Diario Vasco
Dos planchas magníficas del dibujante Clayton Crain.
Dos planchas magníficas del dibujante Clayton Crain.

En el siglo XLI, Japón necesita un guardián de leyenda

  • Aleta Ediciones presenta 'Rai', ciencia ficción en estado puro

Ya no se ve el monte Fuji. La niebla ahora flota bajo las pisadas de los habitantes de Nuevo Japón. Las cosas, bueno, no son como antes. El año 4001 resulta un lugar cortado en niveles y la tecnología, tal y como se presumía tiempo atrás, ha sido la posibilidad primero, la certeza luego, de la supervivencia. Hay, como siempre, un precio a pagar. Y, como siempre, pagan más quienes menos tienen. Un atisbo de revuelta se paladea entre quienes no ven en Padre al benefactor omnipresente de ese mundo pero, para protegerlo, existe una máquina livewire con un soplo de hombre, un mito del que poco se sabe, apenas su nombre. Rai.

Su primera aparición se produce en 1991, en el número 5 de 'Magnus Robot Fighter'. Creado por el inagotable Jim Shooter, el personaje transita por la editorial Valiant para, en 2014, ser recuperado y devuelto a escena en la serie que ahora la editorial Aleta presenta en tomos aglutinadores de cuatro números. Un enfoque nuevo y un equipo creativo en absoluto discreto. Los guiones, a cargo de Matt Kindt (1973, St. Louis, Missouri), el ya habitual caso de apasionado por los comics que autoedita su trabajo hasta que, finalmente, en 2001, Top Shelf Productions publica 'Pistolwhip', obra que despertará la atención de aficionados y crítica para resultar, finalmente, nominada a los Harvey Awards. A partir de ahí, el arranque de una trayectoria con guiones lanzados por Dark Horse, DC Comics o Valiant.En el dibujo, Clayton Crain (1975, Oregón), uno de los talentos menos cuestionados porque, descubierto por Fabian Nicieza y presentado a los lectores en 'Shadowman', se dispara como colaborador de Todd McFarlane en su editorial Top Cow Productions y para Marvel y DC. 'Ghost Rider', Silver Surfer', 'Venom', 'X-Force'... curtido portadista y mago del color digital.

Dos talentos, en este caso al servicio de la ciencia ficción.

Ciencia ficción

Al fin, ya no queda nada nuevo que contar pero, probablemente, sí infinitas formas de hacerlo. La ciencia ficción dejó de crear nuevos temas con Herbert G. Wells. Junto a Julio Verne, propuso todas las grandes cuestiones, así que no hay desdoro en seguir desarrollándolas con otros enfoques, haciéndolos crecer, derivando su esencia primigenia. 'Rai' no es, en consecuencia, original en cada una de las premisas planteadas, pero el conjunto de sus formas lo convierte en un cómic magnífico.

No se trata, en absoluto, aunque su impactante portada pudiera insinuarlo, de un superhéroe embarcado en la sagrada cruzada de defender Japón de todo enemigo. No se trata, a la postre, de un thriller político ni policíaco. Ni de espías... pero el grueso de esos ingredientes actúa como un maridaje perfecto, dentro de un escenario futurista, ¿improbable? A estas alturas resulta muy complicado afirmar qué es improbable.

El gran mérito de Matt Kindt es, precisamente, avanzar poco a poco, aún cuando las reglas del mercado y del comic-book lo pongan muy difícil, ávidas de adrenalina. Su guión es inteligente, palabra tan en desuso y, como tal, desgrana el sentido de cada vaina en pausa, presentando personajes secundarios, seguramente importantes, pero puede que no de la manera habitual... Ahora bien: cuando Clayton Crain dibuja, todo es mejor. Su Nuevo Japón es deslumbrante, cada página un espectáculo, un derroche de color, de luz, de movimiento y de técnica aplicada al objetivo, que es la historia.

Para los artistas digitales, a menudo acusados de buscar la velocidad merced al empleo de las nuevas herramientas, Crain es un adalid. Sus viñetas son tan sofisticadas que en ocasiones transitan del realismo a cierto impresionismo, intuitivo, cercano. ¿Qué diferencia existe, en su génesis, entre una tableta gráfica y un pincel? Quien maneje cada uno de ellos. Nuevo Japón es vibrante y, aún más sutil, reconocible en el actual aunque en nada su imagen sea espejo de nada.

Si sus actuales autores así lo desean y así lo mantienen, 'Rai' está destinado a conquistar a sus lectores. Aleta acierta y lo hace con un cómic fresco, divertido, intenso y bueno. Sobre todo, bueno.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate