Nuevo espacio basado en la pedagogía de la confianza

Isaak Aranberri y Rafael Cristobal, durante la celebración de la inauguración del nuevo espacio de Maria eta Jose Ikastetxea, el jueves. / SARA UTRERA
Isaak Aranberri y Rafael Cristobal, durante la celebración de la inauguración del nuevo espacio de Maria eta Jose Ikastetxea, el jueves. / SARA UTRERA

Maria eta Jose Ikastetxea ha adaptado una zona abierta dirigido a los alumnos de 0 a 3 años

SARA UTRERA ZUMAIA.

Maria eta Jose Ikastetxea (M&J) se encuentra sumergido en la transformación innovadora llamada pedagogía de la Confianza, impulsado por el médico-psiquiatra Rafael Cristobal y, cuyo objetivo principal es fortalecer la confianza del alumno, reforzando a su vez la relación entre la familia y la escuela.

Fruto de este recorrido, el centro escolar ha adaptado uno de sus gimnasios (la antigua capilla) y la guardería de 0-1, para crear un único espacio abierto dirigido a los alumnos de 0 a 3 años y a sus familiares.

«Al igual que en la sociedad, existen cambios continuos en el sistema educativo y tenemos que estar preparados», explicaba para este periódico el director titular del centro, Isaak Aranberri, al comenzar con este proyecto.

Aunque los alumnos más pequeños del centro ya han comenzado el curso escolar e inaugurado este nuevo espacio, la inauguración formal se celebró el jueves y contó con la presencia Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad; Imanol Lasa, portavoz foral y diputado de Gobernanza y Comunicación con la Sociedad; Gema Gonzalez de Txabarri, delegada territorial de Educación; el alcalde de Zumaia Oier Korta y representantes de los grupos políticos EAJ-PNV y EH Bildu de Zumaia, además de los docentes del colegio.

«El colegio del futuro tiene que trabajar con los alumnos en su imaginación, ingenio, curiosidad, creatividad, sociabilidad, cooperación, voluntad de aprender, el gusto por hacer las cosas, la confianza en sí mismo y en la transcendencia. Nuestro compromiso con este proyecto ha sido claro», señaló Aranberri durante la presentación.

Para esta aventura, M&J ha contado con la colaboración de Rafael Cristobal y de su equipo, tanto en la parte arquitectónica como en la teórica, formando a los profesores para que este cambio funcione correctamente; con seminarios para los familiares y realizando un seguimiento personalizado en el propio colegio, también junto con la psicóloga Mireia Centeno. «Nos reunimos con los mejores organizadores y profesionales del mundo de la educación para dar comienzo a este nuevo camino, sabiendo que no jugaríamos con nuestros estudiantes y familias, es decir, sabiendo que la apuesta era segura. Además de la formación personal continua, también debíamos transformar arquitectónicamente estas cuatro paredes, respondiendo así a las necesidades de los niños y niñas», explicó el director.

El impulsor de este sistema pedagógico, por su parte, hizo hincapié en la importancia de formar adecuadamente a los alumnos, ya que «estamos a las puertas de la que será la cuarta revolución industrial y tienen que estar preparados. Orientaremos y cultivaremos sus dotaciones para que estén integrados en esta nueva sociedad, sean decididos y tengan ganas y gusto por aprender», indicó Rafael Cristobal.

Espacio dinámico

La nueva infraestructura del colegio cuenta con alrededor de 650 metros cuadrados, es amplio, de tres dimensiones y luminoso, en donde los niños y niñas podrán aprender, explorar y despertar su curiosidad en los atractivos rincones. Los espacios son de diferentes alturas y cuenta, entre otras cosas, con un anfiteatro, un rincón de lectura, árboles, rocódromo, un rincón de la siesta, tobogán, un rincón para los familiares, comedor o incluso un acuario.

En esta aula, los escolares podrán compartir sus intereses con alumnos de otras edades, ya que se trata de espacios abiertos y dinámicos. En esos espacios, los escolares pueden compartir sus intereses con alumnos de otras edades, ya que se trata de espacios abiertos y dinámicos.

De este modo, también se rompe con los espacios cerrados en las aulas tradicionales. Y es que la estructura del colegio se ha adaptado a un nuevo sistema pedagógico.

«Todos los espacios tienen su razón, los materiales utilizados están bien cuidados, la iluminación es natural y contamos con un sistema de aireación para canalizar un proceso de aprendizaje óptimo. La seguridad ha sido cuidada al detalle, al igual que los espacios dirigidos a satisfacer las necesidades básicas».

Espacio abierto a familiares

El afecto y unión entre los padres y educadores del centro son una pieza clave del proceso de la pedagogía de la confianza. Por eso, los familiares de todos los alumnos tienen la oportunidad de entrar, ver y participar en el proceso educativo. «En esta primera fase, nos hemos centrado en niños y familias de 0 a 3 años. Nuestra escuela es también para padres, abuelos, nietos y primos. Es una continuación de la casa. Todo el mundo tiene su lugar. Porque la educación de estos niños y jóvenes es el trabajo de todos», señaló el director de Maria eta Jose.

Esta metodología se ha establecido en las aulas de 0 a 6 años. El pasado curso escolar comenzaron a trabajarlo también en Educación Primaria y prevén introducirlo poco a poco en todos los cursos, es decir, hasta los alumnos de bachillerato.

Con la inauguración de la nueva guardería, Maria eta Jose Ikastetxea da por concluida la primera fase del proyecto. Asimismo, el centro escolar adaptará poco a poco las demás aulas de educación infantil.

«Pero esto no termina aquí, esto no ha hecho más que empezar. El marco establecido por la pedagogía de la confianza tomará toda la oferta, de 0 a 18, para lo cual seguiremos trabajando en investigación, innovación y en el desarrollo con los mejores profesionales, evaluando y mejorando lo que hacemos», añadió Aranberri.

Fotos

Vídeos