Diario Vasco
Óscar da Cunha, con un ejemplar de 'Mi infierno eres tú'.
Óscar da Cunha, con un ejemplar de 'Mi infierno eres tú'. / USOZ

«Escribir a cuatro manos es una sorpresa constante»

  • 'Mi infierno eres tú', la novela que ha escrito con Milagros del Corral a través de Internet, gana el premio Bubok-La Factoría de Ideas

Decora y protege tu sofá con fundas de calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Textura y suavidad en textil de baño

Las mejores marcas a los mejores precios

Nueva colección de botas, botines y australianas

Hasta 80%

Moda para hombre y mujer al mejor precio

Hasta 70%

Desplázate con la mejor tecnología

Hasta 70%

Lleva contigo a tus personajes favoritos

Las mejores marcas a los mejores precios

La marca de moda en exclusiva para ti

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes de pulsera para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado y mochilas para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Calzado de tus marcas favoritas

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda casual para hombre y mujer

Hasta 80%

¡Todo el menaje que necesitas al mejor precio!

Hasta 70%

Primeras marcas en menaje para el hogar

Hasta 70%

Bolsos de piel de diseño exclusivo.

Hasta 80%

Diseño y calidad en tu descanso

Hasta 70%

Joyería y relojería de tus marcas favoritas

Hasta 70%

Selección de marcas en moda íntima para hombre

Hasta 70%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Miss Sixty, Morellato y V&L

Hasta 80%

Bolsos y complementos de piel

Hasta 80%

Renueva tu comedor con muebles de diseño al mejor precio

Hasta 70%

Un debate en las redes sociales cruzó los caminos del donostiarra Óscar da Cunha y la ex directora de la Biblioteca Nacional de España, Milagros del Corral. Aunque les separaban 500 kilómetros -ella vive en Madrid-, surgió entre ellos una amistad virtual. Casi tres años después llega a las librerías 'Mi infierno eres tú', una novela escrita a cuatro manos que ha recibido el premio literario Bubok-La Factoría de Ideas en la categoría de narrativa, y que presentan hoy en Bilbao.

-¿Cómo surge una amistad por Twitter?

- Todo empezó en un debate sobre la financiación del Ateneo de Madrid. Empatizamos y seguimos la relación vía 'email'. Los dos habíamos publicado una novela previa que intercambiamos, y poco a poco fue surgiendo una amistad virtual.

- ¿En qué momento deciden escribir juntos?

- Yo suelo escribir artículos de opinión en un blog, intentando hacer pensar a la gente, provocar una reacción. En una conversación que mantuvimos por Internet -como todas- nos dimos cuenta de que también compartíamos gustos musicales, y surgió la idea de escribir un artículo sobre 'Las cuatro estaciones' de Vivaldi. La metimos en mi blog y tuvo muy buena acogida. Vimos que a la hora de escribir congeniábamos, así que quisimos hacer algo que nos permitiera desarrollar un poco más nuestra faceta literaria, pero cuando empezamos el proyecto todavía no teníamos la idea de una novela en la cabeza.

-¿Se vieron en persona antes de empezar a escribir?

-No. Nos conocimos personalmente cuando ya habíamos escrito la primera parte -la novela tiene tres-, en la Feria de Madrid. Ambos teníamos un poco de miedo de encontrarnos por si al desvirtualizarnos no nos caíamos bien el uno al otro.

- ¿Ni siquiera hablaban por teléfono?

- No. Todas nuestras charlas eran por correo electrónico.

- ¿Cómo es entonces escribir una novela a cuatro manos y a 500 kilómetros de distancia?

- Era una sorpresa diaria. Los dos llegábamos corriendo a casa cada noche para leer el correo que nos había mandado la otra parte, porque leíamos un trozo de la novela que no conocíamos. No es como cuando uno escribe solo, que de alguna manera traza un esquema, prepara unos personajes y más o menos sabe cómo moverá esos peones. Esto era una sorpresa constante, íbamos descubriendo la otra parte a diario. Y eso le da frescura y realismo a la novela.

- ¿Partieron de un esquema inicial o fueron improvisando?

- Partimos de unas premisas. La novela está escrita en dos primeras personas. Yo asumí el personaje masculino y ella el femenino. Primero teníamos que dar vida a esos personajes, así que creamos una tabla de Excel en el que fuimos construyendo su vida: si tenían padres, a qué se dedicaban estos, tendencias políticas, religiosas, profesiones... Los dos proponíamos ideas en aquel Excel y poco a poco fue surgiendo la base.

- Y el resultado es una novela de 565 páginas... ¿Qué se esconde en ellas?

- Un viaje, una aventura de treinta y tres años seducidos por la vida de dos personas cuyos caminos parecen estar trazados para cruzarse en diferentes momentos, en los años 80, el 95 y la actualidad. Marina es una estudiante madrileña cuya afición por el teatro le lleva a las calles del barrio más bohemio del París de 1980. Tony, un joven barcelonés, está intentando encontrarse a sí mismo entre los pinceles de un taller de Montmartre. Ambos son dos extraños en París que se enamoran, una relación que acaba pronto, pero que perdurará para siempre en sus memorias. Años después se vuelven a encontrar.

-¿Cuánto tiempo les ha llevado?

-Le hemos robado horas al sueño durante dos años y medio. Porque además de escribir hemos tenido que documentarnos bastante.

-En dos años habrán tenido alguna que otra diferencia...

-En absoluto. Siempre hemos basado nuestra relación en la sinceridad y el respeto.

- Así que cada uno ha escrito siendo fiel a su estilo.

- Es algo que una vez terminada la novela nos sorprendió, porque si bien tenemos estilos diferentes, hemos conseguido que no chirríe.

- ¿Por qué en primera persona?

- Tiene más fuerza. Soy lector empedernido y siempre me han gustado más los relatos en primera persona, pero nunca había visto una novela en la que los dos protagonistas contaran sus vivencias en primera persona.

- Los tres escenarios son Madrid, París y Barcelona, pero los protagonistas también pasan por Euskadi.

- Sí, entre las costas de Hondarribia y Biarritz, por una serie de errores dramáticos que comete Tony.

- ¿Qué le pareció el personaje de Marina?

- Una mujer totalmente distinta al personaje que yo había construido. Tony es un poco soñador, vividor, un juerguista y un iluso, un hombre que se está buscando a sí mismo pero que tampoco sabe dónde encontrarse. En cambio Marina es una persona que pisa con los pies en la tierra, que sabe lo que quiere.

- ¿Han usurpado el personaje del otro en algún momento?

- Sí. Ha habido ciertos momentos en los que yo he tenido que tomar la voz de Marina y viceversa.

- Mientras escribían usted dejaba pistas a Milagros en las redes sociales.

- Sí. Es que todo esto lo hemos planteado como un juego. Y hubo una época en la que le iba dejando ciertas pistas en Twitter sobre el rumbo que estaba tomando mi personaje o por dónde iba a ir el argumento. Ha sido una experiencia francamente divertida. Hemos utilizado las redes sociales para sacar adelante la novela pero sobre todo para pasarlo bien.

- ¿Está teniendo buena acogida por parte del público?

- Antes de publicarla los conocidos que la leyeron nos animaron a hacerlo porque, según decían, es una buena novela que engancha. En cuanto a la venta, no tenemos cifras todavía, pero he pasado por dos librerías de Donostia y en una me han dicho que habían vendido todos los ejemplares y que habían pedido más, y en la otra que les quedaba solo uno.

- ¿Tienen prevista alguna otra novela a cuatro manos?

- Tenemos la batidora llena de ideas y ya la hemos encendido. No descartamos nada.