Itxas-Gain cumple medio siglo

Ligorio Urruzuno, Alejo Aizpurua, Manuel Bernal e Inaxio Aizpurua, en Itxas Gain. / SARA UTRERA
Ligorio Urruzuno, Alejo Aizpurua, Manuel Bernal e Inaxio Aizpurua, en Itxas Gain. / SARA UTRERA

Después de 20 años, mañana volverán a alegrar las calles con su charanga

SARA UTRERA ZUMAIA.

Itxas-Gain está de celebración. El próximo 24 de abril cumplirá su 50 aniversario y lo conmemorará mañana, domingo, alegrando las calles del municipio con su charanga. En 1968 catorce jóvenes de Zumaia fundaron la sociedad Itxas-Gain. «En nuestra época no teníamos tantos lugares para reunirnos o salir de fiesta. Por eso decidimos crear nuestro propio espacio», ha explicado Ligorio Urruzuno, uno de los socios fundadores y actual presidente de la sociedad Itxas-Gain. De esos catorce fundadores, siete están vivos. Aunque desde los inicios de Itxas Gain, tan solo tres siguen como socios: Ligorio Urruzuno, Alejo e Inaxio Aizpurua. «Comenzamos siendo una sociedad de 14 amigos, pero poco a poco fuimos creciendo hasta llegar a 30 socios. Hoy en día somos 45».

Así, entre amigos, comenzaron a preparar el local situado en el número 8 de la calle San Telmo. «Traíamos piedras, el cemento y los ladrillos y poco a poco lo íbamos adecuando entre todos», recuerda. «En el anterior local estuvimos 30 años y en el actual vamos a hacer 20», añade.

El siguiente paso era legalizar la sociedad. Para ello, era necesario ser mayor de edad. «Álvaro y yo éramos los únicos que teníamos los 21 años cumplidos por lo que los dos firmamos el acta ante el gobernador civil», recuerda Alejo Aizpurua. 30 años dan para muchas experiencias, recuerdos y anécdotas. «Era muy pequeño, pero en ese lugar organizamos varios guateques, teníamos una gramola y poníamos música. También lo alquilábamos por un tiempo limitado a otras cuadrillas de Zumaia».

Para su creación, también era imprescindible estar ligado a una actividad y los catorce socios optaron por el piragüismo. «El Club Deportivo Itxas-Gain, junto con el Santiagotarrak de Irún, fue uno de los primeros clubes de piragüismo de Euskadi», señalan Ligorio Urruzuno y los hermanos Inaxio y Alejo Aizpurua.

En aquella época no existía el pabellón náutico, por lo que los piragüistas dejaban sus canoas en garajes, locales y en la antigua carbonería. «En 1970 se deshizo el club, pero en 1978 volvimos a la actividad deportiva», señala Urruzuno. En este nuevo ciclo también comenzaron a entrar chicas al club de piragüismo. «A partir de esos años el club comenzó a coger cada vez más fuerza hasta el nivel que tiene ahora», añade.

Charanga Itxas-Gain

Con el cambio de local, hace veinte años, Itxas-Gain perdió una de sus tradiciones más preciadas: la charanga. «Teníamos nuestro propio uniforme: camisa blanca, txapela y pajarita roja. Ensayábamos en la plaza y solíamos tocar el sábado de repeticiones de santelmos, después de cenar en la sociedad», explican. «También celebrábamos nuestro aniversario, a veces sacábamos nuestra propia carroza y un año hasta trajimos a majorettes», recuerdan.

Mañana, domingo, la charanga Itxas-Gain volverá a alegrar las calles de Zumaia. «Aunque tradicionalmente nuestro día fuese el sábado, saldremos el domingo como lo ha hecho en los últimos años la charanga Zumai». Así, alrededor de 40 personas -14 de ellos socios- se reunirán mañana para celebrar el aniversario de Itxas-Gain, algunos incluso con instrumentos caseros. El grupo partirá a las 8.00 con una diana y alrededor de las 9.00 se reunirán con los jóvenes de la Musika Eskola en Ubillos hasta la hora del hamaiketako. A las 12.30 ofrecerán un pasacalle hasta las 14.30, que volverán a la sociedad para celebrar una comida de hermandad. «El domingo también repartiremos una placa conmemorativa entre los siete socios fundadores», ha señalado Urruzuno. Ese día volverán a lucir aquel uniforme, esta vez con el pañuelo de arrantzale con el logo de Itxas-Gain impreso.

Además de las kalejiras con la charanga, también organizaban otras actividades en las fiestas de San Telmo. Algunas tradiciones se han ido perdiendo con el tiempo, pero otras aún perduran. Tales como el hamaiketako el día del chupinazo de las fiestas, la preparación de sopa de pulpo o los juegos infantiles que antes se organizaban en Larretxo y que hoy tendrán lugar, a partir de las 11.30, en la plaza Ondartxo.

«La calle San Telmo antes era el lugar con más ambiente durante las fiestas. Nosotros portábamos el santo el día de la procesión, vestidos con traje». Asimismo, durante ocho años también organizaron encierros, desde Ardantzabide hasta la playa de Itzurun. «Ese día había mucho ambiente y esta calle se llenaba de gente; muchos venían de fuera para ver a los toros. La noche anterior apenas dormíamos porque teníamos que cerrar las calles y ese domingo nuestra puerta se llenaba de gente que venía con los periódicos enrollados a cantar 'A San Telmo venimos...', como si fueran los Sanfermines», recuerdan alegres.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos