Diario Vasco
Kepa Junkera eta Sorginak actuarán mañana en Errenteria.
Kepa Junkera eta Sorginak actuarán mañana en Errenteria. / SANTI YÁNIZ

Kepa Junkera: «Afrontar un concierto como el de Atlantikaldia es un reto mayúsculo»

  • Kepa Junkera, Trikitilari, compositor y productor

  • El músico bilbaíno presenta hoy con Sorginak su último disco, 'Maletak', en Errenteria

Por tercer año consecutivo Errenteria acoge Atlantikaldia, el festival de encuentro entre culturas y música con el mar como protagonista. Desde hoy y hasta el domingo 25 el municipio de Oarsoaldea será la sede de exposiciones, mercados, bailes, actividades gastronómicas y remo que servirán para recordar la estrecha relación que mantuvo la villa con el Atlántico. Entre todos esos eventos organizados destaca la ambiciosa cartelera musical programada, ya que pasarán por Errenteria artistas como Goran Bregovic, Iker Lauroba, Chambao y Kepa Junkera eta Sorginak. Precisamente el trikitilari bilbaíno y sus Sorginak serán los encargados de inaugurar este jueves, a partir de las 20.00 horas y con entrada gratuita, el escenario de la plaza Lehendakari Agirre. El de Rekalde está inmerso en la gira de su 35 aniversario en el mundo de la música presentando su último disco 'Maletak'.

- Atlantikaldia es un festival que fomenta la colaboración entre artistas de diferentes procedencias, culturas e idiomas. Es decir, un festival que se adapta a la perfección a su filosofía musical.

-La verdad es que sí. Es una filosofía que llevo fomentado desde hace años. Y creo que hay ahora mismo una corriente que va en esta línea, la de acudir a un festival y encontrarte con algo especial, único, que quizá después pueda tener un desarrollo. Para mí es muy interesante ya que acudo con un punto de motivación y de emoción extra. Y además logro aprender mucho, tanto musicalmente como personalmente. Y este festival hace hincapié en eso. Es una ocasión increíble para conocer al grupo francés de voces polifónicas Chet Nuneta y ofrecer un concierto muy especial juntos.

- Ambos grupos realizan estos días una residencia para preparar un concierto 'ad hoc' para el festival. ¿Cómo se afronta un reto así?

- Esta es una propuesta del festival que yo agradezco mucho. Que piensen que eres un artista que puede enfrentarse a este desafío es muy valioso. Con Chet Nuneta nos reunimos ayer por la tarde. Ensayamos el miércoles y el jueves el ensayo general y la actuación. Previamente hemos ido hablando entre ambos grupos para compartir y elegir repertorio. No es mucho tiempo el que hemos tenido para afinar como nos gustaría pero el reto es mayúsculo y eso nos motiva tanto a ellos como a nosotros. La gente tiene que valorar que va a ver en Atlantikaldia un concierto único, especial e irrepetible. Y yo tengo la ilusión de que de esta colaboración pueda surgir una relación más estrecha a medio plazo. Agradezco mucho al festival esta invitación.

- Llega a Errenteria para presentar su último trabajo, 'Maletak'. ¿Cómo están transcurriendo los primeros conciertos?

- Por ahora todo marcha muy bien. El concierto del Festival de Folk de Getxo del 1 de septiembre fue un punto de inflexión muy importante y ahora, tras el concierto de Errenteria, tenemos otro hito a destacar, la grabación del espectáculo para la ETB en las cuevas de Zugarramurdi. Hemos viajado a multitud de ciudades de Estado, también a Alemania, Francia y Bélgica, y es una gozada poder enseñar este proyecto a públicos que no están habituados a escuchar la trikitixa.

- La presentación oficial del disco fue en Bilbao pero unos días antes acudió a Zumaia a mostrar el primer videoclip de 'Maletak', titulado 'Marea Zumaian' y grabado en el flysch, ¿por qué esta decisión?

- Cuando era pequeño viví en Zumaia tres años, porque mi aita trabajó allí. Tras volver a Bilbao mantuvimos la relación durante años con el municipio y los veranos también los pasamos allí. Zumaia e Itzurun para mí son muy especiales. Creo que lo que ves y vives de niño al final se te queda, esos recuerdos de infancia te marcan en el presente. Hace años que quería hacer algo en Zumaia, me transmite un matiz sentimental importante. Y para este proyecto se dieron las circunstancias para acudir a grabar el videoclip al flysch. La letra de Jon Maia es muy especial, se acercaba a lo que yo quería transmitir y fue una gozada grabar en semejante espacio. Si unes la letra, la escenografía y sobre todo el marco natural del flysch logras algo muy especial. El videoclip ha gustado mucho y de hecho conozco bastante gente que tras ver el vídeo ha visitado Zumaia y su flysch, así que estoy muy feliz.

- Sorprende no ver el nombre de Donostia entre las ciudades a las que acudirá de aquí a final de año. Más teniendo en cuenta que 'Maletak' es un disco de colaboración, de convivencia, de intercambio, con más de 100 artistas de todo el Estado. ¿No hubo ningún acercamiento para participar en Donostia 2016?

- La verdad es que no. Para empezar yo podía haber presentado el proyecto, pero tampoco lo hice y de la Capitalidad tampoco me ha llamado nadie. Pero no pasa nada. Seguro que es muy complicado dirigir un proyecto de tal tamaño y tener en cuenta todo lo que se presenta. Pero sí que espero ir a Donostia a presentar 'Maletak' el año que viene. Donostia es un plaza muy bonita para mí. Gipuzkoa es la cuna más fuerte de la trikitixa y además la mayoría de la Sorginak son guipuzcoanas, así que seguro que acudimos.

- ¿Por qué el título 'Maletak'?

- Está basado en las 40 o 50 fundas y maletas antiguas de triki que tengo guardadas. Las tenía en una especie de trastero, las vi y pensé que podría ser una buena manera de presentar un espectáculo, en vez de por ejemplo organizar un atrezo artificial. Vi que podía ser muy poético. Mi idea, mi premisa, era transmitir mucho sobre el escenario y para eso era clave presentar un escenario muy mío, con objetos que yo hubiera utilizado. Y a partir de ahí, creo que la maleta tiene mucha literatura asociada y visualmente mucha fuerza.

- Hábleme de Sorginak. Es el segundo proyecto en el que colaboran. ¿Qué le aportan?

- Muchas cosas: energía, motivación, fuerza... tienen una forma de cantar mágica. Son artistas muy jóvenes que llevan desde los 10 años con la triki, la pandereta y los bailes tradicionales. Representan la base y la afición que hay en Gipuzkoa a este sonido tan nuestro ya que la mayoría son de Arrasate, Deba, Asteasu, Andoain, Bergara y Zarautz. Creo que hemos logrado una combinación muy interesante entre esa tradición y la visión que yo les he podido aportar del mundo de la música. Y luego el público valora mucho su actitud en el escenario. Siempre con una sonrisa, con mucha vitalidad, se ganan a la gente desde el principio. Es clave. Eso sí, siempre desde la responsabilidad y la exigencia. Tengo claro que si fueran irlandesas se dedicarían a esto de manera profesional. Podrían tener una opción grande. Aquí es más complicado.

- Esta gira también es especial para usted. Cumple 35 años de carrera musical. ¿Qué balance hace?

-No soy mucho de mirar atrás pero es cierto que llevo una carrera muy larga y el balance solo puede ser bueno. Ahora mismo puedo decir que todo lo vivido es como un premio, está siendo una aventura increíble. Y todo desde los instrumentos de mi aitite y mi ama, la pandereta y la triki. Creo que tuve el valor de tirar para adelante ya que parecía complicado hacer carrera con estos instrumentos. Pero aposté por ellos. E igual eso también me ha ayudado, era un espacio musical más virgen, menos transitado y eso también me ha motivado. Si miro hacia atrás ha sido un privilegio hacer música, dejar algunas canciones importantes y haber aportado mi granito de arena a la historia de la trikitixa.