Diario Vasco
Blami, en Tabakalera. Trabaja junto a la editora GU y Kutxa Kultur Enea en la publicación del primer libro monográfico que reunirá y analizará su trabajo, en el marco de un proyecto que busca dar visibilidad a la quinta generación de artistas vascos.
Blami, en Tabakalera. Trabaja junto a la editora GU y Kutxa Kultur Enea en la publicación del primer libro monográfico que reunirá y analizará su trabajo, en el marco de un proyecto que busca dar visibilidad a la quinta generación de artistas vascos.

'Arte Dramático', el libro más personal de Blami

  • La publicación recopilará también los últimos trabajos de quien fuera el director artístico de Loreak Mendian y otras conocidas firmas de arte

No se considera diseñador gráfico, sino dibujante, y sus transgresoras y divertidas ilustraciones han cruzado medio mundo. Conocido por el seudónimo de 'Blami' (San Sebastián, 1970), José Antonio Iglesias es un diseñador y creativo vasco de referencia en este mundo que escapa de la industria del arte, en cuyas manos se hace realidad aquello de que «todo es posible». Antiguo director artístico de la marca textil Loreak Mendian, y otras firmas y galerías de arte conocidas, afirma que basta «con un lápiz y un papel» para dibujar, y sus diseños iniciales y más recientes están todavía vivos en la calle en forma de camisetas, chapas o grabados exclusivos que cuentan con un gran valor artístico.

La variedad, el juego y la mezcla de técnicas, colores, formas y materiales, su estilo cambiante y capacidad de trabajar con distintos tipos de arte hacen de su trabajo abundante, ecléctico y con una mezcla de influencias que van desde los orígenes del arte étnico africano y sudamericano al 'art brut'.

Inspirado por la música, el cine, la fotografìa y la vida, su última colaboración ha sido el diseño de la camiseta de la exposición '1966/Gaur Konstelazioak/2016'. En busca de referencias en exposiciones colectivas, Donostia y Bilbao se suman a Barcelona, Madrid, Chicago, Alemania y Austria, e individualmente el artista ha expuesto en la galería Iguapop de Barcelona o en espacios locales como el club Altxerri, las galerías Arteko y Drum de Donostia, entre otras.

Apenas existen referencias escritas sobre el artista y este ha sido el motivo que ha llevado a una próxima publicación de un libro que llevará por nombre 'Arte Dramático', donde él mismo está interviniendo al más puro estilo «director de orquesta». Esta primera publicación pretende dar inicio a una serie completa de libros monográficos que recojan las características más relevantes de la quinta y nueva generación de artistas vascos, su situación actual dentro de la obra que desarrolla, tanto en su proceso profesional como en su base fundamental, creando así un «mapa singular» donde se pueda «reconocer a esta serie de artistas, encontrar nuevas propuestas que tal vez faltan por descubrir y conformar una realidad que permita su reconocimiento y estudio. «Vemos que en la historia del arte del diseño vasco generalmente se toman como ejemplo referencias de fuera, por lo que también tiene una función de difusión de nuestro arte por el mundo. Hace varios años, el instituto de diseño Usandizaga, por ejemplo, trabajó el arte de Blami y realizaron varias actividades conjuntas», señala Garikoitz C. Murua, artista tolosarra y coordinador del proyecto.

El libro verá la luz en los próximos meses, y ha sido desarrollado bajo Kutxa Kultur Enea en el edifico Tabakalera, donde el grupo dispone de su propio espacio de trabajo. Ante la negativa de la financiación pública y una campaña de crowdfunding que no llegó a sus objetivos, tras varios problemas de salud del artista, la campaña se retomará a finales de este mes con una primera actividad que se desarrollará en Tabakalera, y donde el público podrá adquirir los trabajos que el artista realice 'in situ', además de una edición especial del libro.

Cuenta el coordinador que todo ello será trasladado y reflejado en el libro, de tal forma que se retratará al artista y su trabajo de la forma más sincera. 'Arte Dramático' se editará bajo el sello Gu Edizioak, una editorial vasca independiente especializada en nuevos artistas vascos formada por profesionales de distintos ámbitos, que reunirá todos los trabajos desarrollados por Blami en los últimos años.

«Podemos decir que, teniendo en cuenta la trayectoria profesional, es el artista que más peso tiene, y su trabajo da para mucho. La creatividad de Blami es francamente explosiva, no es fruto de un proceso técnico, aunque a su vez mezcla diversas técnicas y materiales. En cada momento es consciente de las herramientas que tiene a su disposición y las transforma totalmente. La inconstancia hace que su arte sea a su vez especial, y es que no deja de ser un descubrimiento para nosotros cada día», añade Murua.

Tipografía y reciclado

El estilo de Blami se asienta en la base de la tipografía como forma, y en la creación de dibujos y un tipo de arte que es producto del momento, que por lo tanto, tiene mucho de involuntario. «Para mí es lo mismo un dibujo que otro, son ideas de composición en distintos formatos que van surgiendo. Siempre me ha gustado ir experimentando y no encasillarme en algo en concreto», señala el artista mientras sujeta varias plantillas de tipografía con las que acaba de diseñar un cartel para Berri Txarrak.

En ese proceso, el lasartearra entiende que «el diseño gráfico es un motivo, un dibujo, y luego está la información, que es la tipografía. «Más que diseñador gráfico siempre he sido dibujante, en su día me dediqué al diseño gráfico, pero decidí no vivir de ello. Al principio me costaba maquetar la tipografía de ordenador, no estaba acostumbrado, y al final y terminé haciéndolo como imagen todo en uno. Intento que en mis trabajos no se vea casi el ordenador, estos programas de hoy día hacen que a veces se pierda ese toque de naturalidad», puntualiza.

La materia prima de sus creaciones siempre han sido soportes reciclados cogidos directamente de la basura, en una necesidad «constante» de buscar nuevas formas de intervenir en diferentes soportes, haciendo de ello un juego que consiste en «aportar algo al objeto teniendo en cuenta su forma: al final del día vuelco la papelera y con lo que hay creo mogollón de cosas», añade.

Blami realizó sus estudios de Bellas Artes en Bilbao en una época en la que además programaba conciertos y pinchaba sesiones de DJ en la sala de conciertos Zulo de Lasarte, que abrió sus puertas a mediados de los años 90, a la vez que pintaba las paredes del escenario y diseñaba los carteles de los eventos. Después se trasladó a Barcelona para estar más cerca de la galería de arte que le representaba, la Iguapop Gallery, donde durante tres años participó en infinidad de exposiciones y proyectos en distintas partes del mundo.

El libro ya cuenta con su propio diseño y varias modificaciones que dotarán a la publicación de actualidad. La sesión de pintura de obras en directo y la venta será el viernes 21 en la terraza de Tabakalera, de 10.00 a 14.00 y de 16.00 a 20.00 horas.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate