Diario Vasco

«La música disco es mi forma de traer esperanza e inspirar al público»

Para Gloria Gaynor la dicción de Nat King Cole, la entonación de Sinatra o la música de Ella Fitzgerald han formado la personalidad musical que hoy la caracteriza. Son sus maestros ya que encuentra en ellos el papel que para ella desempeña la música, «que sea inspiradora, con poder de atracción y animante», como aseguró ayer en una rueda de prensa en el Victoria Eugenia. Con cada creación se remonta a estos clásicos de la música que su madre escuchaba y que ella tomó como referentes desde muy pequeña. Gaynor quiere llegar al público con canciones capaces de comunicar, que tengan un mensaje que transmitir, «que inspiren y traigan esperanza al público».

Es la reina de la música disco, y no solo por votación popular, también es reconocida por la Asociación internacional de bares disco, aunque aclaró ser capaz de hacer otras muchas cosas. Además la cantante lanzó un mensaje sobre la música disco y lo que supone para ella. «Murió en un momento dado y fue un error, porque es la única capaz en la historia de la música de reunir a la gente y pasar por encima de las nacionalidades, lenguas y religiones, colores y credos».

«La música disco es muy poderosa porque hace feliz a la gente y eso te lleva a no poder estar enfadado, a olvidarte de las peleas», aseguró, además de explicar que une a la gente porque les recuerda sus similitudes, «que son muchas más de las que nos pueden separar y hacen que nos olvidemos de las diferencias».

Este mito de la música negra cree firmemente que la gente considera iconos a músicos como Witney Houston o Justin Timberlake por ser artistas admirables. «La gente busca imitarles, y son personas que les inspiran de una forma u otra».

Sus letras cargadas de mensajes son el arranque de sus creaciones, sin ellas la cantante no avanza y no introduce el estilo musical hasta estar satisfecha de crear mensajes que transmitan al público. «Los tiempos cambian y la música evoluciona». La artista, que nota su propia transformación, no duda en adaptarse al cambio de épocas y públicos, «con acordes más emocionales y espirituales».

La cantante buscó ayer traer esperanza e inspiración con un repertorio muy variado además de cantar su nuevo disco, compuesto por las canciones cristianas que tanto se han comentado estos días, y que hicieron del concierto de anoche una fiesta, con un público entregado, en un espacio inmejorable que se llenó para ver a la reina de la disco en plena acción.