Diario Vasco

Ortiz de Elgea despliega su pasión por el paisaje y el color

fotogalería

El pintor vitoriano posa entre sus colosales murales donde combina la figuración, el color y el paisaje de formas. / TELEPRESS

  • El Bellas Artes de Bilbao exhibe hasta enero una retrospectiva del pintor alavés marcada por la presencia de la naturaleza y los grandes formatos

Joyas y relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Selección de marcas especializadas en outdoor

Las mejores marcas a los mejores precios

¡Encuentra la cazadora que se adapta a tu estilo!

Hasta 90%

Moda casual para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡La moda que más te gusta al mejor precio!

Hasta 80%

¡Viaja con estilo!

Hasta 80%

Deportivas, botas y zapatos para hombre

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera al mejor precio

Hasta 80%

Marca española de moda para hombre

Hasta 70%

Accesorios y gadgets electrónicos

Hasta 90%

¡Moda y complementos con diseños originales!

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda urbana para hombre y mujer

Hasta 80%

Accesorios imprescindibles para tu día a día

Hasta 70%

Viste tu cama con la Denim más reconocida

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de moda para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Zapatos y botines de piel para hombre

Hasta 70%

Grandes descuentos en calzado

Hasta 80%

Selección de joyas exclusivas para hombre y mujer

Hasta 70%

Porque el descanso es salud

Hasta 80%

¡Joyas de tus marcas favoritas!

Hasta 80%

Relojes y brazaletes inteligentes

Hasta 80%

Cosmética de calidad al mejor precio

Hasta 90%

¡El calzado de moda a tus pies!

Hasta 70%

Carmelo Ortiz de Elgea (Vitoria-Gasteiz, 1944) explica su obra como la pinta: con la profusión de detalles de las grandes panorámicas. Dice quien fuera uno de los fundadores del grupo Orain, movimiento hermano de Gaur y Hemen, que la variedad estilística que ha caracterizado su trayectoria obedece a una necesidad de cambio, no a ninguna pose premeditada: «No me gusta la repetición sino la sorpresa». Tampoco le gusta decir que en sus trabajos sale a la búsqueda, sino «al encuentro» de nuevos caminos.

Dos características más acompañan la trayectoria del pintor vitoriano, al que desde hoy dedica una gran retrospectiva el Museo Bellas Artes de Bilbao: la naturaleza y el paisaje como ejes temáticos principales y la apuesta por el gran formato en sus lienzos. Ortiz de Elgea no tiene inconveniente en explicar esas dos tendencias presentes en todas sus etapas donde «la naturaleza ha sido el motor de toda mi pintura. No veo mayor riqueza en este mundo que el que ofrece la naturaleza».

Y para tratar de estar a su altura y emular lo que el paisaje natural ofrece al ser humano, Ortiz de Elgea no encuentra mejor método de acercarse a ella que apostar por los cuadros de grandes dimensiones. O, al menos, es en el que está más cómodo. Aunque confesó que no podía por menos que envidiar «a esos grandes maestros holandeses cuando podían condensar lo que querían expresar o decir en unos cuadritos diminutos. Qué envidia me dan», bromeó.

Él se confiesa incapaz de hacerlo. «El tamaño es fundamental a la hora de querer parecerme a la naturaleza. Es en las grandes dimensiones donde puedo desarrollar muchas historias». Hasta el inmenso pabellón que ha convertido en su taller de creación rema en esa dirección. «Creo que entrar en él también me predispone a a hacer cuadros monumentales. Para mí, sería una gozada poder pintar la pared de un frontón», bromeó. Ortiz de Elgea reconoció que su inclusión de figuras a veces tiene como objetivo que actúen a los ojos del espectador a modo de contraste «para que se vea el paisaje más grande e imponente».

La exposición incluye medio centenar de cuadros, en su mayoría de un tamaño considerable, salvo sus pinturas tempranas y sus primeros paisajes de veinteañero cuando inmortalizaba los espacios naturales de la pequeña localidad alavesa de Aretxabaleta, hoy absorbida por el crecimiento demográfico de Gasteiz y donde transcurrió su infancia.

La exposición ha contado con un comisario especial: el propio director del museo bilbaíno que exhibe la retrospectiva, Javier Viar, que ha dividido la muestra en seis secciones o grandes espacios, atendiendo a las sucesivas etapas pictóricas reconocibles en su trayectoria.

Narrativo

El recorrido arranca en sus obras de juventud y se detiene primero en sus figuras con paisaje y salta luego a su acercamiento al paisaje a través de la abstracción. A continuación hace hincapié en su regreso al paisaje y la naturaleza que marcaron sus inicios tras la crisis creativa que vivió en los años ochenta y después se adentra en sus fusiones de figuras humanas y paisajes de una intensidad cromática y formal abrumadoras. El itinerario concluye con sus paisajes recientes, donde se sitúa en la frontera de la abstracción de nuevo pero con una clara apuesta por la exhibición de espacios naturales intensos y coloristas.

Para Viar, Ortiz de Elgea ha sido siempre un «paisajista constante que estuviera en la etapa creativa que estuviera, siempre guardará una fidelidad de siempre a los entornos naturales porque siempre ha vuelto al horizonte, a la estructura espacial y a la capacidad descriptiva novedosa con una gran capacidad tanto para la narrativa como las indagaciones abstractas».

Y concluyó: «esta exposición solo es un camino para acercarse a su trayectoria. Hay otros pero hemos buscado ofrecer una entrada coherente a una obra múltiple marcada por la diversidad y la búsqueda».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate