Diario Vasco

Luis Garde, Gabriela Ybarra y Xabier Olarra ganan los Premios de Literatura Euskadi 2016 de literatura y traducción

Xabier Olarra, Gabriela Ybarra y Luis Garde con Joxean Muñoz.
Xabier Olarra, Gabriela Ybarra y Luis Garde con Joxean Muñoz. / DV
  • Los galardones se entregarán en el donostiarra Museo San Telmo el 17 de noviembre

El Gobierno Vasco ha anunciado este miércoles los ganadores de los Premios Euskadi de Literatura 2016 en las categorías de literatura en castellano, literatura en euskera y traducción literaria al euskera.

En el apartado de literatura en castellano, la vencedora ha sido Gabriela Ybarra ('El comensal', ed. Caballo de Troya), mientras que en el de literatura en euskera el jurado elegido por el Departamento de Cultura ha proclamado ganador a Luis Garde ('Ehiztariaren isilaldia', Pamiela).

El galardón a la mejor traducción literaria al euskera ha sido para Xabier Olarra por su labor en la obra 'Ulises', de James Joyce. Cada uno de los premiados recibirá 18.000 euros, y 4.000 más si el libro es editado en algún otro idioma, excepto en el caso del ganador en la sección de mejor traducción.

El anuncio lo ha hecho hoy en San Sebastián el viceconsejero de Cultura, Juventud y Deportes, Joxean Muñoz, en una rueda de prensa en la que ha estado acompañado por los tres premiados. Los galardones se entregarán en el donostiarra Museo San Telmo el 17 de noviembre. El pasado 13 de octubre ya se dieron a conocer los nombres de los ganadores de las modalidades de Literatura infantil y juvenil en euskera ('Besarkada', de Uxue Alberdi), ensayo en euskera ('Tartaroa. Mina, boterea eta egia', de Mitxelko Uranga), ensayo en castellano ('Sin piedad. Limpieza política en Navarra, 1936', de Fernando Mikelarena), e ilustración de obra literaria ('Así es la dictadura', de Mikel Casal).

El «dolor colectivo»

Muñoz, ha destacado "la importancia del valor de la literatura vasca tiene para toda la sociedad". Tras aplaudir a los creadores y a sus obras, Muñoz ha asegurado que los libros que cada año se presentan a este certamen son "importantes". Además, ha indicado que este año los premiados han incidido mucho en la "elaboración del duelo" y en analizar el "dolor colectivo" generado por la violencia terrorista.

El viceconsejero vasco ha defendido que la literatura es "absolutamente necesaria e imprescindible en una sociedad", y una actividad para "la elaboración del duelo personal, colectivo" y para reflexionar sobre la violencia.

En lo que respecta a la obra de Garde, sobre la fuga del penal navarro militar de Ezkaba en 1938, el viceconsejero ha señalado que para el jurado de estos Premios es un "valioso, profundo y duro" y realiza una investigación "crítica" de la memoria histórica.

El autor ha reflexionado sobre el hecho de que esta obra aborda los distintos tipos de memoria, no solo la histórica, sino también "la ética" y cómo construirla.

'El comensal' de Gabriela Ybarra, premio Euskadi de Literatura en la categoría literatura en castellano, es según el jurado una obra que "conjuga magistralmente el relato del pasado familiar y el presente más íntimo" desde un estilo de "sencillez engañosa".

«Homenaje a la familia»

La autora ha señalado que este libro es un homenaje a su familia y comenzó a escribirlo tras la muerte de su madre de cáncer, cuando comenzó a investigar el asesinato de su abuelo, el empresario y político Javier Ybarra, por ETA en 1977, algo que ha confesado "nunca asimiló como algo real, como verdadero", cuando descubrió que "desde siempre había estado rodeada de muerte, incluso antes de mi concepción, aunque no lo sabía".

"Es un ejercicio en el que intento asimilar la muerte en mi familia sin tanto tinte político, la de mi madre, y otra relacionada con el terrorismo, la de mi abuelo", ha indicado, para añadir que "el primer paso para superar el dolor es reconocer que existe". También ha apuntado que su objetivo es continuar escribiendo.

En lo que respecta a la traducción de 'Ulises' al euskara de Xabier Olarra el jurado ha destacado su capacidad de afrontar el "desafío" de traducir esta "obra maestra", un "reto" en el que ha superado incluso a las traducciónes existentes en otras lenguas.

Olarra ha señalado que la traducción de esta obra le ha supuesto tres años, aunque realmente el trabajo comenzó hace más de una década, al tiempo que se ha mostrado "muy satisfecho".

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate