Diario Vasco

Forsythe e Ikeda reflexionan sobre la danza y el sonido

  • Las dos instalaciones han sido presentadas en el centro cultural de Tabakalera dentro del programa de la Capitalidad Cultural Europea 2016

El coreógrafo William Forsythe y el compositor de música electrónica japonés Ryoji Ikeda plantean, en sendas instalaciones exhibidas en San Sebastián, reflexiones sobre la danza "inconsciente" y la relación con el sonido.

Las dos instalaciones han sido presentadas este miércoles en el centro cultural de Tabakalera, en el que se han montado, de la mano de la bailarina Jone San Martín, dentro del programa de la Capitalidad Cultural Europea 2016.

La obra de Forsythe, uno de los coreógrafos más reconocidos de la actualidad, consiste en 444 péndulos colgados del techo de una sala a la que los visitantes pueden acceder, aunque deben intentar no tocar los péndulos.

De esta manera, el paso a través de estos elementos oscilantes y los esfuerzos por no tocarlos crean "animadas coreografías" inconscientes, ha informado DSS2016 en un comunicado.

La instalación fue creada originariamente con 40 péndulos en un edificio abandonado de Nueva York, para un único bailarín, y posteriormente se ha montado en la sala de turbinas del museo Tate Modern de Londres y en el espacio Arsenale de la Bienal de Venecia.

Tabakalera acoge la cuarta edición de la instalación, titulada "Nowhere and ererywhere at the same time" (En ningún sitio y en todos lados al mismo tiempo), con un total de 444 péndulos oscilantes que cuelgan del techo de la sala.

La instalación de Ikeda se titula "A", en alusión a la nomeclatura anglosajona de la nota "la", que se emplea como referencia para la afinación de instrumentos musicales.

Ikeda ha elaborado una composición de ocho horas de duración que se escuchará a través de cuatro altavoces instalados en la sala, que emitirán simultáneamente y en diferentes frecuencias la nota musical "la".

Al superponerse, las diferentes frecuencias generan una serie de interferencias que los visitantes pueden sentir en sus oídos en forma de vibraciones, aunque el sonido resuena de forma diferente en función de los movimientos que realicen las personas que se encuentran en la sala.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate