Diario Vasco

Una comedia romántica repleta de vitales amores efímeros

Actores y creadores de 'Amores minúsculos', la comedia que desde hoy se ofrece en Donostia.
Actores y creadores de 'Amores minúsculos', la comedia que desde hoy se ofrece en Donostia. / DV
  • Se presenta desde hoy en el Principal la obra 'Amores minúsculos', una comedia romántica para gente joven que primero fue un cómic

Alfonso Casas es el autor de un cómic que lleva tres años triunfando en el teatro. Una comedia romántica que habla de esos amores que siendo importantes no son los definitivos. Iñaki Nieto, responsable de la versión teatral y la dirección, ha creado seis personajes que tienen unas vidas «que pueden ser la de cualquiera, es la historia de quien esté dispuesto a enamorarse y vivir cada día como si fuera el último».

Hasta el domingo estará en el teatro Principal este montaje de Los Zurdos, un equipo creativo formado por Iñaki Nieto, Edu Díaz y Diego Rebollo. Pensaban que su invento iba a durar dos semanas, el tiempo del primer contrato en una sala madrileña, y llevan ya tres años de éxito. Diversas temporadas en Madrid, Barcelona, giras y 30.000 espectadores hasta el momento respaldan la trayectoria.

Cuando Alfonso Casas creó este cómic, el primero que publicó como dibujante y también autor del texto, incidió en que muchas veces nos fijamos más en las metas que en el camino que se recorre antes. «Con el amor también idealizamos un posible romance perfecto y no valoramos las pequeñas historias que aportan tanto o más que ese hipotético amor 'verdadero', mi cómic habla del amor no como un fin, sino como un trayecto».

Iñaki Nieto apuntó en ese mismo sentido en su versión teatral: «Lo que he querido es hablar de esas historias de amor que no llegan a buen fin o que llegan hasta donde tienen que llegar». Para la escena, Nieto ha reforzado el papel de personajes que en el relato gráfico eran secundarios «porque buscamos que el público se identifique con ellos, que cualquier espectador diga esto me ha pasado a mí o yo soy como esta persona. Creo que lo hemos logrado y que por eso estamos teniendo tanto éxito».

Desde pequeñas historias

'Amores minúsculos' narra una historia compuesta de pequeñas historias. Como la de Jaime, aspirante a novelista esperando a que le pase algo. Un algo que se llama Eva, «una chica especial de las que sólo aparecen una vez en la vida y de las que nunca sabes si desaparecerán con la misma facilidad con la que aparecieron». También se habla de Nacho, «que se pasa las tardes dibujando en una plaza a los que caminan por ahí; especialmente a David, un chico por el que se siente atraído aunque no sepa nada de él». Laura es contable y tiene una cita con Carlos, que es cantante y actor y DJ. «Ella está empeñada en descubrir si en él hay algo debajo de tanta apariencia».

Son los seis personajes de una propuesta que Iñaki y sus compañeros han dirigido «sobre todo al público joven, desde adolescentes hasta los que pasan unos pocos años de los treinta, pero fue una gran sorpresa ver que también los que tienen algunos años más disfrutan igual, aunque quizás lo hagan más con un sentimiento de nostalgia, mientras que los más jóvenes lo viven intensamente».

Las representaciones en San Sebastián son las primeras de la gira actual. El reparto para estos días está compuesto por Cristian Valencia, Albert Piguillem, Adela Silvestre, Núria Florensa, Dodi de Miquel y Álbert Montes. Un elenco que ha ido cambiando, con épocas a lo largo de los tres años en las que el montaje ha funcionado con un doble reparto. «A la audición inicial se presentaron 500 personas y seleccionamos a doce, eso nos permitía en ocasiones doblar representaciones», cuenta Nieto.

El proceso para pasar del lenguaje del cómic al teatral ha resultado «menos complicado de lo esperado». Nieto decidió «entrelazar las vidas de esas tres parejas, que en el cómic aparecían separadas, y dejar un final muy inesperado. También se he dado más protagonismo a los personajes secundarios para que sucedan más cosas y lograr que el público sienta suya la historia. Gracias a eso hemos llegado hasta aquí, que nadie se lo imaginaba».