Diario Vasco

José Luis Rebordinos (Director del Festival de Cine): «Si queremos que San Sebastián sea competitivo la oferta se tiene que ampliar»

Rebordinos y Olaciregui muestran su trabajo gastronómico. Abajo durante la comida, y con el delantal del centenario.
Rebordinos y Olaciregui muestran su trabajo gastronómico. Abajo durante la comida, y con el delantal del centenario. / ARIZMENDI
  • festival de cine de san sebastián | zinemaldia

  • Con la promesa de un nutrido plantel de estrellas y filmes peleados por varios festivales en la Oficial, el viernes comienza la 64 edición del Festival de Cine de San Sebastián

Mientras sazona la 64 edición a punto de servir, José Luis Rebordinos es capaz de llevar las metáforas culinarias a la realidad, como en el encuentro que celebró con DV, cocinando y charlando sobre el Festival de Cine de San Sebastián en todas sus dimensiones, en esta entrevista realizada conjuntamente con Mitxel Ezquiaga, Teresa Flaño, Mario García y Alberto Moyano.

- El Premio del Público este año está financiado por el Ayuntamiento y Donostia 2016. ¿Es cada vez más difícil encontrar un patrocinio externo?

- No exactamente. Cuando cogimos el Festival, como ya contamos en su momento, había perdido un 24% de capacidad adquisitiva por la crisis económica y los recortes. En los últimos años ha habido algún pequeño recorte de algunas de las instituciones y luego se han mantenido las aportaciones. Hemos aumentado un poco el presupuesto gracias a los patrocinadores pero es verdad que hace falta más dinero. Nosotros nos dirigimos al Ayuntamiento contando la situación de que era un año complicado, que venía mucha gente al Zinemaldia, y nos dijeron que querían hacer algo con Donostia 2016 que tuviera que ver con el público y así llegamos al acuerdo de que patrocinara el premio del Público. No es más difícil conseguir sponsors porque de hecho vamos a tener unos 160.000 euros más que el año pasado por este concepto, y vamos aumentando año a año aunque sea un poco. El clima es favorable para el Festival de Cine de San Sebastián en las empresas patrocinadoras, sin embargo la inestabilidad política no es buena para nosotros. Ahora queremos presentar un plan a cuatro años, pero no podemos hacerlo hasta que no haya un consejo en el que estén los nuevos miembros del Gobierno Vasco y del Gobierno central. Me preocupa más en estos momentos la inestabilidad política que la económica, tenemos que conseguir más dinero, pero vamos por una buena vía.

- ¿Anunciar esa retahíla de nombres del pasado viernes es lo que da un vuelco a las expectivas, para que el público sienta que va a ser una buena edición?

- El año pasado hubo menos presencias populares o glamour y fue uno de los 'debes' del Zinemaldia. Este año tenemos muchas presencias y nos parecía que era importante recalcarlo, y por eso lo hemos guardado un poco hasta el final. Ya habíamos anunciado los premios Donostia a Sigourney Weaver y Ethan Hawke y el premio al Cine Latino a Gael García Bernal. Y solo con ellos ya teníamos más nombres populares que el año pasado, que no actores, porque tuvimos a Ellen Page o Sienna Miller, aunque no sean tan conocidos. Queríamos guardar un poco la sorpresa final de la visita de Hugh Grant y Richard Gere, y además no nos suele gustar anunciar muchos nombres hasta el final, cuando está todo realmente cerrado con billetes de avión confirmados. Vienen Ewan McGregor, Jennifer Connelly o Isabelle Huppert, pero me gustaría resaltar que tenemos a gente muy importante de Japón, China y Corea, como Ken Watanabe, la película de animación 'Your Name' que ha sido número uno en la taquilla de Japón, el director Feng Xiaogang, al que se le considera el Spielberg chino, o la actriz Fan Bingbing que es como la Julia Roberts de allí.

- ¿Ha habido suerte o después del déficit de estrellas del año pasado se ha hecho un mayor esfuerzo?

- Trabajamos igual todos los años, y cada vez encontramos mejor recepción en ciertos lugares y gentes que son importantes para esto. El año pasado Ethan Hawke estuvo a punto de ser un segundo premio Donostia, pero no pudo ser porque se retrasó el rodaje de 'Los siete magníficos', precisamente la película con la que viene ahora. En Cannes ya dijimos «este año pinta que va a ser bueno para Venecia y para San Sebastián», porque tenemos un segundo semestre bastante potente de películas. Hay más giras de actores que nos coinciden y también nosotros hemos generado giras. Para mí hay dos películas importantes en la Sección Oficial, 'Snowden' de Oliver Stone y 'American Pastoral' de Ewan McGregor, que estaban muy solicitadas por los grandes festivales. Y volvimos de Cannes con las dos ya confirmadas, además de la de Bertrand Bonello, 'Nocturama'. Tener esas dos películas americanas tan potentes confirmadas en mayo ya nos daba una sensación de solidez.

- El año pasado hubo una premeditada abundancia de cine español en la Sección Oficial, pero este año tiene menos presencia. ¿Cómo valora ese cambio?

- Era un año con mucho cine español y apostamos por poner muchas películas en la Sección Oficial del Zinemaldiaporque nos gustaban. Pero luego vimos que un exceso de cine español hace daño a las propias películas, las más pequeñas se encontraban con una competencia que no es deseable. Lo ideal es que haya tres o cuatro películas españolas en la Oficial.

- El 'boom' turístico que hay en la ciudad, ¿repercute en la organización del Festival?

- Yo creo que el Festival de Cine de San Sebastián está igual de lleno que el año pasado, que ya era imposible encontrar una habitación para estas fechas. En uno o dos años estará solucionado el problema, porque va a haber nuevos hoteles.

- 2016 es un año especial para Donostia, pero da la impresión de que en el Festival hay pocas cosas relacionadas con la capitalidad.

- Yo creo que hay un montón. Ya desde hace años el Festival está trabajando con Donostia 2016 en el Encuentro de Estudiantes, que para nosotros es una apuesta muy importante, y que va dando sus frutos, porque directores que salen de ahí ya están compitiendo en grandes festivales. También está Ikusmira Berriak, un proyecto que sin 2016 no se hubiera puesto en marcha. Son trabajos conjuntos que se hacen a lo largo de todo el año, no son fuegos artificiales. Y específicamente se hace este año el ciclo 'The Act of Killing. Cine y violencia global' y por otro lado 'Kalebegiak', que creo que va a ser uno de los momentos álgidos del Festival de Cine de San Sebastián, porque estoy convencido de que el Velódromo se va a llenar y va a estar ahí representada la ciudad, porque han trabajado en la película más de 400 personas. La idea con Donostia 2016 era montar cosas que pudieran ser interesantes, no un 'numerazo'.

- Sin embargo mucha gente ha relacionado la presencia de estrellas este año con la celebración de la capitalidad como un año especial. ¿No tiene nada que ver?

- Realmente no, aunque nos hemos lanzado un poco más a la piscina, podía haber salido solo una cuarta parte de lo que ha salido, como nos ha pasado otras veces. Cuando vamos a Estados Unidos en marzo o abril es un momento clave, el momento de atrevernos a echar la caña a una serie de operaciones. Si tuvieramos un presupuesto holgado podríamos lanzarnos a más, pero es que si te salen todas las operaciones estás perdido. Porque hay operaciones que no te cuestan nada, como la de Ethan Hawke, que viene con el respaldo de una 'major' americana, pero en operaciones de películas independientes, como 'American Pastoral' de Ewan McGregor, tienes que aportar un dinero, porque aunque tiene grandes nombres no deja de ser una producción independiente, y son operaciones complejas que necesitan que se genere una gira en Europa o no hay forma de financiarlas. Detrás de estas películas viene muchísima gente, no solo los nombres conocidos.

- El ciclo 'The Act of Killing' se centra en los últimos quince años, con muchos títulos vistos recientemente en el Festival. ¿No hubiera sido mejor haber ido más hacia atrás en el tiempo, y descubrir otros filmes?

- La idea, acertada o equivocada, era buscar aproximaciones recientes a los distintos temas. Poner una película sobre el IRA de 1950, por ejemplo, nos parecía que tenía menos interés para este ciclo en concreto. Pensamos que hay mucha gente joven que no ha tenido oportunidad de ver muchas de esas películas en pantalla grande. Desde luego es un ciclo que es un poco cajón de sastre, y más circunstancial, obedece a un intento de hacer una reflexión sobre los conflictos que están en estos momento vivos o en vías de solución. Tanto en las películas seleccionadas como en los libros que editaremos hemos intentado que haya diferentes visiones sobre esos conflictos. Es un ciclo menos cinematográfico y más coyuntural, usando el cine para reflexionar sobre la violencia en este momento.

- ¿El hecho de que Ewan McGregor sea un premio Donostia ha facilitado el poder tener su película 'American Pastoral'?

- Creo que este año San Sebastián tiene unas cuantas victorias con películas que todo el mundo hubiera querido tener, y que hemos conseguido por razones muy diferentes. 'Nocturama' de Bertrand Bonello, es una película muy polémica de uno de los grandes directores actuales. 'Snowden' es un Oliver Stone de nuevo en estado de gracia, y una gran producción. Y, sí, nos ha ayudado que Ewan McGregor se fuera encantado de San Sebastián en 2012, y ya entonces se ofreció para venir de jurado o lo que necesitáramos. Es un señor muy agradable y todo ha sido muy fácil con él, aunque llevábamos un año detrás de la película y obviamente otros festivales también la querían.

- Ha dicho que 'Snowden' es de las grandes de Oliver Stone, pero como ha estado tantas veces en San Sebastián, parece más fácil tenerlo.

- Me remito a las declaraciones de Thierry Fremaux, el director del Festival de Cannes, que dijo que la película que le hubiera gustado tener y no pudo era 'Snowden'. Le encantaba la película pero los productores querían hacer su estrategia de venta en el segundo semestre, y ahí entramos Venecia, Toronto, San Sebastián y Londres, y nos lo peleamos.

- La Sección Oficial tiene 25 películas, aunque solo 17 entran en competicion, luego hay cuatro fuera de concurso y otras cuatro proyecciones especiales. ¿Por qué ese crecimiento?

- Es un modelo que puede crear un poco de confusión, pero es cuestión de tiempo que se entienda. La Oficial es el gran escaparate del Zinemaldia y hay películas a las que queremos darles una relevancia especial, pero se salen por una razón u otra de las características de la competición o del fuera de concurso en el Kursaal. La película de animación japonesa, 'Your Name', es muy loca, joven, imaginativa y en el ambiente del Kursaal puede quedar un poco rara. En cambio en el Victoria Eugenia, donde van a ir las proyecciones especiales, puede ser una fiesta. Los documentales de Diego Galán y Bigas Luna también merecen una relevancia y esta fórmula te permite dársela. Si queremos que San Sebastián sea competitivo y se parezca a los festivales grandes, la oferta se tiene que ampliar.

- Este año hay una producción vasca importante, que se ha recogido en Zinemira. ¿Se han planteado que el jurado de Zinemira sea internacional, y que valore el cine vasco fuera de nuestra endogamia?

- Alguna vez lo hemos comentado, pero tomo nota de la idea. Con el cine vasco hemos vivido una evolución en el Festival de Cine de San Sebastián, ha cambiado mucho sin que lo notemos. Recordad cuando se hacía un Día del Cine Vasco y las salas estaban casi vacías, y en cambio todo lo que tenemos ahora. Pero vamos de la mano de lo que pasa en el cine vasco. Todos hemos ido poniendo granitos de arena y la cosa va creciendo. El año que viene va a ser importante para el cine vasco, y probablemente será momento de tomar decisiones. Habrá que ver por dónde salen las películas, porque algo maravilloso sería que alguna estuviera en Berlín o en Cannes. Y nosotros ayudaremos en lo que podamos a que eso pase.

- ¿Siguen dando pasos para ser referente del cine latinoamericano?

- Siempre buscamos alianzas con otros. Lo que tenemos en común nos une, pero lo diferente también nos puede unir. Con el cine latinoamericano tenemos una lengua común que nos convierte en un gran mercado que está funcionando muy bien. En los premios Platino, de las trece películas latinoamericanas premiadas, doce habían estado en San Sebastián. Esa es la cuestión, que lo más destacable del cine latinoamericano y español del año esté aquí. Pero también tenemos una lengua que nos diferencia, el euskera, y tenemos en común con otros las dificultades para acceder al mercado. Si nos unimos como hemos hecho en Glocal Cinema podemos conseguir muchas cosas para todos.

- ¿Cómo se conforma Zabaltegi ahora que se ha incorporado Tabakalera y se ha hecho competitiva?

- Ya teníamos Zabaltegi como sección en la que pueden caber todo tipo de formatos, y eso encajaba con la aparición de una Tabakalera que apuesta por cosas diferentes. Así que les propusimos ir juntos a todos los niveles, discutiendo la programación y la organización de la sección. Ellos hacen una aportación económica y eso nos permite tener un premio de 20.000 euros. Pero no hay que pensar que la programación se ha radicalizado, hay de todo.