Diario Vasco

Los retratos de Artze y Laboa, dos amigos de Ez dok Amairu

La exposición 'Revisitando a Zumeta' de la Sala Menchu Gal de Irun cuenta con tres retratos, un género que no suele practicar habitualmente, aunque uno de los primeros premios lo ganó con una imagen con la faz de su prima en el año 1958. Recibió la Medalla de Oro Nacional en el Certamen de Pintura Joven en el que se presentaron 800 pintores. «Fue el pintor Vázquez Díaz, miembro del jurado, el que apostó por mi obra».

El primero de ellos es el que recibe al espectador. Se trata de un autorretrato suyo con tres caras con distinta expresión. Lo realizó en 2011, durante una de sus estancias anuales en Buenos Aires, a donde huye mes y medio del invierno guipuzcoano. «Ahí no puedo pintar grandes formatos, pero me llevo mucho papel y dibujo todo el rato».

Otro de los retratos, con aires de Modigliani y de Picasso, data del año 1960 y es un jovencísimo José Antonio Artze, uno de los creadores e ideólogos del grupo Ez Dok Amairu, con quien luego trabajó en varios libros que también se pueden ver en la exposición. Fue precisamente en ese grupo que renovó la canción vasca donde se topó con otro de sus grandes amigos que también cuenta con un retrato en la muestra: Mikel Laboa.

«Gaur y Ez Dok Amairu surgieron prácticamente a la vez y nos reuníamos en alguna ocasión. Ahí le conocí. Laboa había hecho dos discos anteriores, para el tercero ya me encargó a mí que le hiciera la portada. Todo lo que le proponía le gustaba, todo le parecía bien. Quien ponía más pegas, y con razón, era su mujer, Marisol. Eso era por el año 68 y desde entonces fuimos amigos». Y también desde entonces la obra de Laboa tuvo el acompañamiento de la obra de Zumeta en las portadas de sus discos y libros.

El retrato del cantante expuesto en Irun es una reproducción, un cartel, de los muchos que pintó, «porque por tamaño quedaba mejor que el original».