Ojos de Inhambane

Exposición 'Ojos de Inhambane' en el Hospital Universitario Donostia. /
Exposición 'Ojos de Inhambane' en el Hospital Universitario Donostia.

Una exposición en el Hospital Universitario Donostia muestra hasta el viernes la labor que la ONG 'Ojos del Mundo' desarrolla en una de las provincias más empobrecidas de Mozambique

ANNE GALARRAGAsan sebastián

Bajo el título 'Ojos de Inhambane', el Hospital Universitario Donostia acoge hasta el 28 de octubre, viernes, el reportaje fotográfico producido por la Fundación Ojos del Mundo/ Munduko begiak, donde se muestra la labor de la ONG para ayudar a los ciudadanos de Inhambane, Mozambique.

Elisenda Pons, autora de las fotografías y miembro del equipo de fotógrafos de El Periódico, es testigo de las actividades que se han llevado a cabo en la zona.

LOS DATOS

Ojos del Mundo es una fundación catalana cuyo objetivo es llegar a los países más pobres, donde no hay recursos ópticos ni oftalmológicos y donde los problemas y patologías oculares son muy frecuentes.
Una persona se queda ciega cada 5 segundos y un niño, cada minuto. La OMS se ha propuesta erradicar las deficiencias visuales evitables para 2020.
Las principales enfermedades oculares en los países necesitados son las cataratas, el glaucoma (enfermedad del nervio óptico) y el tracoma (infección transmitida por las moscas en condiciones de insalubridad).

Inhambane es una empobrecida provincia al sur de Mozambique, donde los problemas oculares, especialmente la ceguera, campan a sus anchas entre el millón largo de habitantes de la región. Las consecuencias son devastadoras en uno de los países más desolados de África: limita las ya de por sí escasas oportunidades de desarrollo local y sobrecarga a las familias.

Las carencias en salud ocular se suman a la trágica lista de epidemias que han arrinconado al continente (sida, malaria, évola, entre otros), con la salvedad de que son fácilmente tratables y prevenibles, según denuncia la ONG.

Hace nueve años el Hospital Donostia ya colaboró 'in situ' con los ciudadanos de Inhambane aquejados de problemas oculares. Lo hizo a través de las manos de Andrés Müller-Thyssen, oftalmólogo del Hospital Donostia que colabora como voluntario en la fundación Ojos del Mundo. Dos semanas en el hospital provincial de Inhambane, a unos 500 kilómetros de la capital, Maputo, le sirvieron para devolver la vista a 170 vecinos y atender en consulta a otras 150 personas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos