Diario Vasco

Los arquitectos homenajean al autor del edificio de Bomberos

Familiares de Juan Rafael Alday, con Enrique Ramos, Judith Ubarrechena y Matxalen Acasuso.
Familiares de Juan Rafael Alday, con Enrique Ramos, Judith Ubarrechena y Matxalen Acasuso. / UNANUE
  • La colocación de una placa en la fachada sirvió de homenaje a Juan Rafael Alday y de prólogo al Congreso Docomomo que se celebra del 16 al 18

¡La diversión está segurada!

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección para hombre y mujer

Hasta 90%

Gran variedad en alfombras de diseño

Hasta 80%

Relojes de pulsera de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Completa tus looks con complementos urbanos a precios increíbles

Hasta 90%

Homewear para hombre y mujer

Hasta 70%

Marca española en moda pre-mamá

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Diversión para todas las edades!

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección moda técnica para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Semillas, macetas, herramientas y mucho más!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas para toda la familia al mejor precio

Las mejores marcas a los mejores precios

Colección en piel de bolsos y zapatos de diseño

Hasta 70%

Selección de botas, botines y zapatos para mujer

Hasta 70%

Calzado de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Hasta 70%

Diseños exclusivos en bolsos de piel

Las mejores marcas a los mejores precios

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Complementos y juguetes eróticos.¡Mantén viva la pasión!

Hasta 80%

La colocación de una placa de reconocimiento en el edificio de Bomberos de Donostia se convirtió ayer en un acto de recuerdo y homenaje a su autor, el arquitecto Juan Rafael Alday. El singular edificio modernista de la calle Easo fue distinguido ayer con una placa Docomomo que concede la Fundación Documentation and conservation of buildings, sites and neighbourhoods of the Modern Movement, en un acto al que asistió una amplia representación de la nutrida familia del arquitecto, así como el concejal de Urbanismo, Enrique Ramos, y la presidenta del Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro, Judith Ubarretxena; y su decana, Matxalen Acasuso.

La actual sede de Donostia 2016, que acoge también el Conservatorio Francisco Escudero, así como oficinas municipales, fue inaugurado en 1931 según el diseño de Juan Rafael Alday, autor también enclaves tan emblemáticos como el Paseo de La Concha, el edificio Pescadería de la Bretxa o el Teatro Principal. La colocación ayer de la placa Docomomo sirvió de «prólogo» al Congreso que esta organización celebrará en Donostia entre los próximos días 16 y 18, según explicó Judith Ubarretxena. Se trata de una cita trianual, impulsada en esta ocasión por el Colegio de Arquitectos Vasco-Navarro, con el objetivo de «inventariar, divulgar y proteger el patrimonio arquitectónico del Movimiento Moderno» que Docomomo hace suyos. «La colocación de la placa es la punta del iceberg de todo el trabajo que se realiza en torno al análisis, difusión y cuestionamiento del patrimonio» arquitectónico del siglo XX, según señaló Matxalen

En nombre de la familia de quien fuera arquitecto del edificio ayer reconocido, además de jefe del Parque Bomberos, su nieta Mercedes Alday glosó la figura de Juan Rafael, «un hombre tranquilo, metódico, aficionado a la fotografía y de espíritu abierto», como demuestra el hecho de que «escuchara habitualmente la BBC en una radio de galena». Mercedes Alday trazó un esbozo del homenajeado a través de un par de anécdotas transmitidas por los familiares que conocieron al arquitecto municipal donostiarra entre 1909 y 1950.

El director del IX Congreso Docomomo Ibérico, Mario Domínguez, también intervino para recordar que «el movimiento moderno siempre estuvo rodeado de una mitología excesiva desde que surgió en los años 20». Señaló que edificios como el distinguido ayer «supusieron una especie de choque, ya que nadie creía que un edificio con curvas pudiera albergar viviendas y a la vez, una gasolinera, como es el caso del de Gros. Lo que hizo Alday fue proporcionar lugares para vivir», señaló el director del Congreso.

Enrique Ramos, por su parte, se comprometió a subsanar en el nuevo Pepuc las «carencias» del actual, en cuya elaboración reconoció que faltó «sensibilidad para proteger en número e intensidad» parte del patrimonio arquitectónico donostiarra. Recalcó que «no estamos del lado de ningún especulador» y defendió la necesidad de «conjugar uso y conservación», con el Bellas Artes como ejemplo negativo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate