Diario Vasco

La 'Historia de Gipuzkoa' busca mecenas

vídeo

Carlos Rilova e Iker Echeberría, vicepresidente y miembro de la Asociación de Historiadores Guipuzcoanos, que impulsa el manual de historia de Gipuzkoa. / LUIS MICHELENA

  • El manual que elaboran historiadores guipuzcoanos necesita reunir 3.000 euros antes del 3 de diciembre

  • El proyecto 'Bardulia Nunquam Superata', seleccionado en el programa foral 'Meta!', aborda seis periodos a partir de la Prehistoria

Lo tienen muy claro. «Necesitamos que 300 guipuzcoanos nos donen diez euros cada uno, o que 3.000 nos aporten 1 euro». Esos 3.000 euros es la cifra que deben recaudar para que la Diputación doble la cantidad y salgan las cuentas. La Asociación de Historiadores Guipuzcoanos Miguel de Aranburu se ha propuesto publicar un manual de la 'Historia de Gipuzkoa', una síntesis actualizada que con rigor académico sea de fácil acceso para el público en general. El proyecto ya cuenta con el apoyo de la Fundación Kutxa, pero necesitaba involucrar a la Diputación. Con tal fin se presentó al programa foral 'Meta!' que aporta ayudas a través de un sistema de micromecenazgo. La campaña de recaudación de fondos se inició el pasado día 15 y a fecha de ayer la propuesta de los historiadores, denominada 'Bardulia Nunquam Superata', ya había cubierto el 22% de lo presupuestado, con 1.357 euros.

La publicación de esta síntesis de la 'Historia de Gipuzkoa' viene a cubrir una laguna cultural. «A diferencia de los otros territorios de la CAV, Gipuzkoa carece de una síntesis actualizada», asegura Carlos Rilova Jericó, vicepresidente de la Asociación de Historiadores Guipuzcoanos Miguel de Aranburu, entidad impulsora del proyecto. Los manuales que existen actualmente «están claramente desfasados, por lo que urge un libro de referencia capaz de llegar al gran público, aunque con solidez académica», sentencia el historiador donostiarra.

El proyecto no es una iniciativa que haya surgido al socaire del programa 'Meta!', sino que tiene un mayor recorrido. La idea parte del profesor de la UPV Álvaro Aragón Ruano, a la postre coordinador del trabajo, que hace nueve años involucró a un grupo de historiadores, algunos de ellos profesores universitarios. «Se dio cuenta de que Gipuzkoa carecía de un campamento base de su historia», precisa Rilova. Pero la crisis económica golpeó de plano el proyecto y los impulsores no tuvieron más remedio que aparcarlo a la espera de que amainara el temporal. Lo que ocurrió el año pasado, cuando la Fundación Kutxa reservó 10.000 euros para poner en marcha la iniciativa. Una cifra importante pero insuficiente para cubrir todos los gastos. Había que acudir a las instituciones y su primer paso fue la Diputación, donde se acogió la iniciativa con interés y se dirigió hacia el sistema de subvenciones a través de micromecenazgo.

Tras la correspondiente selección, los historiadores confían que las aportaciones de los guipuzcoanos les permitan cumplir su objetivo. Tanto es así que el trabajo está ya muy avanzado, según apuntó Iker Echeberría, doctorando y miembro del equipo de coordinación del proyecto. «Ya se ha hecho una primera batida bibliográfica, y estamos hablando de cientos de referencias que ponen el foco especialmente en las últimas investigaciones. Además, se han desarrollado los primeros bocetos y ahora quedaría la fase de redacción, un trabajo que se desarrollará a lo largo de los seis próximos meses».

Comienza en la Prehistoria

La elaboración de este manual ha requerido reunir a un grupo de seis expertos en los apartados en los que se divide el libro. José Antonio Mujika Alustiza trabaja en la Gipuzkoa de la época prehistórica; Elena Torregarai Pagola, en la Edad Antigua y la Romanización; José Ángel Lema Pueyo, en la Edad Media; Estíbaliz González Dios se encarga de la Edad Moderna; Carlos Rilova, del periodo comprendido entre 1808 y 1929, y la época actual es abordada por Pedro Barruso Barés. Todos ellos bajo la coordinación de Álvaro Aragón Ruano.

«Gipuzkoa posee un rico patrimonio histórico», subraya Rilova. «Somos un territorio de tránsito entre Europa y la península ibérica y hemos tenido un papel muy destacado en momentos muy importantes de la historia, como el descubrimiento de América o la circunnavegación del mundo», añade el historiador.

Los seis especialistas ya han comenzado a trabajar con el objetivo de «aportar un enfoque renovado que recoja las últimas aportaciones e investigaciones e incluya documentación inédita», según Rilova. «El resultado tiene que ser un volumen de 250 páginas, con ilustraciones y mapas y con vocación de que se convierta en un libro de consulta para la población en general». Ese enfoque actualizado «seguro que romperá clichés y algunos viejos mitos», adelanta el historiador. «Veremos, por ejemplo, cómo Gipuzkoa no ha vivido al margen de los más importantes acontecimientos mundiales, sino que ha entrado de lleno en ellos y sus gentes han sido protagonistas de primera línea», añade. «Hay muchos ejemplos de mitos e idealizaciones que se desmontan cuando pasan por el tamiz de la historia, por ejemplo, el del matriarcado vasco», asegura Iker Echeberría.

La financiación

Para que el proyecto llegue a término tendrá que contar con tres bases de financiación. Por una parte, los 10.000 euros aportados por la Fundación Kutxa. Se destinarán a cubrir los gastos de traducción al euskera puesto que el libro se escribirá de inicio en castellano. Los redactores percibirán 800 euros cada uno, «una cifra simbólica considerando la cantidad de horas que están invirtiendo», señala Echeberría.

Por otro lado, de la campaña de micromecenazgo se prevé obtener como mínimo 3.000 euros, que se convertirán en 6.000 gracias al programa 'Meta!'. La cifra óptima a través del sistema de 'goteo' sería la de 8.500 euros. Con el dinero procedente de las donaciones de los pequeños mecenas guipuzcoanos se costeará la edición, es decir la maquetaciones en papel y 'on line' del libro. Y en tercer lugar, los gastos de edición, una vez superado el listón del micromecenazgo, correrán a cargo de la Diputación. Este gasto todavía no se ha sido posible determinar.

En cualquier caso, la previsión inicial es que se puedan editar 500 ejemplares en castellano y otros 500 en euskera para lanzarlos a las librerías en el último trimestre del próximo año. El precio lo pondrá la Diputación. No obstante, los historiadores desearían que un año después de la edición en papel se pueda lanzar la digital. «Queremos que sea un trabajo que perdure y que tenga acceso universal. Es un conocimiento que no va a aportar beneficio alguno a la asociación», señala Carlos Rilova.

En cuanto al título del proyecto, 'Bardulia Nunquam Superata', el historiador explica que recoge la leyenda del escudo de Gipuzkoa. «Son las cosas del Renacimiento», agrega. Al parecer, en esa época se buscaba la dignificación a través de lo antiguo y se intentaba que los escudos mostraran esa relación. En el caso de Gipuzkoa se llegó hasta el pueblo bárdulo. «Lo cierto es que la llamada Bardulia, que llegó a extenderse hasta Santander por el oeste y Burgos por el sur, no coincidía exactamente con el territorio guipuzcoano, pero sí que con una gran parte. Los vascones se quedaron en el norte de Navarra».