Diario Vasco

Paskaljevic presenta en Valladolid una película rodada en la India

Una colorista boda india, una historia con la división social en castas al fondo. Lo hemos visto más veces en el cine, pero no en el del serbio Goran Paskaljevic, que estrenó ayer en la Seminci 'Dev Bhoomi (Tierra de dioses)', su trabajo más atípico.

«Aunque suene extraño, creo que es mi película más personal, pese a haberla rodado en el Himalaya -afirmó en Valladolid-. Habla del final de la vida y yo desgraciadamente me estoy acercando a ese punto».

El proyecto nació cuando Paskaljevic viajó a la región del Himalaya indio. «Fueron dos meses atravesando las montañas. Vi los paisajes más hermosos del mundo, pero también conocí a las personas más pobres y cargadas de prejuicios». Aunque escribió la primera versión del guion él solo en una noche, después lo reescribió a medias con Víctor Banerjee, «el actor más importante de la India» y protagonista de la película. Interpreta a un hombre que va a quedarse ciego y antes viaja a la aldea de la que salió cuarenta años atrás, a ajustar cuentas con su oscuro pasado.

No parece probable que Goran Paskaljevic logre con 'Tierra de dioses' su cuarta Espiga de Oro en un festival que le adora, ya que se trata de una obra en tono sereno y esperanzado pero basada en una historia excesivamente sencilla y acaso con la mirada de un turista que lee a Tagore.

'El ciudadano ilustre'

Mayor enjundia tienen otras películas que ya hemos podido en la Sección Oficial de la 61 Seminci, cuyo cuadro de votaciones de la critica va encabezando la deliciosa comedia argentina 'El ciudadano ilustre'.

Aunque más irregular, la extraña comedia 'El rey de los belgas', de Brosens y Woodworth, también resulta refrescante. En el extremo opuesto, 'Anatomía de la violencia' de Deepa Mehta es tan fallida como irritante.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate