ROYO
  • 'Tonos Humanos', que debutó ayer en competición, es la primera coral de Colombia que participa en el Certamen de Tolosa

Los integrantes del coro colombiano 'Tonos Humanos' aluden al 'orgullo patrio' cuando se les pregunta qué sienten al participar en el Certamen de Tolosa. Los su-damericanos debutaron ayer en el concurso, donde mostraron la riqueza de su folklore al ritmo de la cumbia. «Cuando salimos al escenario llevamos bien fijado en el pecho el orgullo de ser el primer coro de Colombia que ha participado en este concurso tan prestigioso. Nos emociona pensar que lo estamos haciendo», confesaron los cantores.

Cecilia Espinosa, la directora de la agrupación, es toda una institución en el mundo coral de Colombia. Experta y premiada directora de coros y orquestas, profesora de la Universidad de Medellín, algunos de sus alumnos son también ahora sus coralistas. «Aquí, en este grupo que hemos preparado expresamente para Tolosa, confluyen varias generaciones unidas por la música coral y eso nos llena de satisfacción». Sobre el concurso de Tolosa, se deshace en elogios. «Es una referencia para cualquier coro del mundo».

¿Por qué el nombre de 'Tonos Humanos? En España, en el siglo XVII, el tono humano era predominantemente una canción, cuya letra procedía de poesías populares o romances transmitidos oralmente; estaba compuesta por una serie de coplas cantadas con la misma música, y un estribillo o refrán que precedía y seguía cada copla. A los fundadores del coro les pareció, simplemente, que este nombre podría reflejar muy bien la esencia del grupo.

'Tonos Humanos' ha preparado con rigor las canciones en euskera que ha interpretado. «Contactamos con vascos que viven en Medellín y nos ayudaron con la pronunciación», cuenta la directora. En el plano musical, Cecilia Espinosa opina que, aunque se trata de piezas «que son ajenas a nuestro folklore, hemos llegado a sentir mucha empatía hacia ellas». «Sentimos que es un folklore cuidadoso, meticuloso con la tradición histórica del País Vasco. Es como si fuera una música que fluye más hacia el interior que la nuestra, pero al final la sabiduría popular que en ellas está implícita acaba atrapándote. Se trata de hacer tuya esta música o al menos intentarlo».

La cumbia de la derrota

Los colombianos han traído a Tolosa la riqueza de su folklore y ayer cautivaron a la gente con piezas como la 'Cumbia del fin de los tiempos', de Freedy Ochoa. Su origen es curioso. Resulta que el coro estaba participando en un concurso en la República Checa justo cuando se estaba disputando el Mundial de Brasil, en 2014. Eran los cuartos de final, y Colombia perdió ese encuentro por 2-1 contra la selección del país anfitrión. «El compositor estaba con nosotros y recogió la frustración que nos embargó a todos los colombianos. Era como si llegara el fin del mundo. Todos estábamos llorando y Freddy captó con maestría ese sentimiento patrio, y lo hizo además manteniendo la esencia de la cumbia, con las rimas y el ritmo auténtico», explica Cecilia Espinosa.

Los colombianos están alojados en Zarautz, y afirman sentirse encantados con todo lo que están viendo. «Ensayamos muchas horas pero también nos da tiempo para pasear, para mezclarnos con la gente de acá. Es todo muy lindo, nos cuidan muy bien, es fantástico caminar junto al mar. El clima, además, nos está acompañando. Nos dijeron que iba a hacer frío pero no está siendo así, afortunadamente».

Cecilia Espinosa es una mujer rigurosa y exigente cuando hay que trabajar, pero muy cálida con sus coralistas fuera del escenario. Ayer hablaba con emoción sobre lo que supone competir en Tolosa. «Es un gran esfuerzo económico, llevamos meses de trabajo ímprobo, pero nos compensa por las satisfacciones que nos está generando, y por el lindo grupo humano que hemos forjado para esta salida. Estamos trazando grandes lazos de amistad y nos sentimos muy emocionados. Esperamos hacerlo bien, dejar bien alto el nombre de Colombia».

¿Es frecuente que haya directoras de formaciones musicales en Colombia? «A algunos se le hace extraño. Es difícil en Latinoamérica y en Colombia. El nuestro es un país machista y no es usual encontrar una mujer en el podio; y si se monta hay que cuestionarla, pero uno tiene que ser doblemente bueno y dejarse medir el aceite».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate