Diario Vasco
Pablo Casares regresa a la obra gráfica en 'Zoom'.
Pablo Casares regresa a la obra gráfica en 'Zoom'. / LOBO ALTUNA

Pablo Casares reúne en 'Zoom' una treintena de microrrelatos gráficos sobre el absurdo

  • El autor donostiarra cambia la poesía por las historias protagonizadas por la sensación de caos «porque depende de dónde pongas la lupa»

Dos años después de dar rienda suelta a su faceta más satírica en las viñetas de 'Grogilandia', Pablo Casares (Donostia, 1972) regresa a la obra gráfica con más de una treintena de «microrrelatos gráficos» reunidos en el volumen 'Zoom' y sin más hilo conductor que el absurdo que se filtra en la vida cotidiana. La publicación de 'Grogilandia' en 2014 coincidió prácticamente en el tiempo con el que hasta ahora es su último poemario, 'Estamos aquí para quedarnos' (Ed. El Gallo de Oro), un género al que no ha regresado desde entonces. «He abandonado la poesía o ella me ha abandonado a mí. De repente, me sequé».

«Me da la sensación de que parece todo muy ordenadito y además está bien que sea así porque de lo contrario la sociedad no sería posible, pero el caos también está presente en el día a día de nuestras vidas -explica el autor de 'Zoom'-. Depende de dónde pongas la lupa puedes ver situaciones muy locas. La propia palabra 'Zoom' del título se justifica en que casi todas las historias empiezan en lo mínimo y luego se van ampliando, en contra de esa narrativa de inicio, nudo y desenlace porque creo que nuestra vida cotidiana no es así. Es más: si tuviésemos la certeza de las cosas, sería imposible vivir esto. Y ese caos nos lleva a situaciones un poco absurdas». Tras la experiencia de 'Grogilandia', Casares quiso dar un paso más allá y «aunque barajé hacer un segundo volumen, lo que hice fue este dibujar estos microrrelatos en los que parece que de alguna manera se ponen en movimiento. Era un reto a nivel gráfico».

Son una treintena de historias trabajadas «a partir de alguna locura que se me ocurre; desarrollo una historia muy surrealista y absurda. Primero las pienso y luego ya las dibujo, aunque es cierto que según las vas construyendo, igual la propia historia te lleva a otro lado».

«Un corpus un poco loco»

El volumen, publicado sin referencias biográficas del autor, ni ilustraciones en portada o contraportada, recopila historias que «realicé de forma independiente y que tenían un corpus un poco loco. Pero aunque fueran independientes y muy distintas, me apetecía reunirlas y de hecho en el libro no van separadas, sino que van de continuo, como un río, de tal forma que algunas historias casi se pueden juntar con la siguiente».

En cuanto a la técnica, «recurro a una forma un poco mixta. Todos los dibujos están hechos a rotulador, a veces a través de un calco con papel cebolla a través de imágenes que imprimo de Google o de otro sitio y a veces compongo yo mismo. A partir de ahí, añado elementos míos y finalmente voy componiendo las escenas con ordenador por medio de unas plantillas».

Al igual que 'Grogilandia', 'Zoom' llega a las librerías -Hontza, Lagun, Zubieta y Garoa- en autoedición. «Parece que si te autoeditas es porque nadie te quiere publicar, lo cual puede ser verdad, pero en este caso ni lo he intentado porque no estoy ni metido en el mundo del cómic, tampoco sabría muy bien a dónde enviarlo y ahora, con todo el tema digital, te puedes hacer unas autoediciones asequibles».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate